Mujer Reina Diosa Hechicera

Entradas etiquetadas como “Pulsion

Técnicas de manipulación mediática aplicadas a las familias disfuncionales

Porque si no sanas tus heridas egosintónicas con tu mierda familia es IMPOSIBLE  que aceptes ni en mil vidas que este sistema de mierda y sus miserables corruptos y  amorales representantes están atentando abiertamente contra ti, tu libertad, tu economía y lo que es peor, TU MENTE.

Y lo que es mucho peor, con tu absoluta connivencia dada la complementariedad que tu mierda familia te ha tatuado a fuego en el ADN desde que te llega la memoria

1. La estrategia de la distracción

Que tú tienes un problemón tipo crisis existencial o depresión tamaño Mamut?

Tranquila…que ahí está la narci neurótica de tu madre llevándote de compras para que  pierdas el objetivo del verdadero problema que es ella, porque es capaz de dilapidar fortunas con tal de seguir enterrando bajo kilos de falsedad su desfachatez y amoralidad. Imagínate la vergüenza toxica que lleva agarrada a las sinapsis; u organizando una comidita familiar e invitando al primo y al amigo del primo que te gustaba tanto de adolescente  para que bucees un ratito por las oscuras y tenebrosas aguas de tu triste pasado mientras tú lo coloreas con las crayolas del «quizás, podría ser y ¿te imaginas? Porque ella sabe que no te comiste nada a los 14, pues ahora menos que encima estas hecha una puta piltrafa con la puta depresión; o explicándote con pelos y señales que en la última sesión con el terapeuta se ha planteado seriamente coger la baja definitiva porque la vida ya no le da de sí, que a sufrir no  la gana nadie, y es una desgraciada víctima de todos vosotros porque ya es desgracia tener que convivir con el enemigo.

Mientras tanto ya te han convertido en el enfermo designado, chivo expiatorio o scape goat de ese despropósito tóxico que es tu mierda familia, y tu autoestima, tu equilibrio emocional y tu salud mental son el objetivo de toda su basura radioactiva, abonada convenientemente por todos y cada uno de sus insufribles egos, convirtiéndote así en el problema inventado  que oculta a los verdaderos criminales que son ellos, la triada oscura en su más amoral  y tóxica expresión, los factor D que se esconden sin misericordia ni escrúpulos detrás de sus máscaras de buenismo socialmente impecable.

En el caso de que fuese tu padre te llevará al fútbol o a un puticlub si eres hombre… que los hombres son tan simples como los cerdos de la abadía de Melk en el siglo XIV que mientras Fray Guillermo de Baskerville buscaba respuestas al porqué de las lenguas y dedos ennegrecidos  y Bernardo Gui buscaba herejes, los cerdos, seres mas simples, buscaban trufas.

Si eres mujer te dará 20 euritos para un capricho si es un 5-avaricia o de 100 para arriba, sin tope al alza, si es un 8-lujuria o un 3-vanidad

2. Crear problemas y ofrecer soluciones

Ahí está tu madre, la manipuladora maquiavélica, la que da un puntaje de 30 en la escala de Hare, la hija de Elegguá, la que cierra y abre los caminos y tiene el poder sobre tu destino, derrochando inquietud porque no sabe qué hacer con tu futuro (no sabe qué hacer con tu futuro ella, tu sí que tienes pasiones y objetivos el problema es que tiene sordera selectiva y escucha lo que le interesa) y después de avergonzarte delante de toda  la familia en la comida de los domingos haciéndose la víctima porque está desquiciada por tu ineptitud, pues tiene que venir a rematarla sí o sí.

Y entonces el problema se centra en tu futuro laboral, y como ella no es de Internet, se recorre todas las academias de la ciudad recogiéndote folletos explicativos para que te saques unas oposiciones a la Administración de justicia como Auxiliar Administrativo Del Estado; cuando le dijiste que querías estudiar audiovisuales y realización entendió que lo tuyo no es pasión por el lenguaje audiovisual, que estás enchufada a Netflix  porque eres una NiNi sin oficio ni beneficio, a la sopa boba en casa de papá y que los pájaros que tienes en la cabeza  se podían haber diferido  a la China comunista cuando a Mao le dio porque los gorriones eran los culpables del desastre agrario.

Te quiere convertir en un fracasada porque a ella no la vas a superar, es tan consciente de su amoralidad y de la envidia tóxica que le corroe que hará lo impensable con tal de verte fracasar y que tus sueños no se conviertan jamás en objetivos futuribles. Como cuando el gobierno de turno se monta el teatro del absurdo con la pandemia de los cojones que hay que ser retrasado para creer ni una sola silaba de la narrativa vírica, te destrozan la economía  y luego se saca las paguitas de 500 miserables euros para que estés arruinado y en casita sin futuro ni esperanza de tenerlo.

Igual que tu madre que no quiere soltar la presa porque se alimenta de tu luz y tiene un touch incomparable para ennegrecer y corromper todo lo que absorbe.

3. La estrategia de la gradualidad

Porque a paciencia no la gana nadie.

Tu hermana la niña de oro ha asumido su papel de diva de tercera regional, tenebrosamente oscurecida por la perseverancia indomable de vuestra madre, que os ha enfrentado (a ti como chivo expiatorio) desde que erais prototipos de seres humanos en vías de desarrollo, y cuyo desarrollo se vio interceptado por la certera determinación de su narcisismo. Entonces ese dechado de virtudes que es tu hermana configura en su software interno que la que tienes las ventajas eres tú, que la favorecida eres tú y que las hay con cara viviendo a la sopa boba en el hotel Sádicos de Luxe, porque haga lo que haga nunca brilla lo suficiente, aunque su adorable madre le insista en que es un modelo de comportamiento, un dechado de virtudes y que brilla como el sol en pleno Agosto en Casteldefells.

