Mujer Reina Diosa Hechicera

Entradas etiquetadas como “Duele

Técnicas de manipulación mediática aplicadas a las familias disfuncionales

Porque si no sanas tus heridas egosintónicas con tu mierda familia es IMPOSIBLE  que aceptes ni en mil vidas que este sistema de mierda y sus miserables corruptos y  amorales representantes están atentando abiertamente contra ti, tu libertad, tu economía y lo que es peor, TU MENTE.

Y lo que es mucho peor, con tu absoluta connivencia dada la complementariedad que tu mierda familia te ha tatuado a fuego en el ADN desde que te llega la memoria

1. La estrategia de la distracción

Que tú tienes un problemón tipo crisis existencial o depresión tamaño Mamut?

Tranquila…que ahí está la narci neurótica de tu madre llevándote de compras para que  pierdas el objetivo del verdadero problema que es ella, porque es capaz de dilapidar fortunas con tal de seguir enterrando bajo kilos de falsedad su desfachatez y amoralidad. Imagínate la vergüenza toxica que lleva agarrada a las sinapsis; u organizando una comidita familiar e invitando al primo y al amigo del primo que te gustaba tanto de adolescente  para que bucees un ratito por las oscuras y tenebrosas aguas de tu triste pasado mientras tú lo coloreas con las crayolas del «quizás, podría ser y ¿te imaginas? Porque ella sabe que no te comiste nada a los 14, pues ahora menos que encima estas hecha una puta piltrafa con la puta depresión; o explicándote con pelos y señales que en la última sesión con el terapeuta se ha planteado seriamente coger la baja definitiva porque la vida ya no le da de sí, que a sufrir no  la gana nadie, y es una desgraciada víctima de todos vosotros porque ya es desgracia tener que convivir con el enemigo.

Mientras tanto ya te han convertido en el enfermo designado, chivo expiatorio o scape goat de ese despropósito tóxico que es tu mierda familia, y tu autoestima, tu equilibrio emocional y tu salud mental son el objetivo de toda su basura radioactiva, abonada convenientemente por todos y cada uno de sus insufribles egos, convirtiéndote así en el problema inventado  que oculta a los verdaderos criminales que son ellos, la triada oscura en su más amoral  y tóxica expresión, los factor D que se esconden sin misericordia ni escrúpulos detrás de sus máscaras de buenismo socialmente impecable.

En el caso de que fuese tu padre te llevará al fútbol o a un puticlub si eres hombre… que los hombres son tan simples como los cerdos de la abadía de Melk en el siglo XIV que mientras Fray Guillermo de Baskerville buscaba respuestas al porqué de las lenguas y dedos ennegrecidos  y Bernardo Gui buscaba herejes, los cerdos, seres mas simples, buscaban trufas.

Si eres mujer te dará 20 euritos para un capricho si es un 5-avaricia o de 100 para arriba, sin tope al alza, si es un 8-lujuria o un 3-vanidad

2. Crear problemas y ofrecer soluciones

Ahí está tu madre, la manipuladora maquiavélica, la que da un puntaje de 30 en la escala de Hare, la hija de Elegguá, la que cierra y abre los caminos y tiene el poder sobre tu destino, derrochando inquietud porque no sabe qué hacer con tu futuro (no sabe qué hacer con tu futuro ella, tu sí que tienes pasiones y objetivos el problema es que tiene sordera selectiva y escucha lo que le interesa) y después de avergonzarte delante de toda  la familia en la comida de los domingos haciéndose la víctima porque está desquiciada por tu ineptitud, pues tiene que venir a rematarla sí o sí.

Y entonces el problema se centra en tu futuro laboral, y como ella no es de Internet, se recorre todas las academias de la ciudad recogiéndote folletos explicativos para que te saques unas oposiciones a la Administración de justicia como Auxiliar Administrativo Del Estado; cuando le dijiste que querías estudiar audiovisuales y realización entendió que lo tuyo no es pasión por el lenguaje audiovisual, que estás enchufada a Netflix  porque eres una NiNi sin oficio ni beneficio, a la sopa boba en casa de papá y que los pájaros que tienes en la cabeza  se podían haber diferido  a la China comunista cuando a Mao le dio porque los gorriones eran los culpables del desastre agrario.

Te quiere convertir en un fracasada porque a ella no la vas a superar, es tan consciente de su amoralidad y de la envidia tóxica que le corroe que hará lo impensable con tal de verte fracasar y que tus sueños no se conviertan jamás en objetivos futuribles. Como cuando el gobierno de turno se monta el teatro del absurdo con la pandemia de los cojones que hay que ser retrasado para creer ni una sola silaba de la narrativa vírica, te destrozan la economía  y luego se saca las paguitas de 500 miserables euros para que estés arruinado y en casita sin futuro ni esperanza de tenerlo.

Igual que tu madre que no quiere soltar la presa porque se alimenta de tu luz y tiene un touch incomparable para ennegrecer y corromper todo lo que absorbe.

3. La estrategia de la gradualidad

Porque a paciencia no la gana nadie.

Tu hermana la niña de oro ha asumido su papel de diva de tercera regional, tenebrosamente oscurecida por la perseverancia indomable de vuestra madre, que os ha enfrentado (a ti como chivo expiatorio) desde que erais prototipos de seres humanos en vías de desarrollo, y cuyo desarrollo se vio interceptado por la certera determinación de su narcisismo. Entonces ese dechado de virtudes que es tu hermana configura en su software interno que la que tienes las ventajas eres tú, que la favorecida eres tú y que las hay con cara viviendo a la sopa boba en el hotel Sádicos de Luxe, porque haga lo que haga nunca brilla lo suficiente, aunque su adorable madre le insista en que es un modelo de comportamiento, un dechado de virtudes y que brilla como el sol en pleno Agosto en Casteldefells.

