Mujer Reina Diosa Hechicera

Necesidad

Técnicas de manipulación mediática aplicadas a las familias disfuncionales

Porque si no sanas tus heridas egosintónicas con tu mierda familia es IMPOSIBLE  que aceptes ni en mil vidas que este sistema de mierda y sus miserables corruptos y  amorales representantes están atentando abiertamente contra ti, tu libertad, tu economía y lo que es peor, TU MENTE.

Y lo que es mucho peor, con tu absoluta connivencia dada la complementariedad que tu mierda familia te ha tatuado a fuego en el ADN desde que te llega la memoria

1. La estrategia de la distracción

Que tú tienes un problemón tipo crisis existencial o depresión tamaño Mamut?

Tranquila…que ahí está la narci neurótica de tu madre llevándote de compras para que  pierdas el objetivo del verdadero problema que es ella, porque es capaz de dilapidar fortunas con tal de seguir enterrando bajo kilos de falsedad su desfachatez y amoralidad. Imagínate la vergüenza toxica que lleva agarrada a las sinapsis; u organizando una comidita familiar e invitando al primo y al amigo del primo que te gustaba tanto de adolescente  para que bucees un ratito por las oscuras y tenebrosas aguas de tu triste pasado mientras tú lo coloreas con las crayolas del «quizás, podría ser y ¿te imaginas? Porque ella sabe que no te comiste nada a los 14, pues ahora menos que encima estas hecha una puta piltrafa con la puta depresión; o explicándote con pelos y señales que en la última sesión con el terapeuta se ha planteado seriamente coger la baja definitiva porque la vida ya no le da de sí, que a sufrir no  la gana nadie, y es una desgraciada víctima de todos vosotros porque ya es desgracia tener que convivir con el enemigo.

Mientras tanto ya te han convertido en el enfermo designado, chivo expiatorio o scape goat de ese despropósito tóxico que es tu mierda familia, y tu autoestima, tu equilibrio emocional y tu salud mental son el objetivo de toda su basura radioactiva, abonada convenientemente por todos y cada uno de sus insufribles egos, convirtiéndote así en el problema inventado  que oculta a los verdaderos criminales que son ellos, la triada oscura en su más amoral  y tóxica expresión, los factor D que se esconden sin misericordia ni escrúpulos detrás de sus máscaras de buenismo socialmente impecable.

En el caso de que fuese tu padre te llevará al fútbol o a un puticlub si eres hombre… que los hombres son tan simples como los cerdos de la abadía de Melk en el siglo XIV que mientras Fray Guillermo de Baskerville buscaba respuestas al porqué de las lenguas y dedos ennegrecidos  y Bernardo Gui buscaba herejes, los cerdos, seres mas simples, buscaban trufas.

Si eres mujer te dará 20 euritos para un capricho si es un 5-avaricia o de 100 para arriba, sin tope al alza, si es un 8-lujuria o un 3-vanidad

2. Crear problemas y ofrecer soluciones

Ahí está tu madre, la manipuladora maquiavélica, la que da un puntaje de 30 en la escala de Hare, la hija de Elegguá, la que cierra y abre los caminos y tiene el poder sobre tu destino, derrochando inquietud porque no sabe qué hacer con tu futuro (no sabe qué hacer con tu futuro ella, tu sí que tienes pasiones y objetivos el problema es que tiene sordera selectiva y escucha lo que le interesa) y después de avergonzarte delante de toda  la familia en la comida de los domingos haciéndose la víctima porque está desquiciada por tu ineptitud, pues tiene que venir a rematarla sí o sí.

Y entonces el problema se centra en tu futuro laboral, y como ella no es de Internet, se recorre todas las academias de la ciudad recogiéndote folletos explicativos para que te saques unas oposiciones a la Administración de justicia como Auxiliar Administrativo Del Estado; cuando le dijiste que querías estudiar audiovisuales y realización entendió que lo tuyo no es pasión por el lenguaje audiovisual, que estás enchufada a Netflix  porque eres una NiNi sin oficio ni beneficio, a la sopa boba en casa de papá y que los pájaros que tienes en la cabeza  se podían haber diferido  a la China comunista cuando a Mao le dio porque los gorriones eran los culpables del desastre agrario.

Te quiere convertir en un fracasada porque a ella no la vas a superar, es tan consciente de su amoralidad y de la envidia tóxica que le corroe que hará lo impensable con tal de verte fracasar y que tus sueños no se conviertan jamás en objetivos futuribles. Como cuando el gobierno de turno se monta el teatro del absurdo con la pandemia de los cojones que hay que ser retrasado para creer ni una sola silaba de la narrativa vírica, te destrozan la economía  y luego se saca las paguitas de 500 miserables euros para que estés arruinado y en casita sin futuro ni esperanza de tenerlo.

Igual que tu madre que no quiere soltar la presa porque se alimenta de tu luz y tiene un touch incomparable para ennegrecer y corromper todo lo que absorbe.

3. La estrategia de la gradualidad

Porque a paciencia no la gana nadie.

Tu hermana la niña de oro ha asumido su papel de diva de tercera regional, tenebrosamente oscurecida por la perseverancia indomable de vuestra madre, que os ha enfrentado (a ti como chivo expiatorio) desde que erais prototipos de seres humanos en vías de desarrollo, y cuyo desarrollo se vio interceptado por la certera determinación de su narcisismo. Entonces ese dechado de virtudes que es tu hermana configura en su software interno que la que tienes las ventajas eres tú, que la favorecida eres tú y que las hay con cara viviendo a la sopa boba en el hotel Sádicos de Luxe, porque haga lo que haga nunca brilla lo suficiente, aunque su adorable madre le insista en que es un modelo de comportamiento, un dechado de virtudes y que brilla como el sol en pleno Agosto en Casteldefells.

Con lo cual la loba herida comienza a gestionar su frustración aplicándote pequeñas dosis de veneno gotita a gotita durante años, y años, y años, y todos los años que hagan falta hasta que llega su momento de gloria y te quita el marido la jodía mosquita muerta, o mantiene eternamente su campaña de desprestigio a tus espaldas, porque nunca sospecharías de ella porque incluso y gracias al veneno neurótico de tu madre tú también te has creído que es la triunfadora de la familia con una carrerita de mierda que tiene la analfabeta en gestión de marketing y recursos humanos, o te echa del negocio familiar, o del árbol genealógico, que ese ha sido su certera determinación, tu desarraigo, que no pertenezcas.

Que ese odio tóxico que profesa por ti convertido en religión consiga erradicar incluso el recuerdo de que alguna vez exististe.

4. La estrategia de diferir

Y ahí está, el inconsistente de tu padre, ausente, Asperger, autista, sordo y ciego al despropósito de familia que naufraga a su alrededor y que él neutraliza con su innegable diplomacia, su palabrería tóxica de seductor de prostíbulo de carretera y  grandes dosis de desconexión neuronal, escondido como una rata acorralada en su mundo paralelo donde manda él y obedecemos los demás.

Entonces te dice que no esperes heredar nada porque el dinero solo hace que desunir y enfrentar a las familias, así que él no tiene nada para que sus vástagos no se acuchillen sin misericordia una vez él se traslade a su descanso eterno en los profundos abismos de Hades. Y que no esperes nada de tus hermanos porque” ya sabes que contigo no conectan y que es normal porque eres una inconsciente”, con el agravante de que sabiendo del abuso emocional, las injusticias y  el calvario que has vivido rodeada sistemáticamente de toxicidad, no ha movido un dedo por impartir justicia, fijar límites ni hacer que ninguno de ellos te respete, y que cada vez que has recurrido a él para que te defienda has obtenido la traición por respuesta poniéndose del lado de los agresores para encubrir su miserable cobardía y de paso no tener que malgastar su energía en algo tan insignificante como es el infierno de familia en el que vives.

Que se ha pasado la existencia en otra casa, con otra familia, en otro trabajo, compartiendo amor infinito con la fantasía de virgen que su patológica concepción del amor ha rediseñado en su mundo de unicornios, esa Perséfone vulnerable, necesitada y frágil que consigue que él pueda sentirse un macho alfa rebosante de virilidad.

Así que ya preparada para el desenlace de las sucesivas  masacres que adornan tu horizonte te vas haciendo a la idea de que cuando ocurra lo inevitable y tu hermanos te apuñalen, te humillen, te nieguen ayuda, te deprecien o te roben, la veda este abierta para que seas inmolada en el altar del “ya te lo dije”, y lo peor de todo es que corres el riesgo de asumir que tu padre era un tío sensible que te impuso un sufrimiento futuro para que abrieses los ojos a la realidad porque “te lo digo por tu bien para prevenirte, para que no me sufras, porque me importa tu bienestar”, y que “ya te dije que esto iba a pasar”.

Pero todo irá mejor mañana.

5. Hablar desde una posición intelectual superior

Y ahí tenemos a tu hermana, la niña invisible, obesa mórbida para ocupar más espacio y que se la vea, eterna opositora a diva hambrienta de rendición incondicional, hambrienta de drama, patológicamente adicta al carrusel emocional que le provoque cualquier gorrino emocional que se le cruce, si, esa que destronaste cuando naciste, esa que te trata como una cría de 6 años, como un ente intelectualmente inferior y que juega con tus necesidades para manipularte a su favor, esa que te utiliza cuando le conviene y te suelta donde le pilla cuando te ha exprimido igual que se escurre un calcetín sin pareja, esa que no ve que tu delgadez anoréxica viene del mismo sitio que su cuerpo-escombro de 112 kilos.

Y ahí la tienes, explicándote, como si fueses subnormal,  el sentido de la vida, el momento  Zen que está viviendo y como ya ha curado su adicción a mendigar amor disfrazado de desprendimiento y preocupación activa por el otro, cómo ella no cree en la buena suerte porque cada uno se labra su destino que ella es una mujer empoderada,  y cómo ya por fin ha entendido que las dimensiones alternativas que encumbran el camino al conocimiento cuántico del sendero tántrico de la iluminación, son su mantra diario para levantarse cada amanecer a hacer meditación trascendental con los primeros rayos de sol acariciando tibiamente su epidermis.  

Porque con tal de pertenecer has transitado infiernos telúricos sin un atisbo de consciencia por las consecuencias.

Y te lo crees.

Y suscribes lo que haga falta.

Y no te llega el aire a las vísceras pensando que no te acepta.

Y a fuerza de querer taponar el desprecio que sangra sin piedad te lo comes  para no ser exiliada.

6. Apelar al aspecto emocional antes que a la reflexión

Y ahí tenemos a la madre de Pablito, deshaciéndose en amargas lágrimas de sufrimiento infinito, convertida en la Madame Bovary del 4º Dcha, apelando a la compasión de su amadísimo heredero porque “yo ya tengo cayo en el corazón de tanto llorar, porque yo estoy enferma y me tienes que entender y cuento contigo, porque papá está todo el día trabajando (o es inexistente, porque un día, frito de frustración se fue a comprar tabaco o es alcohólico y entre tajada y tajada ya se ha vuelto sordo) y tú eres mi bastón, mi luz, mi escudo y mi sol, tu eres la verdad y la vida, y en ti puedo descansar porque tú no eres como él, tú eres especial”.

Como Pablito lleva así desde los 6 años escuchando el mismo mantra tóxico pues lo tiene asumido como propio y en el mundo de Pablito los hijos se convierten en maridos de sus madres, estableciendo un vínculo incestuoso que se refuerza cada día con el engrudo de la toxicidad más voraz. 

Pablito tiene 17 años y duerme con su madre “porque él quiere, no veas los celos que tiene de su padre (Sic)”.

Pablito nunca podrá establecer una relación sana con una mujer.

La utilización de un registro emocional  apela a un comportamiento instintivo. La mantis religiosa del 4 Dcha conecta con la emocionalidad de su hijo-marido para despertar en el todos los miedos, deseos, inseguridades y dudas con el objetivo de que no pueda pensar y solo pueda sentir. Y Pablito se quede a vivir en la esquina de los discapacitados mentales porque es incapaz de analizar la situación desde el sentido crítico e intelectual dado el overbooking de neurotransmisores que transitan por sus hélices de ADN cada vez que su madre le reitera lo del cayo en el corazón.

Pablito buscará invariablemente una madre-esposa que le manipule emocionalmente, una maltratadora tóxica con un profundo desprecio por los hombres, a la que seguirá en un bucle eterno de autodestrucción, arrastrándose como una cucaracha sin dignidad por los derroteros de la toxicidad sadomasoquista.

Pablito está sacándose las oposiciones a impotente, a eyaculador precoz y a deficiencia emocional severa. Se licencia con matricula fijo.

El padre de Pablito está en el puticlub buscando trufas

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad

Aquí tenemos a Mamá Leprosa y Complementario de la urbanización “Quiero y no puedo”, una wannabe de manual que va perdiendo trozos de identidad cada vez que su Nenita destaca por el motivo o razón que sea, dejándose la piel, la carne y los huesos en competir contra ella, consumida por la ansiedad que supone que su hija la supere en NADA.

Así que Mamá Leprosa y Complementario han decidido comprarse un coche con la jubilación anticipada de Complementario.

Un cochazo.

35.000€.

Lo programas y te lleva un café a la cama mientras te canta por Spotify una ranchera de Bertín Osborne (versión Basic con anuncios entre Bertín y José Luis Rodríguez “El Puma”).

Nenita le dijo a Mamá Leprosa  “ya he encontrado mi Ikigai en la vida y quiero ser enfermera como tú”  y entonces Mama Leprosa le dijo exactamente tres palabras en su dinámica de redondear a la baja: “No tengo dinero” (Mamá Leprosa es funcionaria y cobra un sueldo de 2900€ – 14 pagas al año) así que nenita se buscó dos trabajos para pagarse la academia (no le llegaban las horas del día, exactamente necesitaba 36 horas para poder vivir, eso tirando por  lo bajo y durmiendo 6 horas) y estudiar lo que ella suponía que mamá quería, lealtades familiares en carne viva.

Porque la leprosa tóxica disfuncional es enfermera PERO no ha ejercido en su miserable vida agarrándose como un clavo ardiendo a un trabajo de funcionaria que  no le reporta ninguna satisfacción a ella ni ningún beneficio a nadie, vamos que si se le cae mañana el techo encima estando en la oficina nadie iba a echar de menos su trabajo, porque nadie lo conoce, porque para el mundo su mierda trabajo no existe.

Total que sería el colmo que la niña tuviese ilusión perseverancia y la alineación planetaria adecuada y consiguiera ejercer y ayudar a salvar vidas en un quirófano mientras el cirujano te destaza como un gorrino, o a traer niños al mundo y que vieran su carita de ángel según llegan a este valle de lágrimas que es la existencia, o en un gabinete de cirugía estética para ponerse unas tetas de la 105. Así que Mamá Leprosa decide negarle el acceso a la educación y fomentarle la pasión por la mediocridad la mezquindad y el adocenamiento neuronal.

Previously on the urbanización “Wannabe Resort Ciudad de Vacaciones”, Mamá Leprosa le dio 15.000€ (Mamá Leprosa no tiene dinero) al hermano de  Nenita para la entrada de un pisito y que se independizará ya de una puta vez, un niño de oro con obesidad mórbida, una halitosis epidérmica generalizada en cada poro de su piel que no lo disimula ni el patchuli y con 32 años en casa de mamá. A nenita la “invitaron” a independizarse “por tu bien, ya sabes, para que aprendas a ser autónoma” hace ya 6 años (No aportaron ni un miserable €).

Huyendo de la mediocridad como de la peste ligó con un narco colombiano y se fueron a vivir juntos y Nenita se sentía  como viviendo en “Sin tetas no hay Paraiso”.

Luego el narco la pidió en matrimonio para que le pudiese gestionar sus asuntos desde fuera de la cárcel porque le cayeron 7 años que le pillaron con 980 gramos de cocaína en la barriga en el aeropuerto de Barajas viniendo de Cali.

Mamá Leprosa no tiene dinero. Tampoco tiene ni puta idea de la vida de su hija.

