Mujer Reina Diosa Hechicera

Entradas etiquetadas como “Ommm

Sankofa

“Se wo were fi na wosankofa a yenkyi”

Nunca es errado volver para recuperar lo que has olvidado.

SANKOFA: El término Sankofa significa “retornar y conseguirlo”. Es el símbolo adinkra que nos recuerda que hemos de volver y conseguir lo que se quedó atrás. Es el símbolo de la importancia de aprender del pasado para construir el futuro.

El que no conoce su historia esta condenado a repetirla.


Los Abrazos Verdes

¿Sabías que los árboles nos ayudan a establecer contacto con el poder de la naturaleza, nos dan herramientas para sanarnos, relajarnos, fortalecernos, cargarnos de energía vital y son portadores de los mensajes de la madre tierra?

Cada vez son más las personas que han comprobado los beneficios de abrazar los árboles.

Al revés de lo que suele suceder con las personas que al abrazarlas podemos notar pérdidas de energía debido a factores emocionales, con un árbol siempre notaremos que nos carga de energía vital, nunca que nos descarga.

El árbol al igual que las personas emite vibraciones energéticas constantemente y son perfectamente asimilables por el ser humano, se pueden absorber y podemos beneficiarnos de sus efectos. 


¿Cómo captar la energía que emana de los árboles?
1.- Camina entre los árboles

2.- Acércate a él, obsérvalo y capta su energía, no trates de analizarlo mentalmente o de establecer un vínculo emocional. Sólo nota su tono vibratorio.

3.- Tócalo al mismo tiempo que cierras los ojos, con tu mano izquierda. Capta, acepta y toma esa energía si deseas recargarte a ti mismo con esa fuerza vital.

4.- Establece contacto con la energía del árbol mediante tu corazón 

Vacía tu ruido interno, fluye en el amor y escucha al árbol. Capta su espíritu. Preséntate con tu nombre y entra en un espacio donde la comunicación es energética y no sonora. Puedes pedir consejo sobre cualquier situación que necesites, cargarte de energía, relajarte o aceptar su sabiduría.

5.- Escúchala en tu corazón, da las gracias, levántate y despídete poniendo tu mano derecha sobre su tronco.
Utilizando las manos: A través de ellas podemos realizar una captación más consciente, son una zona muy sensible a la emisión y captación vibratoria ya que en la palma existen varios puntos de entrada y salida de energía. La posición más conveniente es la de seguir las grietas o fisuras de la corteza en el sentido que las presenta el árbol.

Utilizando la espalda: La parte central de la espalda, recorriendo la columna vertebral, se encuentra el canal energético principal del cuerpo. Apoyando esta zona en el tronco del árbol absorberemos la energía que emana.

En ocasiones podemos buscar la fuerza del árbol para mitigar el dolor de una enfermedad, para superar las preocupaciones o simplemente para conseguir alcanzar nuestro propio equilibrio. Este intercambio energético no afecta negativamente al árbol, ya que este las transmite a la Madre Tierra y esta las transmuta completamente.

Fuente: http://despertarycrecer.blogspot.com.es/


Luz

Recuerda:
La luz es la energía vital.
La llama sin fin de la vida.
Un ondulante y siempre cambiante torbellino de color puede apoderarse de tu visión.
Esta es la incesante transformación de la energía.
El proceso vital.
No temas.
Entrégate a él.
Únete.
Forma parte de ti.
Tú eres parte de él.


Sincronicidad

Los encuentros que nos transforman

El principio de la Sincronicidad

La gente cuyo paso por nuestra vida tiene un significado profundo, (da igual que sea una conversación de 5 minutos o una relación de 5 años) las personas, incluso los libros que leemos; aquello cuyo encuentro es sincrónico con una necesidad no expresada de nuestra psique, y que mediante esa sincronía necesaria despiertan en nosotros reacciones en cadena que terminan por transformarnos como personas es lo que C. G. Jung acabaría por llamar principio de sincronicidad; una forma de conexión entre fenómenos o situaciones de la realidad que se enlazan de manera acausal, es decir, que no presentan una ligazón causal, lineal, que responda a la tradicional lógica causa-efecto.