Con lo cual la loba herida comienza a gestionar su frustración aplicándote pequeñas dosis de veneno gotita a gotita durante años, y años, y años, y todos los años que hagan falta hasta que llega su momento de gloria y te quita el marido la jodía mosquita muerta, o mantiene eternamente su campaña de desprestigio a tus espaldas, porque nunca sospecharías de ella porque incluso y gracias al veneno neurótico de tu madre tú también te has creído que es la triunfadora de la familia con una carrerita de mierda que tiene la analfabeta en gestión de marketing y recursos humanos, o te echa del negocio familiar, o del árbol genealógico, que ese ha sido su certera determinación, tu desarraigo, que no pertenezcas.

Que ese odio tóxico que profesa por ti convertido en religión consiga erradicar incluso el recuerdo de que alguna vez exististe.

4. La estrategia de diferir

Y ahí está, el inconsistente de tu padre, ausente, Asperger, autista, sordo y ciego al despropósito de familia que naufraga a su alrededor y que él neutraliza con su innegable diplomacia, su palabrería tóxica de seductor de prostíbulo de carretera y  grandes dosis de desconexión neuronal, escondido como una rata acorralada en su mundo paralelo donde manda él y obedecemos los demás.

Entonces te dice que no esperes heredar nada porque el dinero solo hace que desunir y enfrentar a las familias, así que él no tiene nada para que sus vástagos no se acuchillen sin misericordia una vez él se traslade a su descanso eterno en los profundos abismos de Hades. Y que no esperes nada de tus hermanos porque” ya sabes que contigo no conectan y que es normal porque eres una inconsciente”, con el agravante de que sabiendo del abuso emocional, las injusticias y  el calvario que has vivido rodeada sistemáticamente de toxicidad, no ha movido un dedo por impartir justicia, fijar límites ni hacer que ninguno de ellos te respete, y que cada vez que has recurrido a él para que te defienda has obtenido la traición por respuesta poniéndose del lado de los agresores para encubrir su miserable cobardía y de paso no tener que malgastar su energía en algo tan insignificante como es el infierno de familia en el que vives.

Que se ha pasado la existencia en otra casa, con otra familia, en otro trabajo, compartiendo amor infinito con la fantasía de virgen que su patológica concepción del amor ha rediseñado en su mundo de unicornios, esa Perséfone vulnerable, necesitada y frágil que consigue que él pueda sentirse un macho alfa rebosante de virilidad.

Así que ya preparada para el desenlace de las sucesivas  masacres que adornan tu horizonte te vas haciendo a la idea de que cuando ocurra lo inevitable y tu hermanos te apuñalen, te humillen, te nieguen ayuda, te deprecien o te roben, la veda este abierta para que seas inmolada en el altar del “ya te lo dije”, y lo peor de todo es que corres el riesgo de asumir que tu padre era un tío sensible que te impuso un sufrimiento futuro para que abrieses los ojos a la realidad porque “te lo digo por tu bien para prevenirte, para que no me sufras, porque me importa tu bienestar”, y que “ya te dije que esto iba a pasar”.

Pero todo irá mejor mañana.

5. Hablar desde una posición intelectual superior

Y ahí tenemos a tu hermana, la niña invisible, obesa mórbida para ocupar más espacio y que se la vea, eterna opositora a diva hambrienta de rendición incondicional, hambrienta de drama, patológicamente adicta al carrusel emocional que le provoque cualquier gorrino emocional que se le cruce, si, esa que destronaste cuando naciste, esa que te trata como una cría de 6 años, como un ente intelectualmente inferior y que juega con tus necesidades para manipularte a su favor, esa que te utiliza cuando le conviene y te suelta donde le pilla cuando te ha exprimido igual que se escurre un calcetín sin pareja, esa que no ve que tu delgadez anoréxica viene del mismo sitio que su cuerpo-escombro de 112 kilos.

Y ahí la tienes, explicándote, como si fueses subnormal,  el sentido de la vida, el momento  Zen que está viviendo y como ya ha curado su adicción a mendigar amor disfrazado de desprendimiento y preocupación activa por el otro, cómo ella no cree en la buena suerte porque cada uno se labra su destino que ella es una mujer empoderada,  y cómo ya por fin ha entendido que las dimensiones alternativas que encumbran el camino al conocimiento cuántico del sendero tántrico de la iluminación, son su mantra diario para levantarse cada amanecer a hacer meditación trascendental con los primeros rayos de sol acariciando tibiamente su epidermis.  

Porque con tal de pertenecer has transitado infiernos telúricos sin un atisbo de consciencia por las consecuencias.

Y te lo crees.

Y suscribes lo que haga falta.

Y no te llega el aire a las vísceras pensando que no te acepta.

Y a fuerza de querer taponar el desprecio que sangra sin piedad te lo comes  para no ser exiliada.