Cuando Nenita quiere desconectar se va a la segunda vivienda de Mamá Leprosa y Complementario. Mamá Leprosa le busca fecha porque el pisito lo tiene Rbnb full time y rentabilizarlo es más importante que su hija. Cuando Nenita va, paga los gastos de luz y agua que genera su estancia. Cuando vivía con ellos, Mamá Leprosa también le apagaba el calentador cuando se duchaba, a los 15 minutos exactos, para no derrochar agua.

La mediocridad ganó la batalla cuando Nenita tenía 9 años y luego le pasó como al elefante de Bucay,  atado a una estaca contra la que luchó con determinación desde que le ataron por primera vez; y un día dejó de intentarlo, asumió su derrota, se rindió, y 20 años después sigue atado a la estaca porque NO SABE que ha crecido y ahora sí puede con ella.

La mediocridad planea acechante en cada átomo de la realidad de Nenita.

La indefensión aprendida ocupa cada una de sus sinapsis.

Dejó la academia, dejó uno de sus trabajos y ahora convive con otro narco colombiano.

Mamá Leprosa y Complementario están con Bertín en Benidorm.

8. Estimular al  público a ser complaciente con la mediocridad

Y aquí, el figura del día, tu exmarido el encantado de conocerse, el oportunista disfrazado de sensible, el depredador emocional que no te dejará brillar jamás para perpetuarse por encima de tu cadáver en su mediocridad de barriada marginal, el que come en los mejores restaurantes de 9.90 el menú,  bebe los vinos más exquisitos en la taska del polígono, tiene un gusto impecable y una superdotación artística que ya la quisiera John Galliano.

Ese narcisista superdotado intoxicado de sí mismo, el que te conoció cuando tenías una depresión del carajo y que no te deja ni asomar la cabeza al mundo de los vivos porque te convence para que salgas del hoyo y una vez fuera, motivada, empoderada con su palabrería de encantador de serpientes, con ganas de disfrutar de la vida, te hunde en la miseria mofándose de tus ilusiones, tus proyectos, tus pasiones y tu ansia viva de vida.

Y no te puedes creer que él sea así, porque él te disfraza de amor incondicional el hecho de tener secuestrada emocionalmente a una fan con el síndrome de Estocolmo convenientemente alimentado y  bien engrasado por él mismo, y te convence sin ningún género de dudas que está loco por tus huesos, de que te ama incondicionalmente y no puede vivir un minuto sin ti.

Y ahí estás tú, cada día más hundida, más deprimida, más pasivo agresiva que ya no te cabe más rabia en el páncreas y él en su narrativa habitual de “sois todos unos zafios y unos incultos” rebozándose, con esa sutil gracia que le caracteriza, en el pan rallado de la mediocridad y estupidez más diáfana. Como cuando tú le hablas de neurociencia y él te dice que eso son mamarrachadas que no valen para nada que “que sabrán los médicos, que un pastor trashumante de las Hurdes tiene más sabiduría en una uña que Einstein en todo su CI de 160”, o cuando te pillas en el BlockBuster “El club de la lucha” y se la ve tres veces pagando incluso la penalización por retraso porque lo único que ha entendido es “la primera regla del club de la lucha es no hablar del club de la lucha”. Con lo del hígado de Jack le entró hambre y se bajó al delicatessen a pillarse unas gramitos de jamón «ibérico» de 9.80 el kilo. Derrochando glamour.

Es divertido ser estúpido vulgar e inculto. Mola ser un analfabeto mediocre, la estupidez es su mejor producto, se vende como la bombilla incandescente que brilla incansable iluminándote el camino, te atrapa en su red de mediocridad para que no brilles más que él, apaga tu luz y marchita tu energía para que dependas de su inmarcesible sabiduría construida a golpe de telebasura y complejo de inferioridad. Hasta que un día coges tus bártulos y ahí le dejas…. sin brillo, ni luz, ni sabiduría, ni glamour, porque como alimaña emocional que es, te ha parasitado durante años para quedarse con lo mejor de ti y a cambio regalarte, en un acto de bondad sin precedentes, su mierda mundo de impotencia, frustración y opacidad.

Como cuando sistemáticamente te lleva la contraía en TODO porque él no tiene personalidad propia, ni carácter definido, ni escala de valores, él es todo lo contrario de lo que tú seas, porque en su narrativa reaccionaria y su superdotación intelectual, se crea una personalidad mejor que la tuya en función de cómo seas tú, lo del autoanálisis es un concepto inexistente en su constructo narcisista de excepcionalidad y perfección, porque “tú no entiendes nada, te crees que lo sabes todo y si tanto sabes ¿por qué eres una  fracasada?”.

Y tú generando cortisol como una poseída mientras él te va entallando dulcemente las esposas de peluche rosa y atándote a la pata de  la cama con cintas de terciopelo para que no  puedas tener movilidad ninguna y ahí te quedes….. En tu papel de Iberdrola para suministrarle luz 24/7.

La última vez que le viste iba vestido como un preadolescente hiperhormonado.

Tiene 42 años.

9. Reforzar la autoculpabilidad

Croqueta es redonda por fuera y esponjosa por dentro. Tiene una sonrisa que te ilumina el mundo en 2 con 3 y un aura de colorines que contagia todo lo que toca. Croqueta tiene una madre narcisista adicta al sexo a la que ha intentado complacer agradar y amar desde que le llega la memoria. Mamá Gorrina es intensa, dramática, conflictiva, destructiva, disfuncional  y muy sádica. Abandona a Croqueta por cualquier zafio que se le cruce en el camino y establece relaciones tóxicas con todos y cada uno de los gorrinos con los que se relaciona.

Croqueta ha pendulado de dieta en dieta desde los 6 años a causa de su sobrepeso.

Mamá Gorrina es propietaria en exclusiva de un cuerpo escombro de 1.51 de alto x 3 de ancho, y 95 kilos de peso espantosamente repartidos por su geografía.

Para justificar el abandono de su hija, Mamá Gorrina manipula la situación para hacer sentir culpable a Croqueta, la acusa de despechada, de falsa, de hipócrita y de soberbia, pretende convencerla de que su comportamiento (el de Mamá Gorrina) es producto directo de la distancia que crea Croqueta, porque “yo estoy orgullosa de mi, de cómo gestiono mi vida, mis emociones, mis fobias y mis filias…! y tú me demuestras con tu actitud que me desprecias y me humillas con tu silencio acusador, porque tú me juzgas y tú no eres quien para juzgarme”

Croqueta crea distancia para protegerse.

Mamá Gorrina mientras tanto está follándose al que toca en su cama de matrimonio, la que en su día compartía con el padre de Croqueta. Justo enfrente de su habitación, solo la separan dos escasos metros del escándalo que forma su madre en todos y cada uno de sus ayuntamientos carnales, una vez le contó a Croqueta (es especialista en contar intimidades a su hija, con esta consigue cargarla más de responsabilidad y vergüenza toxica) que en un hotel subió el recepcionista a llamarles  la atención porque algunos huéspedes se habían quejado del escándalo. Porque Mamá Gorrina no tiene vergüenza, ni  pudor, ni le importa una mierda lo que piensen de ella, ella es así “y según la ley 4.0 de mi terapeuta Gestalt me tenéis que aceptar como soy”

Croqueta empieza a vomitar a su madre.

La culpa le agría la bechamel de la que está rellena y se le hace bola y no le pasa.

En una compulsión delirante escarba con los dedos hasta llegar a esas cuerdas vocales que se han quedado mudas hace tiempo y que solo se expresan en llanto, angustia y más arcadas, en un intento desesperado y febril por deshacerse de su madre y de la culpa que siente por odiarla. Porque la odia con toda su alma, y la teme con toda su amargura de niña abandonada porque en el peor momento de su vida Mamá Gorrina no está para ella y su mundo de 17 años se desmorona y se desintegra sin compasión.

Croqueta teme tanto a Mamá Gorrina que por el patio que da a su ventana desde un sexto piso y con la ventana cerrada, reconoce los pasos de su madre cuando  lo cruza después de dejar el coche en el garaje, y puede identificar incluso el humor que trae con solo oír el ruido de sus pisadas cuando entra por la puerta de casa. Si ese día los planetas se alinean en modo bronca, Croqueta se comerá compulsivamente su propio hígado para luego vomitarlo junto a la culpa por odiar a ese engendro espeluznante que es aquella que le dio la vida y a la que su psicóloga le dice que tiene que aceptar perdonar y sanar porque “tu eres la responsable de tus emociones y nadie puede hacerte daño sin tu consentimiento” .

Croqueta se casó con un buen chico que la quiere mucho y tienes dos niños a los que Mamá Gorrina no tiene acceso por expreso deseo de Croqueta. Cuando Mamá Gorrina viene a la ciudad tampoco es recibida en su casa. Mamá Gorrina tiene vetado el acceso a su vida, sus hijos y sus emociones.

Ya no hay  Mamá Gorrina.

Pero Croqueta sigue vomitando el recuerdo de su madre.

La culpa se le sigue haciendo bola.

A veces, el amor que siente por sus hijos le devuelve el peluche que lleva dentro y vuelve a sonreír con esa luz que te ilumina el mundo en 2 con 3.

10. Conocer a los individuos mejor que ellos mismos.

Y aquí estoy yo, mismamente yo, la ejecutora, la invulnerable, la honesta radical, manipuladora sorda y ciega a las quejas, sufrimientos ajenos y dramas emocionales sin fundamento. Yo, la ego sintónica con un don natural para calarte en 15 minutos y me sobran 10, esa que te hace la radiografía en 2’10 y te impone lo que tienes que hacer para salvar tu estado emocional, tu vida y tu matrimonio, la lujuria intelectual en su máxima expresión, una gota de energía en estado puro dispuesta a iluminar tus más recónditos y oscuros infiernos con esta luz incandescente con la que Dios me honró al nacer, la del talento natural para depredar psicópatas, borderlines, narcisistas, sádicos y todo el DSM-4 y sus ediciones revisadas.

Que vamos a un suponer tu vienes con aviesas intenciones de manipularme para sacar un beneficio y yo que derrocho ingenuidad por los cuatro costados y que te doy el beneficio de la duda mientras no se demuestre lo contrario, pues me dejo hacer. Como soy poderosa por naturaleza y la emocionalidad no va conmigo, echo todo el páncreas en el asador del romance, me lio la manta a la cabeza y me entrego como una colegiala sin estrenar, «like a virgin, just for the very first time», y que salga el sol por Antequera.

Total que tú ya me tienes en el bote y a pesar de que me gustas más que el arroz con mollejas, te crees que no he visto las banderitas rojas del “donde dije digo, digo Diego”, y de que en momento que entraste a trabajar en mi negocio, pasé  de ganar 180 € diarios a meter 40 miserable € en la caja. Y de que aprovechando la coyuntura te colaste a vivir como una lapa en mi casa. Pero insisto en el arroz con mollejas, eso que vaya por delante.

Perfecto, vamos por 17 en la escala de Hare.

A todo esto no se te ocurre otra feliz idea que intentar manipularme con el sexo, a mí, que venía de vivir 3 años en el mismísimo infierno y me había hinchado a follar drogarme y divertirme, que me pillaste saturada de jolgorio y me dio risa tu estrategia, aunque para hacer honor a la verdad el calentón me lo comí en la ducha, 40 minutos de reloj poseída por el ritmo ragatanga, hiperestimulada de testosterona, estrógeno, progesterona, oxitocina y vasopresina, con el chacra 2 devastado por el shock y los nervios destrozados.

Cuando me calmé me fui a cocinarme un arroz con mollejas.

No te volví a pedir sexo y cuando me tu me lo pedías pues me durabas 2 minutos y ya, tampoco me suponía un esfuerzo desmesurado dada la rentabilidad que yo le generaba a esos dos minutos, tenía yo otros jolgorios en mente que no eran la expresión libre de mi sexualidad precisamente, y como me hinché a estudiar educación financiera en mi momento post-adenocarcinoma, pues me pilló bien engrasada y ready para aplicar todas y cada una de las estragegias de como rentabilizar ingresos pasivos, que mezclado con mi inmarcesible conocimiento sobre el DSM-4, me convirtieron en una maquina de rentabilizar polvitos absurdos de 2 minutos a 9 euros el segundo, y cada uno en su casa y Dios en la de todos.

Ahora vienes a por otra, superdotado, que no aprendes.

La escala de Hare apunta ya al 23.

Cuando te invitaron a pasar unas vacaciones en el infierno ni me di por aludida, yo ya venía del mío y ni ganas de acompañarte, ni tu que me invitaste, pero interpretaste acertadamente que la residencia española que yo te proporcioné tenía un precio y lo ibas a pagar por mi toto moreno y por mi CI de 144. Estos eran mis jolgorios, no contabilizar orgasmos teniendo que pagar el precio de la manipulación encubierta, y tener que desgastarme las neuronas para descalabrarte las 7 estrategias de un narcisista encubierto para neutralizar a su presa.

Me las comi todas.

Y te desmonté cada una de ellas sistemáticamente.

No aprendiste nada.

Total…. aquí tenemos al señor Narci encubierto urdiendo planes y estrategias de supervivencia en el primer mundo mientras yo voy anotando en mis neuronas las banderitas rojas de las mentiras, la desfachatez, la manipulación a través del sexo, el control a través del dinero y la triangulación con tus compañeras de trabajo del puticlub.

Y los chorros de caprichos que me pagabas y el dineral que te costé aprovechando que descubrí tu educación feudal como proveedor del hogar y la familia, que vivía como una reina. Reina cornuda, vale, lo que tú quieras, pero no me enteré hasta 1 año después así que ojos que no ven… iban dos y se cayó el de en medio.

Y yo tan feliz en mi mundo de unicornios y de facturas de Zara de 300 euros.

Me tuviste que meter a otra en medio para poder deshacerte de mí.

Y con este descarte tan premeditado y cruel ya hemos llegado al 30 en la escala de Hare, medalla para ti campeón, no esperaba menos de tí.

Total que me sentó fatal porque ya le habia cogido gusto al bucle, (jodío bucle, tenía su gracia así visto desde la consciencia) porque lo había hecho siempre, y por PRIMERA VEZ EN MI VIDA, era consciente de lo que hacía, de quien era, y de porqué el 80% de la personas con las que he creado vínculos emocionales en mi vida no me pueden ni ver.

80% de gentuza falsa y egocéntrica, alimañas ávidas de atención, admiración o afecto, seres tóxicos, disfuncionales y opacos, ahora entiendo lo que hacía, como lo hacía y porqué lo hacía:

Destruiros, sacando a la luz vuestras miserias y matándoos de amor para no sentir mi vulnerabilidad.

“Precisamente porque está sól@ y se siente desdichad@, porque se muere de ganas de que le socorran, de que le consuelen, porque tiene una fabulosa necesidad de recibir amor, decide dar”

“Porque mi voluntad es tan fuerte como la tuya, y mi reino igual de grande. No tienes poder sobre mi”.

************************************************************************************************************************************************

#AfreeVulnerable20_20


Mes para la prevención del suicidio *09.2020*


Mes de concienciación para la prevención del suicidio *09.2020*

Una prospección sobre las consultas más habituales en Google relacionadas con el suicidio nos muestra que la mayoría de la gente se interesa por cosas como:

· «ayuda contra el suicidio»
· «suicidas arrepentidos»
· «cómo morir dormido sin dolor»
· «muerte rápida y sin dolor casera»
· «cómo inyectarse aire en las venas»
· «qué hacer si te quieres suicidar»
· «¿se sufre al morir ahorcado?»
· «tengo pensamientos suicidas qué hago»

Ayudar a otra persona

Si crees que otra persona planea suicidarse y tienes su información de contacto, acude a las autoridades locales de inmediato para buscar ayuda.

También puedes animar a la persona a que se ponga en contacto con un servicio telefónico para la prevención del suicidio con los datos que te facilitamos.

Teléfono de la Esperanza

717 003 717

Más información

Dispones de ayuda.

Habla con un profesional hoy.

❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤


Proud Of U


And if today, all you did was hold yourself together, I am proud of you.


Decálogo de la Madre Basura

sdfghjk2

 

Decálogo de la Madre Basura

Cómo criar hijos neuróticos y psicóticos.

El amor destructivo no es amor en absoluto.

1. Cierra los ojos. Sé ciega, mamá. Niega a toda costa lo mucho que sufriste en tu infancia. Tu padre fue una buena persona o quizá un canalla, pero convéncete de que tu madre fue una santa. Y, si no lo fue, simula que no te afectó, o que ya lo superaste (y perdonaste) todo, o pregúntate qué tendrán que ver estas bobadas, «tonterías de psicólogos», con ese bebé que tanto ansías. ¿No es cierto que vas a sacrificarte al máximo por él? ¿No hay un instinto maternal (se dice) que va a iluminarte todo el tiempo? Convéncete de tu omnipotencia. Si sufres cualquier problema grave (alcoholismo, depresión, trastorno de personalidad…), ni se te ocurra pedir ayuda psicológica antes de tu maternidad. El mundo entero está de tu parte. Todas las madres aman a sus hijos (eso dicen) y tú, no siendo menos que ellas, no tienes nada que sanar, ni nada que aprender.

*El subrayado es mio porque NO estoy para nada de acuerdo en la dinámica soy maltratador porque fui maltratado. Hay gente que a la que simplemente cualquier cosa le vale en esta vida para utilizarla en su beneficio, y ya se va comprobando que hay una inteligencia específica para hacer el mal y que se nace con ello. Los influjos externos inclinarán la balanza a uno u otro lado pero la triada oscura se trae de serie. Lo siento para los que se justifican con esta gran mentira que ya hace tiempo que no vale para nada.

2. Búscate un hombre. Elige un hombre débil como «padre de tu hijo» y que, absolutamente sumiso o indiferente, te deje vía libre para todo. Donde mandes tú, que no mande nadie más. O también puedes buscarte un dictador violento para depender insanamente de él y defenderos juntos de ese hijo que pronto maltrataréis.

3. Congélate. Ya tienes tu bebé. Pero ese muñequito del que tanto esperabas, cuanto más crece, resulta que más te pide, más te agobia, más te irrita, pues necesita de ti sin descanso todo aquello que tú nunca recibiste de nadie (respeto, aliento, paciencia, ternura, libertad…). Así que enfádate y aléjate de él.  Sé fría y desapegada. Trátalo con indiferencia. Déjalo que llore o rabie (ya se cansará). No le dediques ningún tiempo libre (mejor disfrútalo con la vecina). Nunca le escuches ni lo ampares. Ni se te ocurra acariciarlo o abrazarlo. Más bien grítale. Castígalo. Frústralo sin piedad. Decepciónalo sin miramientos. Olvida a menudo su nombre. Lánzalo a las fauces de su padre y/o jamás lo defiendas de los posibles abusos sexuales o violentos de éste (o súmate a ellos)… También puedes dimitir como madre entregándote a prolongadas depresiones, o a tus delirios o extravagancias, o a una hipocondría que te haga ser el permanente centro de atención… Pero todo esto no una sola vez, ni dos, ni tres, sino siempre. Continuamente. Durante años.

4. Mutila en modo A (que otros llaman sobreprotección). Es crucial que parezcas una buena madre, así que debes sobreactuar, «proteger» compulsivamente a tu hijo de toda clase de peligros imaginarios. Imponle sin cesar tus miedos, tus advertencias, tus obsesiones, tus prejuicios, tus deseos, tu voluntad sobre todo lo que él debe sentir, pensar y hacer. Todo «por su bien», naturalmente. O críalo entre algodones. Satisface todos sus caprichos. Asume tú las responsabilidades que le corresponden a él. No le enseñes nada ni lo coartes jamás. Tenle miedo. Conviértete en su criada o su dueña. O, mejor aún, en su parásita. Absórbelo como una araña para que «tu chiquitín» no sienta ni piense ni decida ni crezca ni se aleje un milímetro de ti… Y no sólo una vez, ni dos, ni tres, sino todo el tiempo. Así lograrás impedir el más mínimo desarrollo de sus alas. Crearás un ser perpetuamente débil y asustado, vacío, un mero clon de tus miedos, carencias y frustraciones. Gracias a ello le será muy difícil vivir por sí mismo el resto de sus días.

5. Mutila en modo B (el de toda la vida). También puedes ser dominante, controladora, asfixiante. Que las cosas se hagan sin cesar a tu manera. Gana siempre. Sé autoritaria e inflexible. Ponle normas estrictas y prohíbele casi todo. Jamás pidas ni respetes su opinión. No le dejes disfrutar de sus juegos, amigos, libertades. Reprime sus emociones. Castígalo injusta o desproporcionadamente. Pégale a menudo. Aterrorízalo con gritos furiosos (mejor esgrimiendo algún cuchillo o tijeras). Insúltalo (ya sabes: imbécil, hijo de puta, saco de mierda…). Repítele lo inútil que es. Ponte tú misma como ideal de todo. Ensalza a sus hermanos. Avergüénzalo en público y en privado. Nunca te conformes con sus notas escolares. Cuestiona todo lo que hace. Minimiza sus logros. Búrlate de sus fracasos. Intimídalo con amenazas y chantajes… Puedes hacerlo personalmente o permitir que lo haga tu socio, el «padre de tu hijo», ese experto en toqueteos, voyeurismos, bofetones, golpes, patadas, estrangulamientos y palizas… Pero recuerda: no basta con hacerlo una, dos, tres veces. Hacedlo siempre. ¡Con entusiasmo!

6. Invade. Nada de respeto a su intimidad. Ningún miramiento con sus tiempos y espacios privados. Que no haya pestillo en su habitación. Entra siempre sin llamar (la casa es tuya). Remueve secretamente en sus cajones. Entrométete en sus conversaciones. Opina en todos sus asuntos. Toma decisiones por él sin su permiso e incluso sin su conocimiento. Persíguelo por teléfono, facebook, whatsapp… Abrúmalo a todas horas con tus propios problemas, angustias y necesidades.  Exhíbele sin pudor tus desdichas con tu socio, vuestras violencias, llantos, actividades sexuales, borracheras, drogas, amantes… Conviértelo por la fuerza en tu pañuelo, tu falso amigo, tu bastón, tu novio incestuoso, tu cómplice de enredos, tu intermediario… Que sea tu objeto, tu opio, tu retrete, tu esclavo… Él se dejará hacer porque depende a vida o muerte de ti, porque se lo comerá la culpa si no lo hace, porque le aterra perder tu amor ilusorio… Y además ya aprendió que la única persona importante del mundo eres tú. ¿Quién osaría dudarlo?

7. Confunde. La mejor forma de volver loco a tu hijo es tratarlo locamente. Sé siempre contradictoria con él. Mímalo por la mañana y pégale por la tarde. Permítele algo hoy pero no mañana. Ordénale cosas que tú no eres capaz de cumplir (¡dar ejemplo te da grima!). Espera de él cualquier cosa y también la contraria. Si hace algo bueno por ti, ríñele. Si hace algo malo, sé incoherente. Sonríe aunque estés enfadada. Enfádate aunque no haya motivo. Sé hipócrita y superficial. Manosea sus genitales. Cúlpale de tus problemas. Háblale mal de su padre, de otros familiares, de sus amigos, de todas las personas que él quiere. Malmete con sus hermanos. Envidia su belleza y juventud y compite con sus talentos mejores que los tuyos. En todo conflicto, elige y ponte de parte de los demás… Y no una vez, ni dos, ni tres, sino habitualmente. Muéstrate siempre incomprensible, imprevisible, desconcertante, incluso peligrosa. Así él sabrá que, haga lo que haga, nunca podrá entenderte, ni complacerte, ni merecer tu amor. Su corazón se irá desmoronando, su mente dejará de comprender todas las cosas y, poco a poco, se irá aislando de la realidad. Excelente para futuros y graves trastornos de personalidad.

8. Niégalo todo. Siempre que tu hijo se atreva a enfrentarse a ti, te cuestione o se enfade contigo, niégalo todo. ¡Siempre! Pase lo que pase, jamás comprendas nada, jamás te disculpes por nada, jamás des tu brazo a torcer. Muy al contrario, muéstrate muy dolida u ofendida, dale una bofetada, llora con desconsuelo, profiere vituperios y amenazas, denúncialo a tu socio, llama al psiquiatra o la policía….  ¡Es tu ego o tu hijo! Si lo haces bien, él volverá a dudar de sí mismo, renegará de sus percepciones y sentimientos, creerá que tú tienes -como siempre- toda la razón y que él es, una vez más,  culpable y desagradecido… Un miserable mal hijo. Esto aumentará su desesperación y acelerará la gravedad e inminencia de sus trastornos psíquicos.

9. ¡Acorrálalo! Esforzada mamá, aún te queda un peligro. Tu hijo todavía podría escabullirse por algún resquicio, buscar amor, comprensión y apoyo en algún familiar (un abuelo, una tía, un hermano…) o una persona externa (un amigo, un profesor, una pareja, incluso un terapeuta…). Debes impedirlo a toda costa, o te descubrirán. Para ello, debes lamentarte y manipular cuanto haga falta para poner a tu familia, tu vecindario, la escuela, incluso el terapeuta de tu hijo, de tu parte. Es absolutamente imperioso que la única versión sobre los problemas de tu víctima sea la tuya. No te será difícil, pues hallarás por todas partes sicarios ávidos de darte la razón (parientes, vecinos, amistades, profesionales de la salud mental…). Debéis, pues, perseguir sin descanso a tu hijo, como a una alimaña, hasta acorralarlo en el callejón sin salida del más insoportable aislamiento emocional y social. Sólo así, con la ayuda de todos, sus síntomas se agravarán definitivamente.

10. Lávate las manos. Tu trabajo ya está hecho. Has conseguido devastar a tu hijo, etiquetarlo, empujarlo a terapias interminables e incluso medicarlo o ingresarlo con frecuencia en centros de salud o «rehabilitación». Has logrado obstaculizar su desarrollo, prolongar su infantilismo, impedir su seguridad en sí mismo, su confianza en el mundo, su capacidad de amar, su alegría, su estabilidad emocional, sus aspiraciones en la vida, su potencial de éxito, su destino… Su alma está ahora llena de diablos devoradores: miedos, culpas, iras, ansiedades, tristezas, violencia, autodesprecio, confusión, parálisis, delirios… Incluso repetirá con sus hijos lo mismo que aprendió de ti. ¡Enhorabuena! Ahora ya sólo te queda «preocuparte mucho» por su supuesto «trastorno» (¡ay, esos genes traviesos, esas neuronas malvadas, esos feos aprendizajes!). Pide ayudas al gobierno. Comparte tu caso en las redes sociales. Funda o súmate a asociaciones de «padres afectados»… Y, sobre todo, nunca te canses de repetirle lo rarito que fue siempre, los disgustos que te sigue dando y lo mucho que lo quieres. ¡Esto es importante! Así te asegurarás de que nunca, jamás, tu hijo pueda recuperarse. Al menos, a tu lado.

Para leer el articulo completo Decalogo de la madre Basura

JOSÉ LUIS CANO GIL • Psicoterapia Integral • Alice Miller • BARCELONA


Adn y helices y serpientes y chamanes y consciencia

 