Imagina una telaraña multidimensional en la mañana temprano, cubierta con gotas de rocío. Y cada gota de rocío contiene el reflejo de todas las otras gotas de rocío y, en cada gota reflejada, el reflejo de todas las otras gotas de rocío en ese reflejo.

Y así hasta el infinito.

Uno de los aspectos más enigmáticos y cautivadores del universo en el que vivimos es la sincronicidad. A todos nos ha pasado en alguna ocasión una coincidencia tan improbable que nos resulta ominosa, mágica, epifánica o perturbadora. Conexiones entre sucesos, personas e información que trascienden la realidad convencional: como si las cosas tuvieran hilos invisibles que sólo por momentos  —en estados de conciencia elevados o por una misteriosa alineación— podemos vislumbrar.

El sentido de ciertos patrones de causalidad (sincronicidad) es que son significativos (dan una pista) y muchas veces son “un milagro”que desempeña un papel importante en la vida de una persona.

El significado no proviene de la coincidencia misma, sino de la persona que la experimenta porque es una respuesta ó resultado a su intención y la sincronicidad, la coincidencia significativa, el milagro o la  buena suerte, son distintas formas de referirse al mismo fenómeno”.

Lo maravilloso en la sincronicidad es que en la medida que tu mundo interno tiene paz permites que el cosmos te envíe los mensajes que necesitas, justo cuando más lo necesitas . Aunque no lo creas, si aprendes a decodificar poco a poco las cosas que te pasan podrás ayudar a muchas personas y a ti mismo a vivir mejor, serás un instrumento mágico de luz para compartirla.

Cierra los ojos y piensa en lo que hiciste durante las últimas 24 horas. Vuelve con tu memoria desde donde estás  en este momento, a donde estabas hace exactamente un día. Recuerda con el mayor detalle posible lo que hiciste, los pensamientos que pasaron por tu cabeza y los sentimientos que afectaron tu corazón.

Ahora elige un asunto o lema de las pasadas 24 horas y concéntrate en él. No tiene que ser algo especialmente importante o espectacular; sólo algo que recuerdes haber enfrentado durante el día. Si fuiste al banco, puedes elegir el dinero o la situación económica; si tuviste una cita con el doctor, puedes elegir la salud; si jugaste golf o tenis, puedes concentrarte en los deportes. Piensa en este tema durante unos segundos.

Ahora vuelve cinco años atrás. Concéntrate en la fecha de hoy y retrocede año por año hasta que llegues a la misma fecha cinco años atrás. Observa si puedes recordar más o menos dónde estabas y qué estabas haciendo en esa época. Intenta imaginar tu vida en ese momento, lo más claramente posible.

Una vez que hayas creado una imagen mental nítida de tu vida, tal como era hace cinco años, introduce el tema o asunto de las pasadas 24 horas en el que hayas elegido concentrarte: situación económica, salud, religión o lo que haya sido. Intenta recordar la mayor cantidad de sucesos relacionados con esa área de tu vida. Por ejemplo, si el tema que elegiste es la salud, podrías recordar las enfermedades que has padecido, cómo éstas te llevaron de un médico a otro, cómo decidiste dejar de fumar y cuánto pudo haber afectado esto a otras áreas de tu vida, o la dieta que escogiste. Realiza este ejercicio ahora mismo. Mientras pensabas en el tema de tu elección, en cómo se desarrolló y afectó tu vida actual, estoy seguro de que descubriste muchas coincidencias.

La vida depende en gran medida de los encuentros fortuitos, los giros del destino o los caminos que súbitamente doblan en una nueva dirección. Es probable que ese tema se haya conectado pronto con otras áreas de tu vida, pese a que al principio parecía totalmente insignificante. Al rastrear tu historia personal de este modo, puedes llegar a comprender el papel que las coincidencias han desempeñado en tu vida. Puedes ver que si un pequeño detalle hubiera sido diferente, la historia sería otra, con otras personas, en otro empleo o con una trayectoria de vida totalmente distinta

No obstante que concibas a tu vida como completamente planeada, hay sucesos que moldean tu destino de una manera que, quizá, nunca imaginaste. Las coincidencias y otros pequeños milagros que ocurren de manera cotidiana, son pistas de que el Universo te reserva planes mucho más grandes de lo que jamás soñaste. Mi vida, que para los demás parece tan bien planeada, es una sorpresa continua. Asimismo, mi pasado está lleno de notables coincidencias que me convirtieron en quien soy ahora.