6. Apelar al aspecto emocional antes que a la reflexión

Y ahí tenemos a la madre de Pablito, deshaciéndose en amargas lágrimas de sufrimiento infinito, convertida en la Madame Bovary del 4º Dcha, apelando a la compasión de su amadísimo heredero porque “yo ya tengo cayo en el corazón de tanto llorar, porque yo estoy enferma y me tienes que entender y cuento contigo, porque papá está todo el día trabajando (o es inexistente, porque un día, frito de frustración se fue a comprar tabaco o es alcohólico y entre tajada y tajada ya se ha vuelto sordo) y tú eres mi bastón, mi luz, mi escudo y mi sol, tu eres la verdad y la vida, y en ti puedo descansar porque tú no eres como él, tú eres especial”.

Como Pablito lleva así desde los 6 años escuchando el mismo mantra tóxico pues lo tiene asumido como propio y en el mundo de Pablito los hijos se convierten en maridos de sus madres, estableciendo un vínculo incestuoso que se refuerza cada día con el engrudo de la toxicidad más voraz. 

Pablito tiene 17 años y duerme con su madre “porque él quiere, no veas los celos que tiene de su padre (Sic)”.

Pablito nunca podrá establecer una relación sana con una mujer.

La utilización de un registro emocional  apela a un comportamiento instintivo. La mantis religiosa del 4 Dcha conecta con la emocionalidad de su hijo-marido para despertar en el todos los miedos, deseos, inseguridades y dudas con el objetivo de que no pueda pensar y solo pueda sentir. Y Pablito se quede a vivir en la esquina de los discapacitados mentales porque es incapaz de analizar la situación desde el sentido crítico e intelectual dado el overbooking de neurotransmisores que transitan por sus hélices de ADN cada vez que su madre le reitera lo del cayo en el corazón.

Pablito buscará invariablemente una madre-esposa que le manipule emocionalmente, una maltratadora tóxica con un profundo desprecio por los hombres, a la que seguirá en un bucle eterno de autodestrucción, arrastrándose como una cucaracha sin dignidad por los derroteros de la toxicidad sadomasoquista.

Pablito está sacándose las oposiciones a impotente, a eyaculador precoz y a deficiencia emocional severa. Se licencia con matricula fijo.

El padre de Pablito está en el puticlub buscando trufas

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad

Aquí tenemos a Mamá Leprosa y Complementario de la urbanización “Quiero y no puedo”, una wannabe de manual que va perdiendo trozos de identidad cada vez que su Nenita destaca por el motivo o razón que sea, dejándose la piel, la carne y los huesos en competir contra ella, consumida por la ansiedad que supone que su hija la supere en NADA.

Así que Mamá Leprosa y Complementario han decidido comprarse un coche con la jubilación anticipada de Complementario.

Un cochazo.

35.000€.

Lo programas y te lleva un café a la cama mientras te canta por Spotify una ranchera de Bertín Osborne (versión Basic con anuncios entre Bertín y José Luis Rodríguez “El Puma”).

Nenita le dijo a Mamá Leprosa  “ya he encontrado mi Ikigai en la vida y quiero ser enfermera como tú”  y entonces Mama Leprosa le dijo exactamente tres palabras en su dinámica de redondear a la baja: “No tengo dinero” (Mamá Leprosa es funcionaria y cobra un sueldo de 2900€ – 14 pagas al año) así que nenita se buscó dos trabajos para pagarse la academia (no le llegaban las horas del día, exactamente necesitaba 36 horas para poder vivir, eso tirando por  lo bajo y durmiendo 6 horas) y estudiar lo que ella suponía que mamá quería, lealtades familiares en carne viva.

Porque la leprosa tóxica disfuncional es enfermera PERO no ha ejercido en su miserable vida agarrándose como un clavo ardiendo a un trabajo de funcionaria que  no le reporta ninguna satisfacción a ella ni ningún beneficio a nadie, vamos que si se le cae mañana el techo encima estando en la oficina nadie iba a echar de menos su trabajo, porque nadie lo conoce, porque para el mundo su mierda trabajo no existe.

Total que sería el colmo que la niña tuviese ilusión perseverancia y la alineación planetaria adecuada y consiguiera ejercer y ayudar a salvar vidas en un quirófano mientras el cirujano te destaza como un gorrino, o a traer niños al mundo y que vieran su carita de ángel según llegan a este valle de lágrimas que es la existencia, o en un gabinete de cirugía estética para ponerse unas tetas de la 105. Así que Mamá Leprosa decide negarle el acceso a la educación y fomentarle la pasión por la mediocridad la mezquindad y el adocenamiento neuronal.

Previously on the urbanización “Wannabe Resort Ciudad de Vacaciones”, Mamá Leprosa le dio 15.000€ (Mamá Leprosa no tiene dinero) al hermano de  Nenita para la entrada de un pisito y que se independizará ya de una puta vez, un niño de oro con obesidad mórbida, una halitosis epidérmica generalizada en cada poro de su piel que no lo disimula ni el patchuli y con 32 años en casa de mamá. A nenita la “invitaron” a independizarse “por tu bien, ya sabes, para que aprendas a ser autónoma” hace ya 6 años (No aportaron ni un miserable €).

Huyendo de la mediocridad como de la peste ligó con un narco colombiano y se fueron a vivir juntos y Nenita se sentía  como viviendo en “Sin tetas no hay Paraiso”.

Luego el narco la pidió en matrimonio para que le pudiese gestionar sus asuntos desde fuera de la cárcel porque le cayeron 7 años que le pillaron con 980 gramos de cocaína en la barriga en el aeropuerto de Barajas viniendo de Cali.

Mamá Leprosa no tiene dinero. Tampoco tiene ni puta idea de la vida de su hija.