                                                                                  20200622_111907                                     

     En Villapatata a 11.08.2020

  • Ya no tolero faltas de respeto – ya no empatizo con el dolor ajeno para no sentir el propio –  ya no intento ni negociar ni convencer ni caer bien a personas asquerosas que no me aprecian —-> Plantándole cara a la infrahumanidad 
  • Me he dado cuenta de que estoy solísima, pero solísima solísima…. espeluznantemente sola…. no sé porque caigo tan mal a tanta gente o porque la gente me cae tan mal a mi… que tb tb…..
  • Me he dado cuenta que a las personas les incomoda mi presencia y les ofende mi poder, eso quiero creer como si al haber sido el enfermo designado yo tengo que asumir mi papel de fuerte y de poderosa… la que tiene el control de la situación y la que puede completar el ciclo de destrucción de la hipocresía la maldad la falsedad la mentira… como si los traumas de las personas se me presentasen para ser yo quien los saca a la luz… hacer que las personas conecten con lo peor de sí mismos y que se destruyan solitos con sus propias miserias… aunque a veces creo que esto lo coloco así porque soy incapaz de asumir tanta soledad tanto desprecio y tanto dolor… de verdad que no tengo ego suficiente para arrogarme en el derecho de destruir las estructuras mentales de nadie y si así fuera me parece un karma horrible andar siempre haciendo tanto daño y desquiciando a la plebe  aunque hacer daño a los malos tampoco es tan mal karma… igual es como decía Jesús que decía “yo no he venido aquí a unir, yo he venido a dividir enfrentar y destruir …” bueno algo así decía
  • me he dado cuenta de la falta de sintonía con mi entorno…. bueno entorno es un decir porque ni tengo entorno ni amigos ni familia ni dinero ni trabajo…. Sadhguru diría “oooh! te tienes a ti misma…. puedes tener el control de tu vida…. eres poderosa y capaz….” pues yo me siento como una mierda como una chapuza con patas que no da una a derechas como un fracaso desde el día que nací…. como viene a este mundo siendo utilizada me he dejado utilizar por todo el mundo con total deportividad…. hop hop hop que no decaiga…. cuando he cambiado esa actitud pues ya no se relacionarme con nadie porque si no soy utilizada… que puedo ofrecer?
  • Vine a este mundo con la misión de mantener a la familia unida…. con el hueco de Mary & Max ……. y me han intentado echar de la familia y digo intentar porque soy yo la dueña del árbol de mis ancestros y de nuestro linaje…. ell@s están fuera y me duele mucho hablar de ell@s porque una parte de mi lo sigue sin entender…. que les he hecho? tanto les ofende mi devoción por Papá? por Mamá en su día? tanto les repugna mi existencia tanto asco les da mi manera de ser…? no ven ABSOLUTAMENTE NADA bueno en mí…? debería de ver como su desprecio es mi victoria así lo debería de ver porque son ellos con su egoísmo maldad y falsedad los que se han enterrado solit@s… pero fue durante tanto tiempo mi motorcito… el que me quisiera gente sin corazón el unir lo que es imposible de unir porque no hay pegamento que encole el rechazo de los polos iguales el permitir y tolerar LO QUE FUERA con tal de pertenecer….. y ahora que he parado ese motorcito tampoco se relacionarme…. no tengo que unificar nada ni tengo que dejarme utilizar para sentirme parte de un sistema que nunca me respetó me valoró ni me dignificó.
  • The Young Gods and Steve Reich
  • Estoy leyendo sobre chamanes serpientes cósmicas y cadenas de AND…. en eso tengo yo un master porque me empollé a 1000 el libro de “Un universo de 6 libras” que fue mi libro de cabecera durante 3 años que ojala tuviera el original mío pero que afortunadamente lo encontré y  me lo pillé en una librería de viejo por internet y me costó 4 pavos…. mañana me lo bajo al parque.
  • el caso es que me hace acordarme de cuando paré mis células de ADN y dejé de envejecer (momento Lore) y luego en el momento Luss-Bril que se bajaron conmigo al sótano cósmico de la creación y engrasamos las máquinas y las hicimos funcionar al revés para rejuvenecer y luego leí que las células cancerígenas giran al revés (retrogivaras o algo así, leí el nombre en Internet pero no me acuerdo y no lo he vuelto a encontrar) y total que me dio por pensar que yo misma me había provocado el cáncer por patosa porque a entusiasta no me gana nadie pero francamente el experimento ahí quedó, hasta hoy, y algo dentro de mí me ha dicho que vuelva al sótano cósmico pero no me apetece nada de nada….. aunque igual me doy una vuelta y resulta que ese es el quid de la cuestión que el ADN tiene la respuesta y que papá tenía razón y me cambiaron en el hospital con lo cual la única certeza que tengo es que en el útero que fuera yo viva con Max…. y punto pelota hasta ahí puedo leer.
  • me he dado cuenta que en el sótano cósmico las maquinas estaban fuera…. y las maquinas SON dentro…. las máquinas soy YO…. las hélices de ADN pertenecen a mi genoma…. la serpiente cósmica tiene que despertar en mi… lo demás es mente letras y conceptos…. y de verdad no me cabe una silaba más en el área de Broca….
  • ES LA FORMA no el significado… es el ENFOQUE no la vista…. es la CONSCIENCIA no la mente
  • To be continued….                                                                                                                                 
  • Quetzalcóatl y Tezcatlipoca hijos de la serpiente cósmica universal  Coatlicue – Serpiente emplumada – gemelo magnífico – Coatl = Gemelo y/o serpiente                    
  • Maninkari – espíritus invisibles creadores de la vida y transmisores de las técnicas ancestrales de sanación a los chamanes 
  • Me entrego a la fiebre de los sueños pero es para recoger nuevas leyes – Antonin Artaud
  • Mi canción es resultado de la imagen del diseño, refiriéndose a esas alucinaciones sicotrópicas fruto de la Ayahuasca amazónica y que al proyectarse hacen emitir sonidos vibraciones y canciones de la garganta de quien las ve en este caso el chamán que a través del sonido da forma sonora a un estímulo visual
  • Tengo que practicar mi sinestesia… hace mil años que mis pupilas no oyen frio ni mis oídos ven escamas…. dopamina en mis entrañas – Morfema – Delincuente – 1999
  • es como cuando escribí la entrada de la papelera cuántica en Reinas…. echo de menos mi blog y lo voy a retomar… he dicho… bueno, total que mi papelera es la que yo creo en mi mente a través de unos fotones de luz que conectan directamente con mi retina y ese estimulo visual crea ya no solo una imagen sino un concepto porque si la palabra existe es porque el concepto existe y en lo tocante a las palabras pues creo yo que ya está todo inventado, no como en Macondo que entonces el mundo era tan nuevo que muchas cosas no tenían nombre y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo… y después ya se inventaron las palabras para dar significado a las cosas las personas los conceptos…. pero hay palabras que no significan nada yo incluso de txiki jugaba a repetir tanto una palabra que dejaba de tener significado y solo tenía letras…. como las 300.000 letras que tiene una de las cadenas de ADN de algún cromosoma que  no tengo muy clara la ubicación exacta de la súper palabra infinita pero que lo he leído en el libro de la serpiente cósmica y que está en el genoma humano y que es ACACACACACACACACACACACACAC así hasta 300.000 y que según los genetistas y biólogos es junk genoma o sea basura inservible, porque como ellos no lo entienden ni le saben dar una explicación pues ergo no vale…. que tal sustituir junk por mistery? quizás ahí radica el origen del universo en los conceptos erróneos que asumimos a través de nuestros sesgos de confirmación…que ya lo dijo Dios… que en el principio fue el verbo o sea la palabra y para mí que lo que menos importaba es que tuviese significado porque no hace falta que para eso tenemos 10 dedos: para señalar todo lo que no nos dé la gana de que tenga significación o todo lo que nos dé la gana que no tenga significación, diversamente y no del mismo modo que ya lo dijo Aristóteles en La Poética que es más creíble lo imposible verosímil que lo posible inverosímil porque hilando deshilachando y zurciendo conceptos se nos abotargan las serpientes de hélices de ADN en los genomas y un día se hartan de que no confíes en ellas y les des ámbito de acción y directamente zas! te abandonan como el desodorante… luego a quejarnos de que si la mala suerte que si el karma que si la life is a bitch y que si los pitos del sereno y resulta que tu inútil de mortal ignorante y arrogante, quieres controlar el cosmos….. no puedes controlar ni un puto virus de gripe y vas a controlar el misterio de la vida… nfin… Serafín
  • Si la vida nos ofrece el libre albedrio para decidir por nosotros mismos si actuamos o no actuamos o entramos o salimos o como dicen los astrólogos los planetas inclinan pero no obligan pues he pensado yo que el karma de tener que andar frenando abusones pues que yo creo que ya está bien y el otro día pues hablé con Saturno y le pedí esto mismo que ya estoy un poquito hartita de entrar en estas situaciones límites en las que entro en pánico pk me veo viviendo en la calle con lo puesto y de que gentuza indeseable me apriete las tuercas y le dije que vale, que aceptamos pulpo como animal de compañía pero que no es mi estilo, que eso me decía siempre Cesar el de “Soy como mi odio como mi odio es para mí” que yo le decía que me gustaría ser más espontanea en el escenario y que me sentía como una estatua distante y fría y él me decía pues eso eeees! porque ese es tu estilo, tu eres así! y me hacía mucha ilusión no tener que ser de otra manera y que mi estilo frio y distante molara, y pues lo mismo le dije a Saturno que no me siento cobarde ni negligente o que tenga esa sensación que haga lo que haga nada va a cambiar…. es que no es mi estilo porque con mis dos planetas en Acuario pues yo enfrento las guerras con la técnica de la puerta: la agarro y me voy, y que yo le entiendo que a veces hay que hacer lo que hay que hacer y que a veces no es agradable y sí, que lo que tú quieras….. y que voy pagando mis karmas y he trabajado mucho en mí en mi árbol y mis ancestros y mi historia y que he desenredado  nudos frenéticos de ira carencias y vulnerabilidad y que por favor que no me deje nunca en la calle con lo puesto porque me da terror y que me dé la alternativa de cuando quiera utilizar mi puerta tenga las finanzas lo suficientemente saneadas para poder hacerlo. Que le agradezco infinitamente las lecciones y que es un padre severo duro y a veces cruel pero que en mi caso con este ascendente Sagitario que Dios me ha dado pues no suelo ser muy dada ni a dejarme enseñar ni a aprender por las buenas y que le agradezco infinitamente su magisterio inmarcesible y que por favor – te lo pido por favor – te lo ruego desde mi más profunda devoción de hija – desde lo más intrínsecamente mío y personal – desde mi alma ya muy muy cansada de tanta lucha… pues eso que por favor aflojes un poco y en vez de tener que sentirme obligada a whatever it takes pues con mi libre albedrio pueda decidir que en esta guerra A si me la juego pera esta guerra B sorry but fuck porque hay gente a la que le haces la guerra y son tan mediocres y tan zafios que se les infla el ego por ser el centro de atención y que no quiero darle mi atención a esas personas aburridas y tristes de la mente y del alma y que por favor  esté conmigo para ayudarme a estabilizar mis finanzas que ahora lo tengo en conjunción a mi Marte en la cúspide de la casa II en Acuario y en unos meses lo tendré en conjunción con mi Venus tb en Acuario y que ya se lo que me toca que es ordenar mis finanzas y blindar mi economía para no volver a tener pánicos de quedarme en la calle con lo puesto.
  • Mis hélices de Adn van divinamente: hemos neutralizado los pánicos ancestrales (aunque de verdad de la buena – palabrita del niño Jesús – ni puta idea de donde vienen y si eso ya lo investigaré en el próximo milenio porque a esta mente no le queda ni un megabyte sin ocupar) y Quetzalcóatl y Tezcatlipoca se han encargado de activarme las sinapsis neuronales correctas y que ellas están in charge que “don’t worry que para eso estamos nosotras” y que la gran lección de este milenio es confiar en mí y en la vida en mi consciencia en mi Adn en mis células mis sinapsis neuronales mi genoma mis sentidos y que la realidad que yo configuro para neutralizar el vacío *Sunyata*  y elaborada por fosfaticientos sesgos de confirmación es una ilusión moldeable y que son ellas las que se encargan y que si estoy centrada y enraizada las podré escuchar porque ellas siempre me hablan aunque yo no haya tenido consciencia de su existencia hasta antesdeayer .
  • Abandono definitivamente el clan.

Asumo que me empeñé en pertenecer donde no debía asumo que se me iba la vida en ser parte de, asumo que enloquecía de dolor rechazo y desprotección al verme sola frente al mundo y por encima de todo asumo que mi automático de mantener unida a la familia y el bucle de perpetuarme en el más absoluto de los fracasos alimentaban mi herida de rechazo y mi rabioso y visceral sentido de la injusticia, asumo que en donde no te quieren no hay que insistir en quedarte, y que si no te quieren te vas y no hay más lucha.

Que el otro día mandándole a Tri un audio me acordé de cuando una puta mierda de mamarracha me dejó en la calle con lo puesto y yo 20 días antes ciega de ira y de injusticia regodeándome en mis heriditas varias no movía un dedo por irme (luego ya decidí darme un plazo y tal día a tal hora le dije que iría a por mis cosas y cuando llegué me había cambiado la cerradura y la llamo y me dice que no está en casa y yo oyendo ladrar al perro por el teléfono y por la puerta así en estéreo y le digo perra hija de puta mecaguen tu puta raza, de sal aquí fuera y me lo dices a la cara, pero esta es otra historia que además me subleva mucho y me saca la vena sanguinolenta) y entonces lo vi claro…. insistía en quedarme porque sentía  injusto que me echaran y no veía el peligro de compartir mi vida con gentuza solo me daba para que la injusticia y el rechazo siguieran sangrando, hasta ahora ni siquiera soy consciente de las traiciones que he sufrido de cómo no me he protegido de esa gentuza de cómo solo mi herida de rechazo sangraba y sangraba y yo me desquiciaba por hacerla parar.

SE ACABO LA INFRAHUMANIDAD

Se acabó el sufrimiento tóxico el no merecimiento de la abundancia el merecimiento de la carencia se acabó esta vida de dolor y desprecio se acabó mi pasado y se acabó la niña olvidada despreciada y desamparada que se fue a vivir a la casa del carbonero con sus muñecas para no tener que veros oíros sentiros ni soportaros.

ME EXILIO DEL CLAN

En Villapatata de Asco a 17.08.2020

___________________________________________________________________________________________

Momento Diarrea – Mis vísceras lloran

Me quedo con la vida me quedo con la risa el volumen atronador mi Pionner mi Acer y mis punkicascos me quedo con Tri * Julianna * BollyKing * Ibra * Elzo * ZayBe * GrazySoul* me quedo con mis mandalas mis trapos  mis súper stilettos y mis súper zapatillas me quedo con la abuela Pura y Aidina (que lastima de verdad  😥 pa morirse por siempre jamás) me quedo con St Laurent con Armani Mugler y con Narciso Rodríguez me quedo con mis 50 kilines con mi melena gris y con mis uñas verdes me quedo con mi amor propio mi fuerza mi alegría y mi inocencia me quedo con mis red Bull mis mollejas y mis doritos dip me quedo con mi furgo flotante mi castillo del lago del renacimiento mi casa del árbol-útero mi megacama multimedia de la bella durmiente y mi Studio54 me quedo con mis incendios mis descargas telúricas mis pasiones viscerales y mi temperamento.

Me quedo conmigo y conmigo misma y con mi  mismamente yo y mi idiosincrasia       

 

Es triste y frustrante a veces, otras alivia, otras enfada, otras rabias de asco y otras veces de puro asco te vuelves agua y te quieres desintegrar

Como hacer para generar abundancia en mí

Como hacer para generar salud en mí, porque yo les hablo a mis células y se calman y sanan… igual lo de la abundancia es igual hablarle a mis células para que engorden de felicidad y así generar mucho dinero…. nunca me sentiré tranquila, no, aunque tuviese millones de Euros…  temería perderlos…. que terror a la pobreza… de donde me vendrá…? voy a mirar e internet que me he recargao 10 euros 10 gigas…a ver….

Me he actualizado el reto de los 21 días de Deepak… que me atasqué infinitamente en el día 2 desde noviembre de 2018 y ahí sigo…. imaginándome como coño puedo yo generar abundancia desde mi interior… porque para ayudar a otros y hacer papeles y meter gente en mi casa eso si….. Pero para dármelo a mí misma ya no que me revuelco como una croqueta en el pan rallado del no merecimiento y ahí pues eso… atascada desde noviembre de 2018… y como se hará eso de crear para uno mismo….?  igual es lo de Walter Riso del auto reforzamiento y a mí no se me da eso de ponerme medallas y que mentira cochina porque yo siempre he dicho que estoy hasta el coño de ponerme medallitas que lo que yo quiero es ponérselas a los demás… y de momento Tri tiene el medallón de la Virgen María de Todos los Remedios que a preocupada por mí no la gana nadie y BollyKing otro medallón del Santo de la Nutrición Infinita que sin pedir se ofrece y da y yo me quedo loca vamos que me lo comía enterito…. me lo sorbía como un spaghetti vamos….. E Iba Seck otro del Marabout de la Persistencia Concentrada (questos no tienen santos mira, que tienen hechiceros) que se ha tirado una semana seguidita pendiente de mí que es mucho decir de un caótico descentrado y multitasking desordenado y despistado como pulpo en un garaje.

Día 2 reto de 21 días de la abundancia de mesié Deepak:

Aham Brahmasmi – Yo creo mi abundancia personal tomándola de una fuente infinita

(Jajajajajjajajjajajajajajjajajjaajjajajajajajajajjajajajjajajjajajajajajjajajajajajajajajjajajajajja jajajajajajjajajajajajjajajjajajajajajajajajajajajajajajjajajjajajajajajjajajjaajjajajajajajajajjajaj ajajajajjajajjajajajajajjajajajajajajajajjajajajajjajjajajajajajjajajjajajajajajajajjajajjajajajajajj ajajjaajjajajajajajajajjajajajjajajjajajajajajjajajajaja)


Blanco Bueno Busca Negro Pobre

Blanco_Bueno_Busca_Negro_Pobre-Gustau_Nerin-ROCA-092011

Blanco Bueno Busca Negro Pobre –  Crítica de la cooperación y las ONG – Gustau Nerín

En muchos pueblos africanos hay una fuente. No es una fuente con un chorro continuo y juguetón, como las que manan aguas contaminadas en los pueblos del Mediterráneo. No. Lo que hay en África, en gran abundancia, son fuentes metálicas, fuentes «con bomba», como se las llama vulgarmente: sobrios robots que suministran unas decenas de litros de agua a costa de un ingente esfuerzo. Para llenar unos pocos cubos, las mujeres y los niños han de sacudir como desesperados un largo mango metálico, con frecuencia tras pasarse un buen rato bajo el sol guardando cola. Pero, en realidad, en pocos pueblos se ven niños y mujeres dándole a la bomba, dado que la mayoría de las fuentes no dejan salir ni una mísera gota de agua.

Un día vino alguien de un proyecto de cooperación y la construyó; se marchó y, al cabo de poco tiempo, la bomba dejó de funcionar. Y la gente volvió a buscar su agua al río, o a los viejos pozos con una simple cuerda, tal y como lo había hecho siempre.

El continente africano es un inmenso cementerio. Un cementerio plagado de proyectos abandonados: hospitales que nunca llegaron a ser inaugurados, letrinas que no se utilizaron, granjas de pollos que han durado tanto como las subvenciones, guarderías en ruinas que jamás han visto un niño, ordenadores viejos parados por falta de electricidad…

En África todo el mundo sabe que las políticas de cooperación no funcionan o, como mínimo, que no sirven para lo que se supone que deberían servir. Pero este secreto de dominio público no llega a Occidente, donde la acción humanitaria se presenta como la solución a todos los problemas africanos. Los políticos europeos viajan a África para hacerse una foto junto a «sus» proyectos. Los jóvenes alternativos occidentales que van a campos de trabajo durante el verano vuelven con llamativas ropas estampadas y con centenares de fotografías de los «maravillosos» niños a los que han «ayudado». Los periodistas, en la televisión y en la radio, presentan a los cooperantes como eficientes emisarios de un Norte solidario que cada día salva a los negros.

La población del Norte traga. En realidad, la mayoría de los ciudadanos no sabe nada de lo que pasa en África, y no lo sabe, básicamente, porque no le importa demasiado. Pero sí conoce, en cambio, que los europeos envían cooperación a los negros y piensa que los africanos se están desarrollando gracias a ellos.