Cuando la intención se repite, crea un hábito.

entre hacer y no hacer, escoge hacer

si haces y te equivocas, tienes la experiencia,

mientras que si no haces, vives frustrado.

Chopra Deepak  “Sincronicidad y Destino” en descarga gratuita aqui

Fuente : http://holisticasonia.wordpress.com/


Vacío

Todo es vacío, lúcido, y auto-iluminador;
No hay ejercicio, ni derroche de energía…
Esto es donde el pensamiento nunca llega,
Esto es donde la imaginación no logra medir.

La diferencia entre la depresión y la desesperación consiste en que ésta es estática, mientras aquélla, bajo su laxitud, es un proceso de transformación. La depresión es una opción temporal de aparcar para poder ajustarse mejor a la vida. El proceso tiene su propia dinámica, como el agua, y puedes flotar en su superficie si confías en tu capacidad para flotar. La desesperación es mucho más peligrosa porque se obceca en una posición fija.

La cuestión de vivir en una depresión durante tanto tiempo es que asumes cambios que van más allá de la voluntad consciente. Ésta se interrumpe durante ese tiempo por una buena razón, como un corte de electricidad mientras se te repara el cableado interior.

La depresión en si no puede hacerte daño, sólo lo que hagas con ella puede hacértelo. No son las personas deprimidas las que se vuelven locas, son las que no lo están. Los que experimentan un cortocircuito emocional tienen la posibilidad de revisar el cableado y previenen el inicio de un incendio eléctrico fatal. Las personas que escuchan las instrucciones de la depresión tienen una posibilidad excelente de recuperarse y seguir bien.

Perder el miedo a la depresión es muy liberador porque te permite verla como una forma de entrenarte para la realidad.

La depresión forma parte de la solución del problema no la principal dificultad.

La depresión es cuidar el vacío.

Es renegar de toda una vida de miseria, sinrazón y dolor, es estar en plena metástasis de no soportarmos un segundo más, de no soportar sentimientos arruinados,  esperanzas enquistadas que no son nuestras, expectativas de otros que nos matamos por cumplir. Y en ese empeño con un poco de suerte morimos para ser transmutados. A esa transmutación se la conoce con el nombre de Alquimia porque de plomo denso y sin valor nos convertimos en oro para brillar. Y para transmutarse  hay que vaciarse de ese contenido podrido, antiguo, caduco, absurdo y altamente tóxico, todo ese lastre que arrastramos con nosotros y que los demás se encargaron de encasquetarnos amablemente, etiquetas, definiciones del absurdo que nosotros aceptamos de buen grado porque queremos encajar, queremos que nos quieran porque no podemos vivir sin nuestra cuota mensual de desgarro, porque la idea de que no nos quieran pesa mas que todo y duele mas que nada porque a pesar de nosotros mismos somos incapaces de amarnos si ellos no nos aman.

Unos de los más grandes prejuicios de nuestra sociedad es el hecho de no gustar a nuestro padres y a nuestra propia familia, oímos y se nos inculca desde que tenemos uso de razón que a los hijos se nos quiere porque es así y en función de ese amor se comenten las más grandes atrocidades contra la identidad de las personas. Tambien hay que vaciarse de esa necesidad de gustar a depende quien y es precisamente en aquellos a los que menos gustamos o que francamente nos detestan disfrazándolo convenientemente de amor desinteresado, donde encontramos el veneno y el castigo en el que nos resulta facil reconocernos. Y no me refiero al tan manido mantra de que hay que quererse a uno mismo porque si no los demás no te querran, mucha más gente de la que creemos nos quiere sin necesidad de tener que hacer titánicos esfuerzos porque nos acepten, se trata de no empeñarse en caer bien a aquellos que no nos aman, el que no tiene dentro ni una sola gota de amor malamente puede ofrecerte otra cosa que dolor y prejuicio.