Cuando Nenita quiere desconectar se va a la segunda vivienda de Mamá Leprosa y Complementario. Mamá Leprosa le busca fecha porque el pisito lo tiene Rbnb full time y rentabilizarlo es más importante que su hija. Cuando Nenita va, paga los gastos de luz y agua que genera su estancia. Cuando vivía con ellos, Mamá Leprosa también le apagaba el calentador cuando se duchaba, a los 15 minutos exactos, para no derrochar agua.

La mediocridad ganó la batalla cuando Nenita tenía 9 años y luego le pasó como al elefante de Bucay,  atado a una estaca contra la que luchó con determinación desde que le ataron por primera vez; y un día dejó de intentarlo, asumió su derrota, se rindió, y 20 años después sigue atado a la estaca porque NO SABE que ha crecido y ahora sí puede con ella.

La mediocridad planea acechante en cada átomo de la realidad de Nenita.

La indefensión aprendida ocupa cada una de sus sinapsis.

Dejó la academia, dejó uno de sus trabajos y ahora convive con otro narco colombiano.

Mamá Leprosa y Complementario están con Bertín en Benidorm.

8. Estimular al  público a ser complaciente con la mediocridad

Y aquí, el figura del día, tu exmarido el encantado de conocerse, el oportunista disfrazado de sensible, el depredador emocional que no te dejará brillar jamás para perpetuarse por encima de tu cadáver en su mediocridad de barriada marginal, el que come en los mejores restaurantes de 9.90 el menú,  bebe los vinos más exquisitos en la taska del polígono, tiene un gusto impecable y una superdotación artística que ya la quisiera John Galliano.

Ese narcisista superdotado intoxicado de sí mismo, el que te conoció cuando tenías una depresión del carajo y que no te deja ni asomar la cabeza al mundo de los vivos porque te convence para que salgas del hoyo y una vez fuera, motivada, empoderada con su palabrería de encantador de serpientes, con ganas de disfrutar de la vida, te hunde en la miseria mofándose de tus ilusiones, tus proyectos, tus pasiones y tu ansia viva de vida.

Y no te puedes creer que él sea así, porque él te disfraza de amor incondicional el hecho de tener secuestrada emocionalmente a una fan con el síndrome de Estocolmo convenientemente alimentado y  bien engrasado por él mismo, y te convence sin ningún género de dudas que está loco por tus huesos, de que te ama incondicionalmente y no puede vivir un minuto sin ti.

Y ahí estás tú, cada día más hundida, más deprimida, más pasivo agresiva que ya no te cabe más rabia en el páncreas y él en su narrativa habitual de “sois todos unos zafios y unos incultos” rebozándose, con esa sutil gracia que le caracteriza, en el pan rallado de la mediocridad y estupidez más diáfana. Como cuando tú le hablas de neurociencia y él te dice que eso son mamarrachadas que no valen para nada que “que sabrán los médicos, que un pastor trashumante de las Hurdes tiene más sabiduría en una uña que Einstein en todo su CI de 160”, o cuando te pillas en el BlockBuster “El club de la lucha” y se la ve tres veces pagando incluso la penalización por retraso porque lo único que ha entendido es “la primera regla del club de la lucha es no hablar del club de la lucha”. Con lo del hígado de Jack le entró hambre y se bajó al delicatessen a pillarse unas gramitos de jamón «ibérico» de 9.80 el kilo. Derrochando glamour.

Es divertido ser estúpido vulgar e inculto. Mola ser un analfabeto mediocre, la estupidez es su mejor producto, se vende como la bombilla incandescente que brilla incansable iluminándote el camino, te atrapa en su red de mediocridad para que no brilles más que él, apaga tu luz y marchita tu energía para que dependas de su inmarcesible sabiduría construida a golpe de telebasura y complejo de inferioridad. Hasta que un día coges tus bártulos y ahí le dejas…. sin brillo, ni luz, ni sabiduría, ni glamour, porque como alimaña emocional que es, te ha parasitado durante años para quedarse con lo mejor de ti y a cambio regalarte, en un acto de bondad sin precedentes, su mierda mundo de impotencia, frustración y opacidad.

Como cuando sistemáticamente te lleva la contraía en TODO porque él no tiene personalidad propia, ni carácter definido, ni escala de valores, él es todo lo contrario de lo que tú seas, porque en su narrativa reaccionaria y su superdotación intelectual, se crea una personalidad mejor que la tuya en función de cómo seas tú, lo del autoanálisis es un concepto inexistente en su constructo narcisista de excepcionalidad y perfección, porque “tú no entiendes nada, te crees que lo sabes todo y si tanto sabes ¿por qué eres una  fracasada?”.

Y tú generando cortisol como una poseída mientras él te va entallando dulcemente las esposas de peluche rosa y atándote a la pata de  la cama con cintas de terciopelo para que no  puedas tener movilidad ninguna y ahí te quedes….. En tu papel de Iberdrola para suministrarle luz 24/7.

La última vez que le viste iba vestido como un preadolescente hiperhormonado.

Tiene 42 años.

9. Reforzar la autoculpabilidad

Croqueta es redonda por fuera y esponjosa por dentro. Tiene una sonrisa que te ilumina el mundo en 2 con 3 y un aura de colorines que contagia todo lo que toca. Croqueta tiene una madre narcisista adicta al sexo a la que ha intentado complacer agradar y amar desde que le llega la memoria. Mamá Gorrina es intensa, dramática, conflictiva, destructiva, disfuncional  y muy sádica. Abandona a Croqueta por cualquier zafio que se le cruce en el camino y establece relaciones tóxicas con todos y cada uno de los gorrinos con los que se relaciona.