Todos los occidentales han sufrido, de alguna forma, el bombardeo de publicidad de los organismos de cooperación gubernamentales y no gubernamentales. No hay escapatoria: la encuentran en los medios de comunicación, la ven en los anuncios de las carreteras… A veces la oyen, resignados, cuando son asaltados por la calle por individuos con chalecos de alguna ONG. Y los padres y las madres la vuelven a oír cuando llegan a casa, cansados tras el trabajo, porque los maestros de sus hijos, con pasión sectaria, se han encargado de convencerlos de que tienen que divulgar este mensaje de bondad universal. Evidentemente, al fin tanta publicidad convence a cualquiera. No hay nadie que critique los proyectos de cooperación. Nadie se atreve a cuestionar una cosa que se ha hecho con «buena voluntad». Nadie investiga sobre las fuentes averiadas, las vacunas caducadas y los quirófanos por estrenar que se pueden encontrar en cualquier rincón del continente africano. Los medios de comunicación, cuando hablan de cooperación, lo hacen siempre desde un punto de vista propagandístico; no aportan ni pizca de espíritu crítico, como se supone que es su deber. Los parlamentarios, que en teoría deberían controlar cómo se gasta el dinero público, no son capaces de hurgar en este tema por miedo a herir sensibilidades… De esta forma, la cooperación se ha convertido en un icono incuestionable. Los políticos dedicados a temas de cooperación, las instituciones internacionales, las ONG y los «expertos» son intocables, porque se supone que encarnan todas las bondades de Occidente.

Ante este papanatismo, es imprescindible decir algunas cosas bien claras: la historia de la cooperación al desarrollo en África es la historia de un fracaso. Nunca tanta gente con tan buenas intenciones había dedicado tantas energías a una causa tan inútil. Hace ya cincuenta años que se impulsan políticas de desarrollo en el continente africano. A lo largo de estos cincuenta años, estas políticas de bien poco han servido. Y, en numerosos casos, incluso han sido contraproducentes. Con este libro me gustaría poner de manifiesto las contradicciones que presenta en África este gran negocio que es la industria del desarrollo.
……………………………………………………………………………………….

#globalizacion de Alto Standing

……………………………………………………………………………………….

Seguir leyendo el resto del libro here


Primum Et Septimun De Quatuor

el nombre de la rosa 2

Secretum finis Africae manus supra idolum age primum et septimun de quatuor

El hombre no conoce las cosas, sino los nombres

Todo está arreglado según un número 

El centro del laberinto ( “Finis Africae”, sala 56 ), donde se custodian los libros prohibidos.

« Las únicas verdades que sirven son instrumentos que luego hay que tirar »

Excusatio non petita, accusatio manifesta.

En este Cuarto día todos buscan, Los franciscanos, enfrentarse a la delegación papal, la delegación papal a la incómoda idea de que la Iglesia no deba poseer bienes. Guillermo busca pistas acerca de las muertes violentas, la solución del laberinto (y de paso, satisfacer su ansia por el saber), Adso, respuesta a su drama interior (entre el deber y el amor), Salvatore un medio de satisfacer, él también, su propia debilidad de la carne. Bernardo Gui busca continuar su lucha contra el maligno.

Los cerdos, seres más simples, buscan trufas…

Lujuria Intelectual.


Sincrodestino

wasteland-1280x1024

Descifra el Significado Oculto de las Coincidencias en Tu Vida y Crea los Milagros Que Has Soñado.

Soy un  trozo de espacio desperdiciado.

Tal cual……

Miedo y asco en mi axfisiante mundo de mierda

Mas asco que miedo, la verdad sea dicha

Cuz now I believe in merci….. A ver…. a la fuerza ahorcan….

Sustitutos de mierda como el chocolate de mierda para despistar el ansia, el delirio, el extravío, lo que duele donde siempre duele

La escasez de luz

«…Light completely distorses the way you describe something 

to a point which is colour is important but light is essential…»

Transitándo cielos e infiernos eléctricos…..


Transitando el Purgatorio

01

Soledad… Lao Tse Tao Te Ching

No conozco nada y nada me preocupa.
No veo diferencia entre sí y no.
No veo diferencia entre bien y mal.
No temo aquello que la gente teme en la noche.

La gente está feliz como en una fiesta suntuosa
O jugando en el campo en primavera;
Pero yo permanezco tranquilo y vagabundeando,
Como un recién nacido antes de aprender a sonreir,
Solitario, sin hogar.

La gente tiene lo suficiente y para compartir,
Pero yo no poseo nada,
Y mi corazón es ignorante,
turbio y ensombrecido.

La gente está rediante y segura,
Mientras yo sigo ciego y confuso;
La gente es inteligente y sabia,
Mientras permanezco torpe e ignorante,
Sin objetivo, como una ola en la superficie del mar,
Sujeto a nada.

La gente está ocupada con un propósito,
Mientras sigo impractico y tosco.
Estoy aparte del resto de la gente
Todavía sostenido por la Naturaleza.

Transitando el Purgatorio

La Soledad es el imperio de la conciencia

Lo que nadie te dice cuando te han dejado


Anleitung Zum Unglücklichsein

Infelicidad

El Arte De Amargarse la Vida

«¿Qué puede esperarse de un hombre?

Cólmelo usted de todos los bienes de la tierra, sumérjalo en la felicidad hasta el cuello, hasta encima de su cabeza, de forma que a la superficie de su dicha, como en el nivel del agua, suban las burbujas, déle unos ingresos que no tenga más que dormir, ingerir pasteles y mirar por la permanencia de la especie humana.

A pesar de todo, este mismo hombre de puro desagradecido, por simple descaro, le jugará a usted en el acto una mala pasada. A lo mejor comprometerá los mismos pasteles y llegará a desear que le sobrevenga el mal más disparatado, la estupidez más antieconómica, sólo para poner a esta situación totalmente razonable su propio elemento fantástico de mal agüero.

Justamente, sus ideas fantásticas, su estupidez trivial, es lo que querrá conservar…»

El Arte de Amargarse la Vida de Paul Watzlawick en descarga directa Aqui


El Título Ya Lo Pondré Mañana

06_800

·

“No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”

·

…las almas tristes de aquellos

que vivieron sin alabanza y sin infamia.

Mezcladas están al odioso coro

De los ángeles que ni rebeldes fueron

Ni a Dios fieles, sino para sí solos.

Los cielos los rechazan por no mancharse,

y el infierno profundo los evita,

pues de estos reinos alguna gloria cobrarían.

…Estos no tienen esperanza de morir

y su ciega vida es tan baja,

que envidian toda otra suerte.

El mundo no conserva su memoria;

La misericordia y la justicia los desprecia:

No pensemos en ellos, sólo mira y pasa

·

  • Cuando tengo una tarea pendiente que no despierta demasiado mi interés…
    1. ¡A por ella! Así me la quito de encima lo antes posible.
    2. Frecuentemente no la resuelvo pues dejo pasar los días sin hacer nada.
    3. Dejo pasar más tiempo del que quisiera para ponerme con ella.
  • Habitualmente cuando tengo asuntos engorrosos que resolver…
    1. Me los acaban resolviendo terceras personas.
    2. Los hago frente en primera persona.
    3. Me hago el remolón por si alguien me los resuelve y si eso no ocurre los resuelvo yo.
  • Cuando veo e-mails pendientes en la bandeja de entrada de mi correo…
    1. Ahí se quedan hasta que encuentre el momento de atenderlos.
    2. Reconozco que están ahí más tiempo del que me gustaría.
    3. Me “pican” por lo que me los quito de encima lo antes posible.
  • Debo dar una respuesta que sé que no va a gustar, por lo que me resulta incómodo hacerlo…
    1. Cuánto antes lo haga antes me quito “el marrón de encima”.
    2. A veces, tengo problemas por no haber dado dicha respuesta.
    3. Dejo pasar algunos días hasta que al final me decido.
  • Tenía pensado enviar una carta…
    1. …y la envié en el día que me propuse.
    2. …pero al final no la envié, ya que no tenía sentido después de tanto tiempo como ha pasado.
    3. …y la envié en la semana que me la propuse.
  • Cuando quiero quedar con alguien que hace tiempo que no veo…
    1. Quedo bastante después de lo previsto.
    2. Fijo el día lo antes posible.
    3. No encuentro el momento por lo que mis llamadas siempre acaban con el “esta vez tenemos que vernos pronto”.
  • Habitualmente, cuando alguien tiene que realizar un trabajo conmigo…
    1. Se queja de que le entorpezco pues dejo pasar mucho tiempo hasta hacer mi parte.
    2. Me tienen que dar algún toque que otro para que haga mi parte.
    3. Cumplo mis plazos respecto a la realización de las tareas que me corresponden.
  • Si una tarea me causa mucha ansiedad por el miedo de hacerlo mal…
    1. Me pongo con ello teniendo en cuenta una fecha de finalización.
    2. Lo acabo un poco pasado de plazo, ya que le doy demasiadas vueltas para hacerlo bien.
    3. Tengo problemas por finalizarlo tan tarde, ya que ¡nunca está lo suficientemente perfecto!.
  • Mis problemas…
    1. Me cuesta afrontarlos personalmente, pero al final me pongo con ellos.
    2. Son asunto mío y soy yo quien debe tomar cartas en el asunto.
    3. Se hacen más grandes porque no tomo cartas en el asunto.
  • Tengo que pedir cita en el médico para una revisión…
    1. A veces lo hago hasta dos meses más tarde.
    2. Lo hago a lo largo de ese mes.
    3. Intento hacerlo en esta semana.
  • Cuando debo comprar un regalo…
    1. Me pilla el toro y en más de una ocasión lo he hecho el día antes o incluso en el mismo día.
    2. Lo hago con tiempo suficiente, hasta un mes antes.
    3. Lo hago una semana antes más o menos.
  • Quiero aprender un idioma / u otra actividad…
    1. Llevo esperando un año o más para ello.
    2. Este mes me apunto como sea.
    3. Llevo esperando seis meses o más para ello.

Claves y resultados del test de procastinación

Suma todas las puntuaciones obtenidas en el test anterior y consulta la interpretación asociada a tu resultado para comprobar qué capacidad de procrastinación tienes y si resulta un problema en tu día a día:

  1. a= 0     b=2    c=1
  2. a= 2     b=0    c=1
  3. a= 2     b=1    c=0
  4. a= 0     b=2    c=1
  5. a= 0     b=2    c=1
  6. a= 0     b=1    c=2
  7. a= 2     b=1    c=0
  8. a= 0     b=1    c=2
  9. a= 1     b=0    c=2
  10. a= 2     b=1    c=0
  11. a= 2     b=0    c=1
  12. a= 2     b=0    c=1

Resultados del test de procrastinación

0-8 puntos – ¡Cuanto antes mejor!

Tu forma de afrontar los problemas es buena, ya que tomas cartas en el asunto cuánto antes. Este hecho puede ahorrarte muchas molestias. Sin embargo, ten cuidado; no conviertas esta actitud positiva en un error haciéndolos demasiado rápido o angustiándote por ser muy perfeccionista. Sin necesidad de postergar, recuerda también que algunas cosas llevan su tiempo.

8-16 puntos – Ahora voy… espera un poquito más

No queremos agobiarte, pero recuerda que si tú no tomas cartas en el asunto, las cosas que dependan de ti no se van a resolver solas. Sin caer en la angustia, intenta organizarte no dejando pasar demasiado tiempo en resolver los asuntos pendientes. Ponerte unos días límite te ayudará a conseguirlo.

16-24 puntos – Hoy no es el día, ni mañana ni al otro

¿A estas alturas no te has dado cuenta de que “las ganas no vienen solas”? Si tú no te pones en marcha nunca sentirás que es el momento de hacerlo. Empieza a hacer las cosas pendientes, el hecho de hacerlo te reforzará a seguir haciéndolo. De lo contrario, tus problemas no serán los problemas en sí, sino el hecho de no haberte puesto con ellos. . .

Yo el Test no lo he hecho….. A ver si me pongo mañana….


Mujer Reina Diosa Hechicera

budurq4

 1738

LOCUPLETISSIMUS THESAURUS

Locupletissimus thesaurus continens varias & selectissimas benedictiones, conjurationes, exorcismos, absolutiones, ritus, administrationem sacramentorum, aliorumque munerum pastoralium, ad utilitatem christi fidelium, et commodiorem usum Parochorum, omniumque Sacerdotum, tam saecularium, quam religiosorum curam habentium. Ex diversis ritualibus et probatissimis authoribus locupletior et correctior redditus.

·

Protégete de enemigos
Esta es una receta muy sencilla, solo tienes que colocar en tu pie derecho un papel con el nombre de la persona que te desea que te vaya mal, nombre y apellidos completos. Despues te pones el calzado como de costumbre y a medida que vas caminando dices el nombre de la persona y con cada pisada, le deseas que se devuelva el mal que te ha deseado. Veras como funciona!!! Después sabras de ella.

Devolver daño
3 vasos se vidrio, 1 para cada dia. Antes de dormir llenar 1 vaso con agua corriente, fijar la vista en el imaginarse a quien nos hizo la magia y decir con voz firme y segura:
«El mal que me has provocado se devuelva a ti, las lágrimas que he llorado las llores tu, el dolor que me has causado sea tuyo» . Ponerlo debajo de la cama a la altura de la cabeza. Al día siguiente al despertarnos tomar el vaso y arrojar el agua al inodoro en tres tiempos y descargarlo. Esto se hace durante tres días.

Amuleto para protección
En un trozo de tela negra introduce un par de petálos de rosa y otro par de la flor que tu quieras, después añade un poco de arena y piedrecillas. A continuación cose la tela de manera que quede como una especie de bolsita. Levalo siempre con tigo, y no solo te protejerá, sino que te dejará un agradable olor.

Contra el mal de ojo
Necesitaras dos dientes de ajo y unas tijeras.
Coloca debajo del colchón las tijeras abiertas, pon los dientes de ajo, uno entre los filos de la tijera y el otro entre los agujeros (donde metes los dedos cuando la usas). Déjalo debajo de tu colchón hasta qe veas que mejoró tu situación y los males desaparezcan. Todas las noches antes de acostarte reza » que el ajo te ahuyente, que la tijera te corte, que todo lo que me mandas, a ti regrese».

·


Impermanencia

esto tambien pasara (1)

Esto también pasará.

Cada vez que hacemos algo tenemos que imaginar otras formas de hacerlo para enriquecer nuestra creatividad. En el fondo se trata de no repetirse, en ninguna de las actividades que desarrollamos. Los sufís dicen que el único pecado es la repetición.


El Segundo Círculo del Infierno

Soy  lo suficientemente fuerte como para ser amable, lo suficientemente abierta para poder ser tocada, lo suficientemente vulnerable para poder ser herida, lo suficientemente segura para poder estar equivocada y lo suficientemente rica para poder ser generosa.

Someter la razón a la pulsión.

 

En el segundo círculo del Infierno de Dante, se encuentran aquellos que han pecado de Lujuria. Dante condena a estos «malefactores carnales» por dejar que sus apetitos sobrepasaran su razón. Ellos son los primeros en ser verdaderamente castigados en el Infierno, pero estos primeros círculos del infierno son pecados menos graves ya que son aquellos en los que uno se ha dejado llevar por los instintos.

 

La almas en este segundo círculo son llevadas de un lado a otro por terribles tormentas, que los embiste contra el suelo, las montañas y entre ellos sin poder descansar. Esto simboliza el poder de la lujuria de hacer a uno vagar sin motivo ni destino.

 

Minos, juez de este segundo círculo infernal,  sumerge a estos pecadores en un gran torbellino que les agobia en la soledad más absoluta; el concepto de soledad parece ser la causa a largo plazo de estas personas que en su ansia lujuriosa buscan placer inmediato y acaban en penumbra debido a no saber fomentar un placer más contemplativo y prefieren el placer carnal instantáneo.

 

 

Y la pulsión se hizo carne.

 

M comparte un trasfondo general de rabia, reacciona desde un cimiento emocional de ira y tiene problemas con la apropiada concepción racional, es decir: el pensar claramente.