Es la realidad más triste que un ser humano pueda asumir, no gustar a aquellos a los que necesitas, se crea una espiral delirante  de autodestrucción en la que nos vemos incapaces de sobrevivir… Y ahi entra el vacío, ahí es donde el vacío es fundamental para volver a empezar, ahi es donde el vacío se convierte en religión para poder optar a una vida de calidad y no conformarnos con la mediocridad y el absurdo en el que nos hemos acostumbrado a vivir por no conocer otra cosa.

No hay nada que posea una esencia individual y, por tanto,  todo está vacío, sin una realidad independiente. Todo lo que existe está relacionado y es interdependiente, y la aparente pluralidad de individualidades es un carácter ilusorio de nuestra existencia.

La mecánica cuántica explica que esa papelera que veo no es la misma papelera que tu ves y el budismo tibetano tiene un término para explicar esta cualidad de vacío : “Shunyata” lo que significa que la papelera ES precisamente por el hueco que genera no por su forma en si. El budismo también explica como la realidad de cada cual está en cada uno de nuestros cerebros independientemente de las relaciones que establecemos con los demás, hay cerebros con los que se conecta y otros con los que no se conecta, hay ondas alfa que nos calman y ondas omega que nos alteran y las realidades de cada uno nos son impuestas y se convierten en nuestro patrón, en nuestra realidad aprendida. Pero es una realidad  falsa : es la falsedad más grande que la “educación” trata de inculcarnos porque esa misma educación no sabe enseñarnos a ser libres.

Y es ahi cuando un día decidimos crear nuestra propia realidad, a nuestra medida y conveniencia.

Piensa en tus células, en tus sinapsis neuronales en como no te hacía falta ser cuando eras un recién nacido en como no necesitabas ni agradar ni simpatizar ni censurar ni juzgar ni seducir. Cuando eras vacío no eras pero si existías y es ahi donde debemos recomenzar la batalla: en la absoluta certeza de que vaciándonos de contenido nos podemos rellenar de gloria, de nuestra propia gloria, o de nata y fresa si no nos gusta el limón o de  jamón de bellota, o de amor si es lo que esperamos porque nos hemos pasado la vida mendigando atención. O de risas y carcajadas porque hemos echado demasiado de menos ser felices y ya nos lo merecemos.

Yo de relleno me pido cuarto y mitad de deseo, un saquito de amor de más o menos 2 toneladas , un poco de marisco que me pierde, una bandeja de carcajadas surtidas y un bolso de Louis Vuitton lleno de carisma.

Y es todo lo que pido por ser feliz, que  pides tú ?

Y aqui como suena el vacío que según parece no está tan vacío.


Amor Verdadero

Cuando se practica la bondad, se experimenta una gran cantidad de espacio. Este espacio es el entorno en el que la alegría puede nacer en ti. La verdadera felicidad y la verdadera alegría no será posible si no hay suficiente espacio dentro de tu corazón. Tenemos espacio para todas las personas y tenemos espacio para todas las cosas.  Nuestra mente ha llegado a ser ilimitada.

Los cuatro inconmesurables.

* Maitri – Bondad incondicional o benevolencia.  Se traduce por bondad,  primer elemento del amor verdadero. Capacidad de dar alegría y felicidad a la persona que amas. Aprender a observar a quién amamos porque si no la comprendemos no la podremos amar. La comprensión es la esencia del amor. Dedicar tiempo a estar presente y atento y observar profundamente. A eso se le llama comprensión.

Karuna – Compasión.  Se traduce como la compasión, la capacidad de aliviar y transformar el sufrimiento. Este es el segundo elemento del verdadero amor. Deseo y capacidad de aliviar el sufrimiento de otra persona. Para conocer la naturaleza de su sufrimiento y ayudarla a cambiar, también hay que observarla profundamente. Para eso es necesaria la meditación. Meditar es observar a fondo la esencia de las cosas.

Mudita – Alegría. Es el tercer elemento del amor verdadero. Si en el amor no hay alegría, no se trata de verdadero amor. Si estamos sufriendo y llorando todo el tiempo o si se hace llorar a la persona que amamos, eso significa que no se trata de un verdadero amor, incluso puede llegar a ser lo opuesto a él. Si en la relación de pareja no hay alegría, seguro que no es un verdadero amor.