Croqueta ha pendulado de dieta en dieta desde los 6 años a causa de su sobrepeso.

Mamá Gorrina es propietaria en exclusiva de un cuerpo escombro de 1.51 de alto x 3 de ancho, y 95 kilos de peso espantosamente repartidos por su geografía.

Para justificar el abandono de su hija, Mamá Gorrina manipula la situación para hacer sentir culpable a Croqueta, la acusa de despechada, de falsa, de hipócrita y de soberbia, pretende convencerla de que su comportamiento (el de Mamá Gorrina) es producto directo de la distancia que crea Croqueta, porque “yo estoy orgullosa de mi, de cómo gestiono mi vida, mis emociones, mis fobias y mis filias…! y tú me demuestras con tu actitud que me desprecias y me humillas con tu silencio acusador, porque tú me juzgas y tú no eres quien para juzgarme”

Croqueta crea distancia para protegerse.

Mamá Gorrina mientras tanto está follándose al que toca en su cama de matrimonio, la que en su día compartía con el padre de Croqueta. Justo enfrente de su habitación, solo la separan dos escasos metros del escándalo que forma su madre en todos y cada uno de sus ayuntamientos carnales, una vez le contó a Croqueta (es especialista en contar intimidades a su hija, con esta consigue cargarla más de responsabilidad y vergüenza toxica) que en un hotel subió el recepcionista a llamarles  la atención porque algunos huéspedes se habían quejado del escándalo. Porque Mamá Gorrina no tiene vergüenza, ni  pudor, ni le importa una mierda lo que piensen de ella, ella es así “y según la ley 4.0 de mi terapeuta Gestalt me tenéis que aceptar como soy”

Croqueta empieza a vomitar a su madre.

La culpa le agría la bechamel de la que está rellena y se le hace bola y no le pasa.

En una compulsión delirante escarba con los dedos hasta llegar a esas cuerdas vocales que se han quedado mudas hace tiempo y que solo se expresan en llanto, angustia y más arcadas, en un intento desesperado y febril por deshacerse de su madre y de la culpa que siente por odiarla. Porque la odia con toda su alma, y la teme con toda su amargura de niña abandonada porque en el peor momento de su vida Mamá Gorrina no está para ella y su mundo de 17 años se desmorona y se desintegra sin compasión.

Croqueta teme tanto a Mamá Gorrina que por el patio que da a su ventana desde un sexto piso y con la ventana cerrada, reconoce los pasos de su madre cuando  lo cruza después de dejar el coche en el garaje, y puede identificar incluso el humor que trae con solo oír el ruido de sus pisadas cuando entra por la puerta de casa. Si ese día los planetas se alinean en modo bronca, Croqueta se comerá compulsivamente su propio hígado para luego vomitarlo junto a la culpa por odiar a ese engendro espeluznante que es aquella que le dio la vida y a la que su psicóloga le dice que tiene que aceptar perdonar y sanar porque “tu eres la responsable de tus emociones y nadie puede hacerte daño sin tu consentimiento” .

Croqueta se casó con un buen chico que la quiere mucho y tienes dos niños a los que Mamá Gorrina no tiene acceso por expreso deseo de Croqueta. Cuando Mamá Gorrina viene a la ciudad tampoco es recibida en su casa. Mamá Gorrina tiene vetado el acceso a su vida, sus hijos y sus emociones.

Ya no hay  Mamá Gorrina.

Pero Croqueta sigue vomitando el recuerdo de su madre.

La culpa se le sigue haciendo bola.

A veces, el amor que siente por sus hijos le devuelve el peluche que lleva dentro y vuelve a sonreír con esa luz que te ilumina el mundo en 2 con 3.

10. Conocer a los individuos mejor que ellos mismos.

Y aquí estoy yo, mismamente yo, la ejecutora, la invulnerable, la honesta radical, manipuladora sorda y ciega a las quejas, sufrimientos ajenos y dramas emocionales sin fundamento. Yo, la ego sintónica con un don natural para calarte en 15 minutos y me sobran 10, esa que te hace la radiografía en 2’10 y te impone lo que tienes que hacer para salvar tu estado emocional, tu vida y tu matrimonio, la lujuria intelectual en su máxima expresión, una gota de energía en estado puro dispuesta a iluminar tus más recónditos y oscuros infiernos con esta luz incandescente con la que Dios me honró al nacer, la del talento natural para depredar psicópatas, borderlines, narcisistas, sádicos y todo el DSM-4 y sus ediciones revisadas.

Que vamos a un suponer tu vienes con aviesas intenciones de manipularme para sacar un beneficio y yo que derrocho ingenuidad por los cuatro costados y que te doy el beneficio de la duda mientras no se demuestre lo contrario, pues me dejo hacer. Como soy poderosa por naturaleza y la emocionalidad no va conmigo, echo todo el páncreas en el asador del romance, me lio la manta a la cabeza y me entrego como una colegiala sin estrenar, «like a virgin, just for the very first time», y que salga el sol por Antequera.

Total que tú ya me tienes en el bote y a pesar de que me gustas más que el arroz con mollejas, te crees que no he visto las banderitas rojas del “donde dije digo, digo Diego”, y de que en momento que entraste a trabajar en mi negocio, pasé  de ganar 180 € diarios a meter 40 miserable € en la caja. Y de que aprovechando la coyuntura te colaste a vivir como una lapa en mi casa. Pero insisto en el arroz con mollejas, eso que vaya por delante.