Es dinámica, fuerte e independiente. Demuestra la virtud del poder y sabe cómo ejercer influencia para propósitos constructivos. Es una líder natural que inspira a otros, protege al débil y se esfuerza por la justicia. Usa su fuerza para sacar adelante las cosas y tiene el valor y la voluntad para poner en práctica y ejecutar nuevas ideas. Es honrada y directa, produciendo un enérgica y fresca satisfacción en cualquier cosa que realiza.

Es una  amiga leal y generosa que protege aquello que es delicado y vulnerable en los demás. Ésta es, al mismo tiempo, una metáfora de cómo se relacionan consigo misma. Debajo de su fuerte armadura externa se encuentra cobijada una parte de sí misma más infantil y vulnerable. Esta parte se encuentra relacionada con la inocencia. Puede con toda facilidad ver el mundo como por primera vez a través de los ojos de un niño. Tiene un amor relacionado a lo natural y espontáneo que es una fuente de espiritualidad y evoca esta calidad inocente.

M es asertiva, confiada en sí misma y fuerte, ha aprendido a luchar para conseguir lo que necesita, quiere y desea. Está orientada a la acción; tiene una actitud de «puedo hacerlo» y cuentan con una gran motivación interna. Le encantan los desafíos y es hábil para iniciar proyectos; toma la iniciativa y hace que las cosas ocurran. Es una líder natural que los demás respetan y a quienes acuden en busca de orientación. Decidida, autoritaria y dominante, M se gana el respeto a través de ser honesta y utiliza el poder en forma constructiva defendiendo y protegiendo a la gente, actuando como proveedora,  promotora de causas nobles y empresas valiosas. En su mejor estado: se vuelven moderada, magnánima, misericordiosa, valiente y tolerante.

En circunstancias normales a M le preocupa llegar a ser autosuficiente así como independiente a nivel económico. Es  pragmática, emprendedora, trabajadora y muy audaz; le encantan las aventuras y correr riesgos para ponerse a prueba y reafirmarse.

Cuando M entra en disfuncionalidad, su interés por el poder comienza a denigrar y a corromperse y empiezan  a cubrir sus vulnerabilidades con agresivos despliegues de fuerza. Se sobre-identifica con ser fuertes como una forma de negar su lado tierno y sobrevivir en un mundo que consideran peligroso. También tiende a los excesos –quedándose despierta hasta muy tarde, haciendo demasiadas cosas, manejando a excesiva velocidad y extraviándose de cierta forma en las adiciones para adormecer sus sentimientos más vulnerables.

Empieza a querer dominar todo el ambiente (incluso a la demás gente) y se vuelven enérgica, agresiva, orgullosa, egocéntrica y expansiva: se convierten en «el jefe» cuya palabra es ley. Impone su voluntad y visión en todo y no ven a los demás como sus iguales ni los tratan con respeto. Siente que deben salirse con la suya y se vuelven confrontadora, beligerante y desafiante. Todo lo convierten en una prueba de voluntad y nunca cede. Utiliza amenazas y represalias para que los demás la obedezcan, para mantenerlos en desequilibrio y con una sensación de impotencia. Sin embargo, el trato injusto hace que los demás tengan resentimientos y existe la posibilidad de que se agrupen en contra de ella.

M se aferra a su poder y quiere prevalecer con el control sin importar el costo. Se vuelve totalmente cruel, violenta, inmoral y despiadada, dictatorial y opresiva. No admiten la culpa, ni el temor ni cualquier otro sentimiento humano. Comienza a desarrollar ideas delirantes acerca de sí misma y se siente omnipotente, invencible e invulnerable. Cada vez se vuelven más temeraria y si siente que está en peligro se vuelve vengativa y  salvaje, puediendo destruir con crueldad a todo aquel que no haya acatado su voluntad.

Su motivaciones clave es tener confianza en sí misma, probar su fuerza y resistir la debilidad, ser importante en su mundo, dominar lo que les rodea y tener el control de todas las situaciones.

Su miedo básico es ser herida o dominada por otros
Su deseo básico es protegerse, tener el control de su propia vida y de su destino.

Centro: Instintivo
Pasión: Lujuria
Fijación: Venganza
Visión de sí mismo: Yo puedo
Estructura de temor (lo que evita): Debilidad
Estructura de deseo: Sentirse fuerte y salvador
Trampa o justificación: Justicia
Otros descriptores: Actitud castigadora, rebeldía, dominación, insensibilidad, embaucamiento, cinismo, narcisismo, autonomía, predominio sensomotor, intimidación, afición al riesgo.

Con la Lujuria a flor de piel:

Martin Luther King Jr, Mikhail Gorbachev, George Gurdjieff, Pablo Picasso, Richard Wagner, Sean Connery, Susan Sarandon, Glenn Close, Russel Crowe, John Wayne, Charlton Heston, Norman Mailer, Mike Wallace, Barbara Walters, Ann Richards, Toni Morrison, Lee Iococca, Donald Trump, Leona Helmsley, Frank Sinatra, Bette Davis, Roseanne Barr, James Brown, Chrissie Hynde, Courtney Love, Fidel Castro y Saddham Hussein.


Imbecilidad Transitoria

No como, no duermo, no vivo, no escucho, no pienso

Me olvido del bolso, hablo sola en el metro

Me olvidaras, porqué te vas?

 

Hablo demasiado, fumo mucho y todo me va mal

Me siento irracional, fuera de todo plan

Me llamarás, me escribirás, me olvidarás?

 

Hablo demasiado, cruzo la calle  no miro a los lados

Y paso la esquina de largo

Itinerario equivocado.

 

Te llamo a tu casa y se que no estas

Y me invento tu voz y te tengo detrás

Y ya no estás, porqué te vas ?

 

Noches en vela, euforia ansiedad y tormento

Me pierdo en tu nombre no vivo el momento

Está en mi carta astral, que fatalidad.

 

Hablo demasiado, como chocolate,

No puedo dormir, el pulso de la sangre en mis oidos late

Me llamarás, me escribirás, me olvidarás?

 

Hablo demasiado

Cruzo la calle y no miro a los lados y paso la esquina de largo

Te llamo a tu casa y se que no estás

Me olvidarás, porqué te vas ?

 

Este es uno de los Freestyles que escribió Morfema (Bendito sea Dios !!!) cuando ni idea tenía que a mi me podian pasar estas cosas, porque mi vida hasta entonces había sido un pelear de Artemisa asexuada y tocacojones sin ninguna intención de convertirme en aquella desgraciada y dependiente Perséfone en la que solo dos años después me convertí. Y vaya conversión la mía, vamos que si a mi me dicen que…., os mando a todos a tomar por culo, que a liberada, independiente, frígida y megaguay no me ganaba nadie.

Total que metidos en faena me llegó a acontecer el episodio, pero no del todo porque a mi me faltaba la parte esa de la alegría, de la esperanza, las mariposillas, el rubor…. esa mitad me la perdí porque de verdad que hay que ver lo que me la sudaba el tipo, si a mi solo me importaba acallar el animalito de mi ansiedad que me comía la gastritis, pero claro, superdotada que soy pues decidí vivir su infierno, plantarme una medalla inmarcesible de campeona de la adversidad, aceptarle como cucaracha, que al fin y al cabo lo era,  MI CUCARACHA, y en mi desgracia utilizarle para sentir que yo no era como él ni mucho menos, faltaba más hombre, si con todo lo que le aguantaba ya me habia ganado el respeto de toda la comunidad, por fuerte, luchadora, infatigable, indestructible, incombustible, reina, mujer, Diosa.

Y vivir su infierno para no tener que vivir el mío.

Después de 3 años pelados que me parecieron 3 siglos, adicta a los recaptadores de Serotonina, el Diazepam, la coca y el Jack Daniels, le abandoné llorando a moco tendido, hundiendomé más si cabe en mi desgracia de inadecuada, inadaptada y proscrita, porque hay que joderse saber que te importa un puto pito y SENTIR que sin él no te llega el aire que respiras.

Toda una demostración de imbecilidad transitoria en su estado más primitivo.

El Freestyle va perfectament conjuntado con el sampler de «Porque te vas» de Jeanette, de ahi el «porqué te vas» tan reiterativo.

Y aqui el texto de Lucía Etxebarría en el que me Morfema se inspiró para hacer el Freestyle

«Feniletilamina»

Euforia, tormento. Noches en vela. Días inactivos. Sueña despierta delante del ordenador. Se olvida el bolso en el supermercado. Sigue de largo donde debería doblar. Habla en voz alta mientras camina sola. Planea lo que le diría, o lo que debería haber dicho. Lo que le dirá en un próximo encuentro. Corre riesgos estúpidos. Dice tonterías. Se ríe demasiado. Habla de lo que no debe. Revela secretos. Pasea de madrugada. Algo que dijo él aún le resuena en sus oídos. Ve su sonrisa si cierra sus ojos. Atesora las entradas de la película que vieron juntos. ¿Qué pensaría él del libro que está leyendo? Un perfume despierta un sin fin de recuerdos. Una canción le provoca sollozos. Llora un promedio de cien lágrimas diarias. Y duerme, calcula, unas cuatro horas por noche.

“Esta violenta perturbación emocional (desórdenes de atención, conexiones intrusivas, hipersensibilidad y exaltación, cuadros de ansiedad) se inicia en una pequeña molécula llamada feniletilamina (FEA), que se encuentra al final de algunas células nerviosas y ayuda al impulso de saltar de una neurona a la siguiente. Es una anfetamina natural que se acumula en el sistema límbico, el centro emocional del cerebro. El sentimiento de amor –lee- puede resultar de la inundación de FEA y otros estimulantes naturales que saturan el cerebro, transformando los sentidos y alterando la realidad”.

Pierde el apetito, pero a veces asalta la nevera a las 6 de la mañana. Cree reconocerlo en la oscuridad de los bares y luego se da cuenta de que se ha equivocado. Escribe su nombre en servilletas sucias, y le tiemblan las manos si descuelga el teléfono. El pulso de la sangre resuena en los oídos. Una llamada podría abrir la puerta del cielo. El grifo de la ducha queda siempre abierto. Acaricia a los niños en el autobús y a los perros sarnosos que cruzan las aceras. Si camina a su lado, siempre piensa que cae y tiene que recordar cómo diablos se camina. Se cambia de ropa delante del espejo setenta y siete veces antes de cada cita. Se descubre imitando gestos que le ha copiado. Repitiendo sus frases en las conversaciones.

“Tras algunas semanas de administración de inhibidores de la MAO -lee-, un hombre perpetuamente enfermo de pasión comenzó a tomar con más calma sus relaciones de pareja y pudo incluso vivir solo con bienestar. Aparentemente ya no anhelaba la respuesta de FEA. Este paciente hacía años que estaba en terapia. Sin embargo parece que hasta que no se le administró la ayuda química, fue incapaz de aplicar lo que había descubierto debido a su irrefrenable respuesta emocional”.

Bebe demasiado. Come chocolate. Deja las llaves puestas en la cerradura. Cuando duerme sola se abraza a la almohada. Sopesa a cada instante el tiempo compartido. Se sabe de memoria su talla de jersey. De pantalones, camisa, calcetines y botas. Llama a su casa cuando sabe que no está. Paladea su voz en el contestador. Le obsesiona el color de su ropa interior, y se pone una falda, la primera en un año. Enumera sus fallos para no idealizarlo. Y acaba por pensar que iluminan sus virtudes. Nada setenta largos. No para a descansar. Intenta pensar sólo en las brazadas, y el agua. Sale tiritando y no consigue olvidarse. Lee libros de autoayuda que no le gustarían. Con las novelas tristes llora a moco tendido. Habla sola en el metro, o con desconocidos. Se ha pintado de negro la uñas de los pies. Nunca llega a tiempo a una sola cita. Grita como una loca bajo el chorro de agua. Al menor de sus gestos se le congela el pulso. Escribe cartas absurdas que nunca le ha enviado. Redacta tonterías sin pie ni cabeza.

SOSPECHA QUE LA QUÍMICA NO HARÍA NADA POR ELLA.

«El amor, dijo Ortega y Gasset, es una especie de imbecilidad transitoria. No aclaró, sin embargo, que nos alivia de una imbecilidad más permanente: La razón, y de su exagerado amor por ella: La filosofía.»


Ananké

Huyo de lo que me sigue; voy detrás de lo que huye de mí. 

En la mitología griega, Ananké era la personificación de lo inevitable, la necesidad, la compulsión y lo ineludible. 

Surgió de la nada al principio de los tiempos formada por sí misma como un ser incorpóreo y serpentino cuyos brazos extendidos abarcaban todo el universo. Desde su aparición Ananké estuvo entrelazada con su compañero, la personificación del tiempo: Chronos.

Ananké y Chronos permanecieron eternamente entrelazados como las fuerzas del destino y el tiempo que rodean el universo, guiando la rotación de los cielos y el interminable paso del tiempo. Ambos estaban muy lejos del alcance de los dioses más jóvenes, cuyos destinos se decía que controlaban.

Ananké es la fuerza imperiosa que utilizamos en todo momento para existirnos, para sobrevivir a costa de lo que sea. Solo estamos libres del mando de Ananké cuando dejamos de existir por nosostros mismos, cuando nuestra vida nos es ofrecida desde fuera de nosotros y renunciamos a nuestras destrezas, cuando dejamos de saber y de utilizar nuestras astucias para defendernos, cuándo morimos de nosotros mismos y vivimos impregnados del genuino existir de la belleza, de la verdad y de la bondad.

El dolor cuando se presenta es inevitable, ineludible y provoca la necesidad de padecer miedo y elaborarlo agresivamente, realizando compulsivamente acciones que disipen el pánico doloroso. El ser humano desde que nace está abocado a proveerse de resoluciones a sus necesidades para existir, el puro sentimiento de mantener la existencia es dolor que se elabora en miedo y agresión. El segundo principio de termodinámica muestra que el desorden en un sistema físico siempre aumenta y nunca disminuye.

El existir nos lleva a actuar, el dolor provoca miedo, nos defendemos para seguir existiendo, y la propia pulsión por sobrevivir encuentra su única  salida a través de la  necesidad. El dolor, el miedo, la agresión y su contención, está conducida desde su inicio por el impulso  de Ananké.

Cuando el objeto que produce miedo es demasiado amenazante el individuo contiene sus agresiones hacia su enemigo para evitar la derrota y su aniquilación.

No obstante la fuerza  de Ananké persiste y en ese momento el ser humano realiza compulsivamente acciones que disipen el pánico doloroso, tales como huir o desplazar la agresión bien hacia uno mismo o bien hacia algo semejante.

ANANKÉ ES LA ESENCIA BÁSICA DEL DOLOR QUE GENERA TODAS LAS EMOCIONES. El dolor surge cuando ciertos sistemas neuronales son  estimulados y en ese momento aparece la sensación de daño que genera a la vez la primera emoción innata que es el miedo.

En el paleocerebro-reptiliano el dolor se transforma en percepción de miedo y ejecución de agresividades.

En el cerebro límbico-mamífero el miedo y la agresividad se contienen emocionalmente debido a las potencias compasivas y surge la tristeza.

En el cerebro neocortical-humano  la tristeza se convierte en técnica, ciencia y arte  para resolver el miedo y desplazar la agresividad hacia la belleza.

Y es ahí donde Ananké se sublima para crear VIDA.


Veneno


Es sorprendente que los seres humanos a veces llamemos amor a las emociones y conductas más extrañas y desviadas. Algunas personas confunden el amor con la posesividad más destructiva, y otras se sienten enamoradas de personajes egocéntricos que les reportan casi puros sufrimientos y malos tratos. Cientos de veces tratan de arrancarse de ellos, para volver otras tantas a buscarlos. Todos tenemos cosas que ocultar en nuestra vida amorosa. El problema surge cuando no son actos esporádicos, sino hábitos permanentes. Si compulsivamente damos todo por el otro, incluso la propia cordura, y creemos que esta penosa autodestrucción es un acto amoroso, ha llegado el momento de preguntarse: ¿es amor o es adicción?