Upeksa – Ecuanimidad . Es el cuarto elemento del verdadero amor y significa ecuanimidad  o no discriminación. Puede entenderse como  libertad. El verdadero amor hace alcanzar la libertad. Cuando se ama de verdad se le da al otro una absoluta libertad. Si no es así, no se trata de un verdadero amor. El otro debe sentirse libre, no solo por fuera, sino también por dentro.

La emoción perfecta.

Nos equivocamos al pensar que el amor tiene que ser doloroso, dificil, abrasador, dramático.

Si alguien te quiere te hace el bien, intenta y lucha por hacerte feliz, eso no significa que no vaya a hacerte daño, que te lo hará, el problema es que va a hacer  con el dolor que te causa, arreglarlo, ignorarlo, darle la vuelta y culparte a tí, deshacerse de su responsabilidad…. Estamos demasiado habituados a relacionar el amor con el romance y/o  la pasión y el amor verdadero nace fundamentalmente de la comunicación, el amor que nos han enseñado es falso, venenoso, estúpido, dificil, vacío y muy muy doloroso.

¿Porqué es tan dificil entender que aquel que te quiere quiere tu felicidad y tu alegría?

Empezando desde la propia familia es fundamental asumir que la falta de amor es el dolor mas grave que nos va a tocar asumir porque si no lo asumimos jamás seremos capaces de entender el amor y darnos la oportunidad de poder amar y ser amados y es importante seguir insistiendo cada día que AQUEL QUE TE QUIERE TE DA AMOR , si aquel que te quiere te da sufrimiento es él el que tiene un grave problema con respecto al concepto de amor que le ha tocado aprender. Y posiblemente no tenga ningun interés en cambiar su concepto por la ley de la ganancia emocional y/o la gratificación narcisista que obtiene a cambio, ya que comportándose como lo hace obtiene exactamente lo que quiere y es que la desgraciada seas tu y que como eres una desgraciada, no te quede otra opción que admirarle hasta el delirio. Otra cosa es el sexo que eso ya viene mucho mucho después, si buscamos relaciones esporádicas no las mezclemos con el amor porque eso NUNCA funciona.

Coje una caja y llénala de sentimientos positivos, solidaridad, desprendimiento, perdon, arrepentimiento, fé , amistad, esperanza, y cada día repásalos todos, léelos, apréndetelos, enséñale a tu alma y a tu conciencia que sí que hay una oportunidad para ti, que te mereces una vida mejor.

Tendemos a proyectar en los demás nuestras más oscuras miserias, no nos abandonan ni nos odian ni nos ignoran ni nos traicionan sino que nos sentimos abandonados, odiados, ignorados y traicionados,  independientemente de la intención de quien nos hiere por eso es importante la comunicación desde ese punto donde tomamos conciencia que como las acciones del otro nos afectan. Conectando con el dolor, que jode que no veas pero que es la unica manera de comunicarse sanamente. Si tu le explica a esa persona  que su actitud te hace daño, solo hay una repuesta posible si de verdad le importan tus sentimientos: “No es mi intención hacerte daño, lo siento, arreglemos esto juntos”

No te devolverá la pelota diciendo Tu estás loca, Tu ya me estás dando problemas, Tu eres muy complicada, Tu no sabes ni lo que quieres… su respuesta será: “Yo no tenia ni idea, YO no tengo intención de hacerte daño, Yo quiero arreglarlo, Yo lo siento si mi actitud te hace mal, YO (a mi) me importan tus sentimientos”.

El amor es la preocupación activa por la vida y el crecimiento de lo que amamos. Cuando falta tal preocupación activa, no hay amor. La esencia del amor es trabajar por algo y hacerlo crecer. El amor y el trabajo son inseparables. Se ama aquello por lo que se trabaja, y se trabaja por lo que se ama. El cuidado y la preocupación implican otro aspecto del amor: el de la responsabilidad.  Tal responsabilidad en el amor entre adultos significa preocuparse de las necesidades síquicas de la otra persona. La persona que ama responde. (Erich Fromm)

Alquimia

Esto y tu corazón es todo lo que necesitas para crear ALQUIMIA