Perfecto, vamos por 17 en la escala de Hare.

A todo esto no se te ocurre otra feliz idea que intentar manipularme con el sexo, a mí, que venía de vivir 3 años en el mismísimo infierno y me había hinchado a follar drogarme y divertirme, que me pillaste saturada de jolgorio y me dio risa tu estrategia, aunque para hacer honor a la verdad el calentón me lo comí en la ducha, 40 minutos de reloj poseída por el ritmo ragatanga, hiperestimulada de testosterona, estrógeno, progesterona, oxitocina y vasopresina, con el chacra 2 devastado por el shock y los nervios destrozados.

Cuando me calmé me fui a cocinarme un arroz con mollejas.

No te volví a pedir sexo y cuando me tu me lo pedías pues me durabas 2 minutos y ya, tampoco me suponía un esfuerzo desmesurado dada la rentabilidad que yo le generaba a esos dos minutos, tenía yo otros jolgorios en mente que no eran la expresión libre de mi sexualidad precisamente, y como me hinché a estudiar educación financiera en mi momento post-adenocarcinoma, pues me pilló bien engrasada y ready para aplicar todas y cada una de las estragegias de como rentabilizar ingresos pasivos, que mezclado con mi inmarcesible conocimiento sobre el DSM-4, me convirtieron en una maquina de rentabilizar polvitos absurdos de 2 minutos a 9 euros el segundo, y cada uno en su casa y Dios en la de todos.

Ahora vienes a por otra, superdotado, que no aprendes.

La escala de Hare apunta ya al 23.

Cuando te invitaron a pasar unas vacaciones en el infierno ni me di por aludida, yo ya venía del mío y ni ganas de acompañarte, ni tu que me invitaste, pero interpretaste acertadamente que la residencia española que yo te proporcioné tenía un precio y lo ibas a pagar por mi toto moreno y por mi CI de 144. Estos eran mis jolgorios, no contabilizar orgasmos teniendo que pagar el precio de la manipulación encubierta, y tener que desgastarme las neuronas para descalabrarte las 7 estrategias de un narcisista encubierto para neutralizar a su presa.

Me las comi todas.

Y te desmonté cada una de ellas sistemáticamente.

No aprendiste nada.

Total…. aquí tenemos al señor Narci encubierto urdiendo planes y estrategias de supervivencia en el primer mundo mientras yo voy anotando en mis neuronas las banderitas rojas de las mentiras, la desfachatez, la manipulación a través del sexo, el control a través del dinero y la triangulación con tus compañeras de trabajo del puticlub.

Y los chorros de caprichos que me pagabas y el dineral que te costé aprovechando que descubrí tu educación feudal como proveedor del hogar y la familia, que vivía como una reina. Reina cornuda, vale, lo que tú quieras, pero no me enteré hasta 1 año después así que ojos que no ven… iban dos y se cayó el de en medio.

Y yo tan feliz en mi mundo de unicornios y de facturas de Zara de 300 euros.

Me tuviste que meter a otra en medio para poder deshacerte de mí.

Y con este descarte tan premeditado y cruel ya hemos llegado al 30 en la escala de Hare, medalla para ti campeón, no esperaba menos de tí.

Total que me sentó fatal porque ya le habia cogido gusto al bucle, (jodío bucle, tenía su gracia así visto desde la consciencia) porque lo había hecho siempre, y por PRIMERA VEZ EN MI VIDA, era consciente de lo que hacía, de quien era, y de porqué el 80% de la personas con las que he creado vínculos emocionales en mi vida no me pueden ni ver.

80% de gentuza falsa y egocéntrica, alimañas ávidas de atención, admiración o afecto, seres tóxicos, disfuncionales y opacos, ahora entiendo lo que hacía, como lo hacía y porqué lo hacía:

Destruiros, sacando a la luz vuestras miserias y matándoos de amor para no sentir mi vulnerabilidad.

“Precisamente porque está sól@ y se siente desdichad@, porque se muere de ganas de que le socorran, de que le consuelen, porque tiene una fabulosa necesidad de recibir amor, decide dar”

“Porque mi voluntad es tan fuerte como la tuya, y mi reino igual de grande. No tienes poder sobre mi”.

************************************************************************************************************************************************

#AfreeVulnerable20_20


Proud Of U


And if today, all you did was hold yourself together, I am proud of you.


El Título Ya Lo Pondré Mañana

06_800

·

“No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”

·

…las almas tristes de aquellos

que vivieron sin alabanza y sin infamia.

Mezcladas están al odioso coro

De los ángeles que ni rebeldes fueron

Ni a Dios fieles, sino para sí solos.

Los cielos los rechazan por no mancharse,

y el infierno profundo los evita,

pues de estos reinos alguna gloria cobrarían.

…Estos no tienen esperanza de morir

y su ciega vida es tan baja,

que envidian toda otra suerte.