La intensidad de la adicción en el amor suele estar en directa proporción a la profundidad de necesidades afectivas básicas mal resueltas en la infancia. Al igual que en las adicciones al alcohol o a las drogas, la dependencia llevada al extremo de ceder el control de la propia vida a algo o alguien fuera de uno mismo, está basada en algún tipo de miedo. Miedo a sufrir, al fracaso, a la soledad, a la rabia, a la culpa, a decepcionar o a morirse. Los amantes se apegan uno al otro, cegados por la ilusión de que la relación amorosa de alguna manera arregla sus miedos.

Llamamos relaciones adictivas a aquéllas que son laberintos sin salida o historias que sólo pueden terminar mal. O a aquéllos insistentes apegos a personas inalcanzables e incapaces de comprometerse, o que ya están comprometidos. O a relaciones que carecen de lo que uno o ambos miembros de la pareja necesitan: amor, ternura, sexualidad, honestidad, apoyo emocional. Y, en los casos más extremos, a relaciones que son campos de batalla donde la rabia y el abuso predominan.

En las relaciones adictivas, el te necesito, propio de todo vínculo amoroso, se convierte en demanda obsesiva o en pánico permanente frente a una posible pérdida. Si, por agotamiento, se dan pasos para terminar ese dañino lazo, los amantes sufren agudos síntomas de privación. Al igual que en las adicciones a sustancias químicas, se observan síntomas síquicos angustia, insomnio, desesperación y físicos opresión al pecho, sudoración, mareos, jaquecas, que sólo se alivian cuando se restablece el contacto con el ser amado. Permanecer en relaciones destructivas puede ser dañino para la salud. Sin embargo, no todo es tan negro y sombrío. Terminar una relación amorosa enfermiza es difícil pero no imposible. Algunos lo logran por sí mismos, otros requieren de ayuda. Lo importante es que usted se dé cuenta de que quién le quita su autoestima no va ser el que se la devuelva. Al contrario, en cada intento por restituir la dignidad perdida, quedará más dolido y devaluado. No gaste más tiempo ni energía. Atrévase, pierda el miedo. No sólo va a sobrevivir, sino que experimentará un intenso alivio. Se lo aseguro. Porque eso no es amor: es adicción.

Mucha gente racional y equilibrada establece, a pesar de sí misma, relaciones amorosas adictivas que sólo les reportan sufrimiento. Infructuosamente tratan de romper con su pareja, convirtiéndose ésta en una prisión de la cual no logran escapar. Se sienten invadidos por la angustia frente a la más mínima señal de abandono. El miedo a la soledad los paraliza y pagan cualquier precio con tal de evitar la ruptura. Si usted ha malgastado suficiente tiempo en tratar de cambiar a quien sistemáticamente lo daña o rechaza, he aquí algunas sugerencias prácticas que pueden ayudarlo a romper las cadenas.

La primera tarea es comprender que el costo de mantener la ilusión de que lo aman lo está llevando a la ruina, en términos de respeto por sí mismo, autoconfianza y salud mental. Las personas atrapadas en el mal amor tienden a hacerse trampas a sí mismas con tal de permanecer en una relación que va en contra de su salud. Se convencen de que lo que tienen es mejor que nada, de lo mucho que perderían si se quedaran solos y de varias otras consideraciones prácticas. Familiares y amigos, cansados de verlos sufrir, ven cómo sus intentos de hacerlos entrar en razón se estrellan contra creencias profundamente arraigadas que reflejan miedos impermeables a todo argumento racional. Me quedaré solo para siempre, a pesar de todo, lo quiero o no puedo vivir sin él (o ella), son frases típicas que invitan a reflexionar sobre el abuso que se hace de la propia inteligencia en la creación de razones para seguir con la pareja. Es importante identificar de dónde proviene el hambre de afecto que le impide dejar la relación. Conviene escribir todas las situaciones y sentimientos que acompañan la relación amorosa. Esto le permitirá apreciar más objetivamente la frecuencia y forma de los sinsabores que, desde hace tanto tiempo, soporta. Descubrir conductas que se repiten una y otra vez, posibilita sacar conclusiones y asociarlas con relaciones amorosas anteriores. También le protegen de seguir autoengañándose. A continuación, haga conexiones entre el niño que usted fue y la inseguridad que siente cuando su pareja se aleja. Pregúntese desde cuándo lo acompaña la angustia que la relación, por mala que sea, le ha permitido mantener enterrada. Cierre los ojos y piense en lo que ve y en cómo representa usted su propio vacío. Intente descubrir los miedos que la ausencia del otro desatan. Por último, busque redes de apoyo emocional. Amigos y familiares podrán sostenerlo en los amargos momentos de la ruptura. Terminar es difícil, despierta sentimientos de desamparo, y la soledad es mala consejera. Quienes lo quieren de verdad podrán ayudarlo y reflejarle situaciones autoengañosas que la angustia le impide ver.

Permanecer en una relación insatisfactoria es una tragedia personal, que destruye la opción futura de un amor nutritivo. Romper las cadenas de un amor obsesivo puede ser tan complejo como salir del alcoholismo. Al igual que en éste, la larga travesía comienza con reconocer que se está insanamente enganchado y termina con la alegría que reporta recuperar el control de la propia vida. Poder decir con alivio: no era amor, era adicción.


B·anidad

B quiere reafirmarse, distinguirse de los demás, ser el centro de atención, ser admirado e impresionar a la gente.

Su máximo logro es imponer su pasión que es la de aparentar para conseguir.

B prefiere el grupo ante el que brillar y la actividad que le defienda del riesgo de los tiempos muertos, de la inactividad ante la que siente  un auténtico pánico. Si descansa, lo hace como preámbulo necesario a la siguiente actividad. Si fracasa en algo, rápidamente lo minimiza y tienen en mente un próximo logro más seguro. En sociedad es absolutamente brillante, en equipo es eficaz, en familia responsable  y  con los amigos es servicial, amable y generoso. El leit motiv: mantener la imagen; si para ello hay que competir, mejor: es para lo que ha nacido. Su intención final: todo ha de servir, incluso las amistades, para conseguir sus metas. B es un ejecutor, un conseguidor y un mercantilista. Se vende bien y vende bien todo lo que le rodea.

Cuando algo le descentra y le pone nervioso se vuelve competitivo para mostrarse superior a los demás: se compara con otros en busca de éxito, estatus y prestigio. Es un escalador social para quien es importante la exclusividad, la carrera y el hecho de ser un «triunfador». B es pragmático, eficiente y orientado a metas; sin embargo, también es calculador y pierde contacto con sus sentimientos bajo la apariencia de ser frío. Se vuelve consciente de su imagen y está muy preocupado por la forma en que los demás lo perciben, por proyectar la imagen adecuada, por decir lo correcto y por presentarse según las expectativas. B es un camaleón social que se adapta sin problemas según el contexto al que se enfrente. A medida que entra en pánico surgen problemas con el compromiso, con la intimidad así como con la deshonestidad y la falsedad. Empieza a impresionar a los demás con sus aires de grandeza siempre tratando de aparentar ser mejor de lo que realmente es. Narcisista y pretencioso; se siente especial, lleno de amor propio inflado y con expectativas grandiosas respecto a el mismo y a su potencial. Se vuelve arrogante y exhibicionista, a medida que despide hostilidad y desprecio por los demás.

Puesto que teme al fracaso y a la humillación, B es su  estado más vulnerable pueden llegar a convertirse en un  explotador y un oportunista capaz de hacer lo que sea para mantenerse arriba, incluso a costa de los demás. Llega a ser vil, inmoral, mentiroso patológico y puede aprovecharse de las demás personas de cualquier modo posible. Lleno de celos, sabotea y traiciona con malicia a la gente apuñalando por la espalda a amigos y colegas y arruinando reputaciones así como relaciones por la sensación de triunfo que ello le proporciona. Y en su último estadio de disfuncionalidad  se torna vengativo y sádico  siempre con la intención de arruinar a los demás .

Las relaciones íntimas  sufren cuando desvía sus sentimientos por medio de la imagen de quien debería ser al ofrecer una máscara que sea del agrado de otros. Para B la conveniencia y la eficacia se convierten en lo más importante. Se concibe a si mismo como una maquina de alto rendimiento cuyo propósito es correr de tarea en tarea, asegurando los resultados antes de llegar a la nueva línea de meta. Para B la vida es una continua batalla, un juego que se juega para ganar.

Para ganar se vuelve hiperactivo, usando sus relaciones principalmente como un trampolin para su beneficio profesional. Sabe jugar muy sucio. En la vanidad disfuncional ganar se convierte en lo único que existe. Y la máscara tras la cual se esconde puede eclipsar por completo su alma. Llega ser amoral, maquiavélico, despiadado, manipulador y falso. Empieza a creerse sus propias mentiras y a entrampar a las personas sin conciencia alguna de ello. Su objetivo es mantener una ilusión de superioridad gracias a la cual siguen teniendo el control sobre sus objetivos.

Su miedo básico es no valer, no tener ningún valor aparte de sus logros, y su deseo básico sentirse valioso, aceptado y deseable.

B fue valorado en su infancia por su hacer más que por su ser, por su conducta más que por el mismo, por sus logros más que por los esfuerzos que hacían para conseguirlos. Vivió como una carrera de obstáculos la consecución del cariño o del reconocimiento y la satisfacción de la simple necesidad de ser tenidos en cuenta. Había que adaptarse a los deseos de papá o mamá para tener una identidad. Y así fué creciendo, creyéndo ser aquello a lo que se adaptaba. Y ésta es precisamente la tragedia de B: no saber quién es en realidad, porque no desarrolló desde que era niño el hábito de contactar con sus propios sentimientos y deseos. Llegó a creer que la mirada del Otro le hacía existir y que los demás sólo podían apreciarle por su actividad y por su imagen. En la loca carrera por agradar y triunfar, es lógico que aparezcan el estrés, la ansiedad y la angustia.

«He permitido que los demás se engañen a sí mismos. En ocasiones, no se han preocupado en averiguar quién o qué era yo. En lugar de eso, se inventaban un personaje. Ni me molestaba en discutir con ellos: era obvio que buscaban alguien que no era yo…«.

Pero en su mejor forma cuando no se siente amenazado, inferior o inadecuado B es seguro de sí mismo, se sienten deseable y goza de una alta autoestima; cree en si mismo y en su propio valor. Adaptable, energético, muy atractivo, encantador y popular. Emocionalmente es comprensivo, impresionable y sensible a la vibración del otro. Posee una intuición muy fina en su trato con los demás y los predispone a su favor con pequeñas atenciones verbales, con cálidos elogios o mostrando una consideración enternecedora. Es gregario y necesita gente a su alrededor para sentirse entero, bien y feliz. B es más sensible y refinado, más intuitivo, más entretenido, más dotado y más espiritual que los demás. Tiene temperamento de actor. Debajo de su genuina sociabilidad subyace la necesidad de audiencia y necesita del aprecio y atención de los demás para sacar lo mejor de su propia naturaleza y sentirse vivo.

Es muy ambicioso porque quiere perfeccionarse y ser el mejor.  Sobresale en su faceta creativa más por lo que compite, lucha y trabaja que por su faceta artística en sí y es verdaderamente admirable; Los demás quieren ser como él e imitar sus logros. Es un buen comunicador, motivador y promotor de si mismo; sabe cómo presentar algo en forma aceptable y atractiva. Se acepta a sí mismo, se guía por normas propias, es genuino y auténtico; Es todo lo que parece y aparenta ser. Es modesto y caritativo. Tiene un sentido del humor especial así como un gran corazón. Es noble, amable, generoso y considerado.

Es por eso que a mi la máscara  que llevas de Último Guerrero mega trabajador que está en constante lucha con el mundo me importa menos que nada, a mi me importa el que hay detrás y al que yo veo sin ninguna dificultad. No me culpes por ser una superdotada emocional. Las índigos es lo que tenemos, que no se nos escapa una.


Medida y Violencia

Cual es la medida y violencia de cada acción que comenzamos? Si solo se pudiese por un momento adivinar la dimensión  de cada momento y pasarse la vida deseando no fuera el objetivo de nuestras vidas… Sin estar y solo esperando, al gran día, a ese gran hombre, a ese definitivo cambio a mejor, a esa disculpa que nos haría encajar algo más en nuestras propias dudas, esperando siempre que todo cambie, que la gente vuelva, que el mañana no nos duela tanto, que el ayer nos pese menos cada día, esperar que aquel nos diga lo que queremos oír desde que nuestros oídos oyen, que esa alabanza nos remiende el ego, que esa disculpa nos refrende en lo acertado de nuestros pasos y acciones, esperando dependemos de nuestra realidad para sobrevivirnos y es la realidad de los otros la que nos salva de nosotros mismos.

Soy la niña que no quiere comer porque se niega a ser mujer, soy el alma dormida de Jorge Manrique, yo soy la que tenía siempre esperanza, la que lleva las zapatillas desatadas, el pelo enredado al alma y esa que no quiere volver nunca a casa porque no tiene casa, soy la que sin tener casa sueña con un hogar donde descansar y poder ser ella misma, esa misma que acaba siempre rompiéndolo todo cuando teme, soy un 1% que está muy lejos y se entristece hasta el límite recordando lo que pude ser y le fue arrebatado, y siendo mujer me rebelo contra mis caderas y reniego de mi fuerza mi valor y mi poder, y allí arriba me siento sola, igual de sola que  abajo pero arriba siempre hace más frío, y quien quiere estar conmigo está lejos, siempre lejos, a diez mil kilómetros, a trescientos, a 20 centímetros, no importa porque siempre está esquivándome allá adelante, siempre ante mí y siempre distante, y tener que volver a hacerlo yo otra vez y saber que el precio que pago por tener caderas es el de la soledad, la incomprensión, el desamparo y la incertidumbre, y como dice el Tao, no esperemos nada y así todo nos vendrá, no teniendo ni pasado ni futuro, sin tener siquiera identidad… Para qué…?

Recordar una mirada o una palabra que no existieron sino en la imaginación de algún instante incierto entre la realidad y la ignorancia, y vuelvo a ser, la que no cedía para que la respetaran, la que de puro inquieta detiene el tiempo para vivir más, la mujer que siempre fui desde que nací hombre, vuelvo a ser la tierra o uña, espejo en que estas letras se reflejan, soy aquella que no se deja pisar, la que pone medallas  al cobarde en su valor, la que desprecia al que llora, la que se viste de domingo un martes, la que planta cara al destino y se niega a sobrevivir, y sin adaptarme empiezo a vivir un destino que bastante me importa a mí si existe, ¿porqué voy a vivir un destino que está en un futuro que no existe ni me pertenece?… Soy la que mata por placer, la mujer que llora sangre por perderse en otra piel que ya es la suya y siempre lo fue desde que fue embrión, soy la d·evil y violenta hembra que defiende lo suyo arañándoselo a la vida, soy la que nunca espera nada y es siempre invadida, humillada y absorbida…Porque no quiero esperar. Porque no quiero intentar. Porque no quiero seguir…

Soy la mujer que no tiene sueños, que tampoco nunca los tuvo, la descreída de los duendes, la que habla con los muertos y no les pide nada porque no cree en los muertos, soy la hembra de enormes e incomprensibles caderas que gira la cama y engaña a la muerte para no perderte, luchando contra lo obvio y lo hueco, soy la estúpida que anhela y espera siempre sin creer que haya un instante futuro, yo soy la verdad y la vida, yo soy el escudo y el solSoy la niña que se rebela y la mujer que calma la ansiedad en la batalla, a veces cuando nada encaja, y nada suele encajar nunca, me quedo con la sensación de que los dragones dejaron de existir porque nunca existieron, de que yo no existo porque nunca he sido, sensaciones de que la piel no acaba de adaptarse a los huesos, certezas de saber que no pudo ser y aunque se supere siga doliendo cada día la sola idea de volver a esperar, amor que se tuvo por necesidad y necesidades insoportables de las que abusar para defendernos de la insoportable levedad de nuestro desvarío, sentirse alguien en el dolor de alguien, aliviarme el infierno pagando el precio del desamparo, el dolor y la soledad, rendirse a la evidencia de las lágrimas que vuelven a llorar sangre. 

Y en días como hoy solo quiero recordar, que a pesar del miedo la necesidad el hambre y el frío, tú sí querías de verdad estar conmigo…

Te sigo echando de menos en días como hoy, en noches como estas me duele cada uno de los poros de tu bellísima piel, me duele la sola neurona que ha guardado en mí alma tu recuerdo, espero que sigas resistiendo allá  en ese infierno de mierda que en un acto de amor de valor incalculable volviste a hacer tuyo. Y me liberaste para seguir perpetuándome en el vacío de cada día, porque sin ti todo tiene una dimensión extraña, y es extraño que a ti no te espere, que sepa que ahí delante no estás y en cambio sienta la dolorosa certeza de tu presencia incondicional sabiéndote siempre, agarrado a la piel, viviendo en mis ojos… Soy una estúpida por sentirte tan cerca, y en mis sueños solo existes en la medida en que la memoria me lo permite, mi alma, mi vida entera, te doy mi sangre, mi mañana, te doy mi identidad, mi piel y lo que me dolió no lo recuerdo. Soy esa mujer estúpida, intolerante, violenta y vengativa, soy esa niña que tu convertiste en mujer. Y en los sueños que no tengo te perpetuas en la certeza de que el daño que me hacías es lo que me mantiene atada a la vida, atada a tu memoria, atada al odio que siento por cualquiera que se atreva a amarte…

Y sigo malviviendo en el ansia de tu libertad.                                      


Bañarse En Lágrimas

Por Sobonfu Somé*

Para muchas personas la pena es una opción. Mirando mi propia vida, me di cuenta de que se trata de una cuestión de vida o muerte. De hecho, a lo largo de mi vida, la pena ha sido un tema importante, desde el llanto infantil para comer hasta el sentimiento de un dolor profundo por pérdidas cuando crecí. Mi primer recuerdo de profunda aflicción fue cuando era pequeña, con cinco o seis años. Una de mis amigos murió. Estaba tan sorprendida y confundida por todo el asunto, especialmente cuando me dijeron no que nunca más lo volvería a ver físicamente. Lloré durante mucho tiempo y no me entraba en la cabeza que mi amigo había muerto. Cada día tenía la esperanza de jugar con él, pero no estaba allí. Mi comunidad me recordaba suavemente, «¿recuerdas que murió?”. Me apoyaron y lloraron conmigo. Aunque lloré durante mucho tiempo, más de un año, se aceptó como algo normal de la vida. Nunca se me pidió, que dejara de llorar, más bien lo contrario: «¿Has llorado suficiente? ¿Has gritado suficiente?»

Para mi pueblo, los dagaras de Burkina Faso, creemos que en la vida es necesario llorar. Cuando lloro estoy rodeado de familia que me acompaña y puedo lloran tanto como quiero. Experimentamos conflictos, hay seres queridos que mueren o sufren, tenemos sueños que nunca llegan a concretarse, surgen enfermedades, se rompen relaciones y hay desastres naturales inesperados. Es tan importante tener formas de liberar esos dolores para mantener nuestro equilibrio… Dejar a un lado un dolor antiguo sólo hace que este crezca hasta que ahoga nuestra creatividad, nuestra alegría y nuestra capacidad para conectar con los demás. Incluso nos puede matar. A menudo mi comunidad utiliza rituales de duelo para sanar heridas y nos abre a la llamada del espíritu.

Pensaba que esta perspectiva sobre el dolor era natural para todo el mundo, hasta que llegué a Estados Unidos. Estaba con una amiga que había tenido un conflicto con su familia y sabía que la situación no era fácil para ella. Un día la escuché llorando sola en el baño. A través de la puerta, le pregunté si estaba bien. Dijo, «Sí, estoy bien!» Me dije, “Dios mío, hay algo aquí que no cuadra». Las personas que deberían apoyarla no estaban allí. Sentí el conflicto y me pregunté qué haría mi abuela en esta situación.

Cuando murió mi abuela, yo era una adolescente. Me vi sobrepasada por una pena inmensa, devastadora, que no podía superar. Estaba bloqueada por un sentimiento de rabia, de traición e incluso de odio. Me preguntaba, ¿cómo ha podido mi abuela hacerme esto? Todo el mundo estaba lamentándose a mi alrededor. Me hicieron un espacio. Todos hicieron turnos para consolarse. Por suerte, las setenta y dos horas de tiempo habituales para este tipo de duelo se prolongaron durante cinco días. Cuando todo el mundo había terminado, a mi todavía me quedaban muchas ganas de llorar y las personas todavía permanecían allí para acompañarme. Aunque comencé mi duelo tarde nunca me sentí incómoda con los que me rodeaban. Es natural que las personas que te rodean empiecen a lloran cuando tú lo haces. Sabemos que cuando sientes pena no es personal, es de todo el grupo. Experimentamos una sensación colectiva, para que una persona no tenga que soportar todo el peso del sufrimiento.

Muchos años después, mientras vivía en Estados Unidos, tuve una crisis de relación. Sentí que me moría. Me di cuenta que me sentí sola en mi pena, mi alma, corazón y mente continuamente colisionaban. No encontraba una explicación intelectual a mi sufrimiento. Encontré mucho alivio en diversas comunidades de aquí y cuando llegué a casa todo el mundo me acompañó en la aflicción y, de repente, me sentí más ligera.

Hay un precio para no expresar la tristeza. Imaginémonos si nunca laváramos la ropa ni nos ducháramos. Las toxinas que el cuerpo produce sólo en el día a día acabarían siendo realmente apestosas. Esto es lo que ocurre con las toxinas emocionales y espirituales. Lo que debemos recordar es que cuanto más aumentan estas toxinas, más tendemos a culpar o lastimar a los que nos rodean. Nadie ataca a otro con alegría: cuando alguien lastima o ataca a otro es porque está demasiado herido o afligido.

Puede haber tanta tristeza que crecemos adormecidos por las emociones ignoradas y soterradas que llevamos en nuestros cuerpos. El dolor y el daño inexpresado hieren a nuestras almas y pueden vincularse directamente a nuestro sentimiento general de sequía espiritual y confusión emocional, por no mencionar las muchas enfermedades que experimentamos en nuestras vidas. Muchos sufren condiciones médicas que están relacionadas con el dolor. Llorar, ya sea en privado o en comunidad, tiene muchos beneficios para la salud demostrados científicamente, desde el descenso de la presión arterial y los riesgos de ataques cardíacos al simple hecho de tener una mejor calidad de vida.

Necesitamos empezar a ver la pena y el duelo no como una entidad ajena y ni como a un enemigo al que debemos expulsar o enjaular, sino como un proceso natural. También debemos entender que está muy bien que alguien exprese su tristeza.

En el mundo de hoy, la mayoría de nosotros acarreamos penas que ni sabemos. Hemos sido educados desde muy pequeños para no sentir. En Occidente, a menudo nos enseñan que ser niños y niñas buenas pasa por la resignación y el silencio. Las consecuencias son que incluso con tus amigos más íntimos y de confianza puedes sentirte como un lastre. Llorando delante de los demás con demasiada frecuencia es un fruto prohibido. Aprendemos a compartimentar nuestra pena porque expresándola en un lugar inapropiado sólo generará más sufrimiento. Nos enseñan que las personas que están más cercanas de nosotros no tienen forma de acompañarnos cuando nos derrumbamos.

Aún nacemos sabiendo perfectamente cómo llorar. Lloramos naturalmente para sentirnos mejor y encontrar alivio. Si existe una forma para que todos lloremos abiertamente, creo que también disminuirá la culpa y la vergüenza que se da en muchas culturas. Cuando estás en presencia de alguien que sufre, ya no ves su color, es un lenguaje universal. Todos sufrimos. No hay necesidad de culpar a otros. La culpa y la vergüenza provienen de esta incapacidad para expresar nuestra tristeza adecuadamente. ¿Cómo podemos pretender ser felices, pacíficos y amorosos con tanto dolor y tristeza?

Creo que el futuro de nuestro mundo depende mucho de la manera en que gestionamos nuestro dolor y nuestra pena. Las expresiones positivas de nuestro dolor son terapéuticas. Sin embargo, la falta de expresión de nuestra pena o su incorrecta gestión se encuentra en la raíz de la infelicidad general y de la depresión, algo que también provoca guerra y crímenes.

Hay cosas que podemos hacer en la sociedad para ayudar a sanar. Podemos empezar por aceptar nuestra propia tristeza y el sufrimiento del otro. Podemos tener salas de duelo en los espacios públicos donde la gente pueda ir a llorar. He visto que esto ya sucede en diferentes comunidades de Estados Unidos y trabajó para ellos. Las iglesias y demás sitios de culto pueden tener habitaciones para personas que necesiten llorar. Uno de mis sueños es convertir lugares donde han ocurrido horribles y grandes crímenes en santuarios de duelo donde la gente pueda ir a llorar. Me imagino el Memorial Day no como un día de fiesta y barbacoa, sino como un día para permitirnos afrontar nuestras fricciones diarias, las pérdidas y el dolor como comunidad.

Llorar en comunidad ofrece algo que no podemos conseguir cuando lloramos solos. A través de la validación, el reconocimiento y los testigos, el lamento comunal nos permite experimentar un nivel de sanación profundo y liberador. Cada uno de nosotros tiene un derecho humano básico al amor, la felicidad y la libertad genuinas.

*Sobonfu Somé es una de las principales voces en la espiritualidad africana. Recorre el mundo con la misión de sanar, compartir la rica vida espiritual y la cultura de su tierra natal, Burkina Faso. Autora de los libros ‘The Spirit of Intimacy’, ‘Women’s Wisdom from the Heart of Africa’ y ‘Falling Out of Grace’, el mensaje de Sobonfu sobre la importancia del aspecto ritual, comunitario y espiritual en nuestras vidas con un poder y una verdad intuitivos ha hecho que Alice Walker afirmara: «Puede ayudarnos a reunir tantas cosas despedazadas en nuestro mundo occidental moderno.» Es fundadora de Wisdom Spring, Inc. una organización dedicada a la conservación y la difusión de la sabiduría indígena.

Web personal: www.sobonfu.com

Traducción de Africaneando.

Texto extraído del numero 9 de la Revista «Africaneando» 

Para descargar y/o leer en formato Pdf seguir este link


Mi Madre

Mi madre

por Amy Tan

Las palabras más odiosas que he dicho en mi vida a otro ser humano se las dije a mi madre. Yo tenía dieciséis años. Surgieron de la tormenta de mi pecho y las dejé caer con furia de granizo:

—Te odio, ojalá estuviera muerta.

Esperé que se desplomase, golpeada por mis palabras crueles, pero siguió de pie, erguida, con la barbilla alzada y los labios estirados en una sonrisa de loca.

—Muy bien, a lo mejor me muero yo —dijo—. Entonces ya no seré tu madre.

Teníamos muchas conversaciones parecidas. A veces intentaba matarse de verdad, arrojándose a la calzada, sosteniendo un cuchillo contra la garganta. Ella también tenía tormentas en el pecho. Y lo que me lanzaba era tan rápido y mortal como un rayo.

Después de nuestras discusiones se pasaba días sin hablarme. Me atormentaba, hacía como si no sintiera nada en absoluto por mí. Para ella yo estaba perdida, y por eso perdí una batalla tras otra, las perdí todas: las veces que me criticó, que me humilló delante de otros, que me prohibió hacer esto o aquello sin escuchar ni una sola buena razón de que debería ser al contrario. Me juré que nunca olvidaría esas injusticias. Las guardaría, endurecería mi corazón, me volvería tan impenetrable como ella.

Recuerdo esto ahora porque también recuerdo otra ocasión, hace apenas un par de años. Yo tenía 47 años, ya era una persona distinta, me había convertido en una escritora, en alguien que usa la memoria y la imaginación. Y precisamente estaba escribiendo una historia sobre una niña y su madre cuando sonó el teléfono.

Era mi madre, lo que me sorprendió. ¿La había ayudado alguien a llamar? Hacía tres años que el Alzheimer le estaba afectando a la cabeza. Al principio olvidaba cerrar la puerta con llave, después olvidó dónde vivía. Olvidó quiénes eran las personas y lo que habían significado para ella. Últimamente era incapaz de recordar muchas de sus penas y preocupaciones.

—Amy —dijo, y empezó a hablarme deprisa en chino—. Me pasa algo en la cabeza. Creo que me estoy volviendo loca.

Contuve el aliento. Normalmente apenas podía decir más de dos palabras seguidas.

—No te preocupes —empecé a decir.

—Es verdad —prosiguió—. Tengo la sensación de que no puedo acordarme de muchas cosas. No me acuerdo de lo que hice ayer. No me acuerdo de lo que pasó hace mucho tiempo, de lo que te hice…

Hablaba como alguien que se estuviera ahogando y hubiera conseguido sacar la cabeza del agua a fuerza de voluntad de vivir, y viera lo lejos que ya la había arrastrado el agua, lo imposiblemente lejos que estaba de la orilla.

—Sé que hice algo para hacerte daño —dijo frenéticamente.

—No —dije yo—. En serio, no te preocupes.

—Hice cosas terribles. Pero ahora no me acuerdo de qué. Y sólo quiero decirte… —Espero que puedas olvidar igual que he olvidado yo.

Intenté reír para que no se diera cuenta de que se me quebraba la voz.

—En serio, no te preocupes.

—Vale, sólo quería que lo supieras.

Después de colgar, lloré de felicidad y también de tristeza. Volvía a tener dieciséis años, pero la tormenta había desaparecido de mi pecho.

Mi madre murió seis meses después. Pero me había dejado las mejores palabras para curar, abiertas y eternas como un cielo azul despejado. Juntas, supimos en el fondo de nuestro corazón lo que debíamos recordar, lo que podemos olvidar.

Traducción de Berna Wang.

Publicado originalmente en The New Yorker, en diciembre del 2001


Imagen

El Elefante Encadenado

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante.

Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de su peso, tamaño y fuerza descomunal… pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.
Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.
El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces?. ¿Por qué no huye?
Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapa porque estaba amaestrado.
Hice entonces la pregunta obvia: “Si está amaestrado ¿por qué lo encadenan?”
No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.
Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca… y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.
Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta:
El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.
Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.

Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él.
Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía…
Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a sus destino.
Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree –pobre– que NO PUEDE.
Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer.
Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro.
Jamás… jamás… intentó poner a prueba su fuerza otra vez…
Vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad… condicionados por el recuerdo de «no puedo»… Tu única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento todo tu corazón…

JORGE BUCAY


Audio

Sickness

Un resfriado ocurre cuando el cuerpo no llora… Un dolor de garganta aparece cuando no es posible comunicar las aflicciones… El estomago arde cuando la rabia no consigue salir .. La diabetes invade cuando la soledad duele… El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta… El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan…. El corazón renuncia cuando el sentido de la vida parece terminar… Las uñas se quiebran cuando las defensas están amenazadas … El pecho aprieta cuando el orgullo esclaviza… La presión sube cuando el miedo aprisiona… Las neurosis paralizan cuando el «niño interno» tiraniza… La fiebre sube cuando las defensas detonan las fronteras de la inmunidad…. ¿Y tus dolores callados? ¿Cómo hablan ellos a tu cuerpo? Elige qué hablar…con quién hacerlo….donde, cuando y cómo! Solo los niños cuentan todo, a cualquier hora, de cualquier forma…. Elige a alguien que pueda ayudarte a organizar las ideas, a armonizar sensaciones y a recuperar la alegría. Todos necesitamos saludablemente de un oyente interesado… Pero todo depende, principalmente, de nuestro esfuerzo personal en que se produzcan los cambios que deseamos para nuestra vida……. » «EL CUERPO SUSURRA Ó GRITA, LO QUE LA MENTE NO COMPRENDE»