El mundo no conserva su memoria;

La misericordia y la justicia los desprecia:

No pensemos en ellos, sólo mira y pasa

·

  • Cuando tengo una tarea pendiente que no despierta demasiado mi interés…
    1. ¡A por ella! Así me la quito de encima lo antes posible.
    2. Frecuentemente no la resuelvo pues dejo pasar los días sin hacer nada.
    3. Dejo pasar más tiempo del que quisiera para ponerme con ella.
  • Habitualmente cuando tengo asuntos engorrosos que resolver…
    1. Me los acaban resolviendo terceras personas.
    2. Los hago frente en primera persona.
    3. Me hago el remolón por si alguien me los resuelve y si eso no ocurre los resuelvo yo.
  • Cuando veo e-mails pendientes en la bandeja de entrada de mi correo…
    1. Ahí se quedan hasta que encuentre el momento de atenderlos.
    2. Reconozco que están ahí más tiempo del que me gustaría.
    3. Me “pican” por lo que me los quito de encima lo antes posible.
  • Debo dar una respuesta que sé que no va a gustar, por lo que me resulta incómodo hacerlo…
    1. Cuánto antes lo haga antes me quito “el marrón de encima”.
    2. A veces, tengo problemas por no haber dado dicha respuesta.
    3. Dejo pasar algunos días hasta que al final me decido.
  • Tenía pensado enviar una carta…
    1. …y la envié en el día que me propuse.
    2. …pero al final no la envié, ya que no tenía sentido después de tanto tiempo como ha pasado.
    3. …y la envié en la semana que me la propuse.
  • Cuando quiero quedar con alguien que hace tiempo que no veo…
    1. Quedo bastante después de lo previsto.
    2. Fijo el día lo antes posible.
    3. No encuentro el momento por lo que mis llamadas siempre acaban con el “esta vez tenemos que vernos pronto”.
  • Habitualmente, cuando alguien tiene que realizar un trabajo conmigo…
    1. Se queja de que le entorpezco pues dejo pasar mucho tiempo hasta hacer mi parte.
    2. Me tienen que dar algún toque que otro para que haga mi parte.
    3. Cumplo mis plazos respecto a la realización de las tareas que me corresponden.
  • Si una tarea me causa mucha ansiedad por el miedo de hacerlo mal…
    1. Me pongo con ello teniendo en cuenta una fecha de finalización.
    2. Lo acabo un poco pasado de plazo, ya que le doy demasiadas vueltas para hacerlo bien.
    3. Tengo problemas por finalizarlo tan tarde, ya que ¡nunca está lo suficientemente perfecto!.
  • Mis problemas…
    1. Me cuesta afrontarlos personalmente, pero al final me pongo con ellos.
    2. Son asunto mío y soy yo quien debe tomar cartas en el asunto.
    3. Se hacen más grandes porque no tomo cartas en el asunto.
  • Tengo que pedir cita en el médico para una revisión…
    1. A veces lo hago hasta dos meses más tarde.
    2. Lo hago a lo largo de ese mes.
    3. Intento hacerlo en esta semana.
  • Cuando debo comprar un regalo…
    1. Me pilla el toro y en más de una ocasión lo he hecho el día antes o incluso en el mismo día.
    2. Lo hago con tiempo suficiente, hasta un mes antes.
    3. Lo hago una semana antes más o menos.
  • Quiero aprender un idioma / u otra actividad…
    1. Llevo esperando un año o más para ello.
    2. Este mes me apunto como sea.
    3. Llevo esperando seis meses o más para ello.

Claves y resultados del test de procastinación

Suma todas las puntuaciones obtenidas en el test anterior y consulta la interpretación asociada a tu resultado para comprobar qué capacidad de procrastinación tienes y si resulta un problema en tu día a día:

  1. a= 0     b=2    c=1
  2. a= 2     b=0    c=1
  3. a= 2     b=1    c=0
  4. a= 0     b=2    c=1
  5. a= 0     b=2    c=1
  6. a= 0     b=1    c=2
  7. a= 2     b=1    c=0
  8. a= 0     b=1    c=2
  9. a= 1     b=0    c=2
  10. a= 2     b=1    c=0
  11. a= 2     b=0    c=1
  12. a= 2     b=0    c=1

Resultados del test de procrastinación

0-8 puntos – ¡Cuanto antes mejor!

Tu forma de afrontar los problemas es buena, ya que tomas cartas en el asunto cuánto antes. Este hecho puede ahorrarte muchas molestias. Sin embargo, ten cuidado; no conviertas esta actitud positiva en un error haciéndolos demasiado rápido o angustiándote por ser muy perfeccionista. Sin necesidad de postergar, recuerda también que algunas cosas llevan su tiempo.

8-16 puntos – Ahora voy… espera un poquito más

No queremos agobiarte, pero recuerda que si tú no tomas cartas en el asunto, las cosas que dependan de ti no se van a resolver solas. Sin caer en la angustia, intenta organizarte no dejando pasar demasiado tiempo en resolver los asuntos pendientes. Ponerte unos días límite te ayudará a conseguirlo.

16-24 puntos – Hoy no es el día, ni mañana ni al otro

¿A estas alturas no te has dado cuenta de que “las ganas no vienen solas”? Si tú no te pones en marcha nunca sentirás que es el momento de hacerlo. Empieza a hacer las cosas pendientes, el hecho de hacerlo te reforzará a seguir haciéndolo. De lo contrario, tus problemas no serán los problemas en sí, sino el hecho de no haberte puesto con ellos. . .

Yo el Test no lo he hecho….. A ver si me pongo mañana….


Impermanencia

esto tambien pasara (1)

Esto también pasará.

Cada vez que hacemos algo tenemos que imaginar otras formas de hacerlo para enriquecer nuestra creatividad. En el fondo se trata de no repetirse, en ninguna de las actividades que desarrollamos. Los sufís dicen que el único pecado es la repetición.


Ananké

Huyo de lo que me sigue; voy detrás de lo que huye de mí. 

En la mitología griega, Ananké era la personificación de lo inevitable, la necesidad, la compulsión y lo ineludible. 

Surgió de la nada al principio de los tiempos formada por sí misma como un ser incorpóreo y serpentino cuyos brazos extendidos abarcaban todo el universo. Desde su aparición Ananké estuvo entrelazada con su compañero, la personificación del tiempo: Chronos.

Ananké y Chronos permanecieron eternamente entrelazados como las fuerzas del destino y el tiempo que rodean el universo, guiando la rotación de los cielos y el interminable paso del tiempo. Ambos estaban muy lejos del alcance de los dioses más jóvenes, cuyos destinos se decía que controlaban.

Ananké es la fuerza imperiosa que utilizamos en todo momento para existirnos, para sobrevivir a costa de lo que sea. Solo estamos libres del mando de Ananké cuando dejamos de existir por nosostros mismos, cuando nuestra vida nos es ofrecida desde fuera de nosotros y renunciamos a nuestras destrezas, cuando dejamos de saber y de utilizar nuestras astucias para defendernos, cuándo morimos de nosotros mismos y vivimos impregnados del genuino existir de la belleza, de la verdad y de la bondad.

El dolor cuando se presenta es inevitable, ineludible y provoca la necesidad de padecer miedo y elaborarlo agresivamente, realizando compulsivamente acciones que disipen el pánico doloroso. El ser humano desde que nace está abocado a proveerse de resoluciones a sus necesidades para existir, el puro sentimiento de mantener la existencia es dolor que se elabora en miedo y agresión. El segundo principio de termodinámica muestra que el desorden en un sistema físico siempre aumenta y nunca disminuye.

El existir nos lleva a actuar, el dolor provoca miedo, nos defendemos para seguir existiendo, y la propia pulsión por sobrevivir encuentra su única  salida a través de la  necesidad. El dolor, el miedo, la agresión y su contención, está conducida desde su inicio por el impulso  de Ananké.

Cuando el objeto que produce miedo es demasiado amenazante el individuo contiene sus agresiones hacia su enemigo para evitar la derrota y su aniquilación.

No obstante la fuerza  de Ananké persiste y en ese momento el ser humano realiza compulsivamente acciones que disipen el pánico doloroso, tales como huir o desplazar la agresión bien hacia uno mismo o bien hacia algo semejante.

ANANKÉ ES LA ESENCIA BÁSICA DEL DOLOR QUE GENERA TODAS LAS EMOCIONES. El dolor surge cuando ciertos sistemas neuronales son  estimulados y en ese momento aparece la sensación de daño que genera a la vez la primera emoción innata que es el miedo.

En el paleocerebro-reptiliano el dolor se transforma en percepción de miedo y ejecución de agresividades.

En el cerebro límbico-mamífero el miedo y la agresividad se contienen emocionalmente debido a las potencias compasivas y surge la tristeza.

En el cerebro neocortical-humano  la tristeza se convierte en técnica, ciencia y arte  para resolver el miedo y desplazar la agresividad hacia la belleza.

Y es ahí donde Ananké se sublima para crear VIDA.


Espiral Ascendente

Soy la neurona abandonada a su suerte entre sinapsis de dolor y neurotransmisores enfermos quebrándose en nada, partiéndose en pedacitos de dolor pero de ese que duele dentro, eclipsada por mi fantasía de lo que quise hacer de ti y sin intención de hacerte daño he tenido la certeza de querer aniquilarte.

Lo peor es la ignorancia, lo peor es haber imaginado vidas, luchas, llantos, perdones, delirios y suertes, lo peor es darse cuenta de que es un monólogo y va a seguir siéndolo, que sin ti mi vida no va a cambiar nada y voy a seguir sola como antes. Es dejar marchar mi fantasía lo que me hunde en una espiral delirante y estúpida, que para soñarte no me había hecho falta conocerte.

El silencio molesta y la distancia molesta y la falta de empatía molesta, que tus células no sientan mi dolor molesta, que yo sienta las tuyas porque quiero vivir en ti ya no molesta sino que mata, que el edredón de las sinapsis no te quiera también molesta y echarte de menos verdaderamente me arrastra a la  más absurda de las demencias.

¿Pero a quien hecho de menos? ¿Al que yo me invento cada día y olvido cada noche para despertarme con él clavado al higado cada mañana o a ese que no me interesa para nada y que no se parece en nada a ti y por eso me lo he tenido que inventar para poder establecer un vínculo que tu necesitas mantener?

¿Es amor que te quiera proteger de ti mismo, es amor que me faltes cada instante, es amor que me angustie hasta el delirio la inmensa pena de tu extravío, es amor que sin tí una parte de mí se sienta incapaz aterrorizada e impotente, es amor que quiera volar contigo y sabiendo que no tienes alas me haya quedado en tierra para no perderte?

Amor es soñar con tu sonrisa porque es lo único que quiero, verte feliz,  pero me traiciono porque miento y lo que quiero es poseerte y tu felicidad sin mi es algo que mi ansia no quiere y no va nunca a entender, amor es imaginarte la piel bajo mis manos zurciendote a la vida para que no te caigas al vacío de tu propia nada, amor es verte a través de las lágrimas de mi impotencia por no tenerte y aun asi quererte más y que duela el alma por perder para que tu ganes.

Amor es soñarte cada madrugada atado a la pata de mi cama porque no soporto la idea de tu vida sin mi.

Amor es ver como se ilumina tu cara cuando me ves  y saber que eso forma ya parte de mis recuerdos.

Y dejarte ir…