Con lo cual la loba herida comienza a gestionar su frustración aplicándote pequeñas dosis de veneno gotita a gotita durante años, y años, y años, y todos los años que hagan falta hasta que llega su momento de gloria y te quita el marido la jodía mosquita muerta, o mantiene eternamente su campaña de desprestigio a tus espaldas, porque nunca sospecharías de ella porque incluso y gracias al veneno neurótico de tu madre tú también te has creído que es la triunfadora de la familia con una carrerita de mierda que tiene la analfabeta en gestión de marketing y recursos humanos, o te echa del negocio familiar, o del árbol genealógico, que ese ha sido su certera determinación, tu desarraigo, que no pertenezcas.

Que ese odio tóxico que profesa por ti convertido en religión consiga erradicar incluso el recuerdo de que alguna vez exististe.

4. La estrategia de diferir

Y ahí está, el inconsistente de tu padre, ausente, Asperger, autista, sordo y ciego al despropósito de familia que naufraga a su alrededor y que él neutraliza con su innegable diplomacia, su palabrería tóxica de seductor de prostíbulo de carretera y  grandes dosis de desconexión neuronal, escondido como una rata acorralada en su mundo paralelo donde manda él y obedecemos los demás.

Entonces te dice que no esperes heredar nada porque el dinero solo hace que desunir y enfrentar a las familias, así que él no tiene nada para que sus vástagos no se acuchillen sin misericordia una vez él se traslade a su descanso eterno en los profundos abismos de Hades. Y que no esperes nada de tus hermanos porque” ya sabes que contigo no conectan y que es normal porque eres una inconsciente”, con el agravante de que sabiendo del abuso emocional, las injusticias y  el calvario que has vivido rodeada sistemáticamente de toxicidad, no ha movido un dedo por impartir justicia, fijar límites ni hacer que ninguno de ellos te respete, y que cada vez que has recurrido a él para que te defienda has obtenido la traición por respuesta poniéndose del lado de los agresores para encubrir su miserable cobardía y de paso no tener que malgastar su energía en algo tan insignificante como es el infierno de familia en el que vives.

Que se ha pasado la existencia en otra casa, con otra familia, en otro trabajo, compartiendo amor infinito con la fantasía de virgen que su patológica concepción del amor ha rediseñado en su mundo de unicornios, esa Perséfone vulnerable, necesitada y frágil que consigue que él pueda sentirse un macho alfa rebosante de virilidad.

Así que ya preparada para el desenlace de las sucesivas  masacres que adornan tu horizonte te vas haciendo a la idea de que cuando ocurra lo inevitable y tu hermanos te apuñalen, te humillen, te nieguen ayuda, te deprecien o te roben, la veda este abierta para que seas inmolada en el altar del “ya te lo dije”, y lo peor de todo es que corres el riesgo de asumir que tu padre era un tío sensible que te impuso un sufrimiento futuro para que abrieses los ojos a la realidad porque “te lo digo por tu bien para prevenirte, para que no me sufras, porque me importa tu bienestar”, y que “ya te dije que esto iba a pasar”.

Pero todo irá mejor mañana.

5. Hablar desde una posición intelectual superior

Y ahí tenemos a tu hermana, la niña invisible, obesa mórbida para ocupar más espacio y que se la vea, eterna opositora a diva hambrienta de rendición incondicional, hambrienta de drama, patológicamente adicta al carrusel emocional que le provoque cualquier gorrino emocional que se le cruce, si, esa que destronaste cuando naciste, esa que te trata como una cría de 6 años, como un ente intelectualmente inferior y que juega con tus necesidades para manipularte a su favor, esa que te utiliza cuando le conviene y te suelta donde le pilla cuando te ha exprimido igual que se escurre un calcetín sin pareja, esa que no ve que tu delgadez anoréxica viene del mismo sitio que su cuerpo-escombro de 112 kilos.

Y ahí la tienes, explicándote, como si fueses subnormal,  el sentido de la vida, el momento  Zen que está viviendo y como ya ha curado su adicción a mendigar amor disfrazado de desprendimiento y preocupación activa por el otro, cómo ella no cree en la buena suerte porque cada uno se labra su destino que ella es una mujer empoderada,  y cómo ya por fin ha entendido que las dimensiones alternativas que encumbran el camino al conocimiento cuántico del sendero tántrico de la iluminación, son su mantra diario para levantarse cada amanecer a hacer meditación trascendental con los primeros rayos de sol acariciando tibiamente su epidermis.  

Porque con tal de pertenecer has transitado infiernos telúricos sin un atisbo de consciencia por las consecuencias.

Y te lo crees.

Y suscribes lo que haga falta.

Y no te llega el aire a las vísceras pensando que no te acepta.

Y a fuerza de querer taponar el desprecio que sangra sin piedad te lo comes  para no ser exiliada.

6. Apelar al aspecto emocional antes que a la reflexión

Y ahí tenemos a la madre de Pablito, deshaciéndose en amargas lágrimas de sufrimiento infinito, convertida en la Madame Bovary del 4º Dcha, apelando a la compasión de su amadísimo heredero porque “yo ya tengo cayo en el corazón de tanto llorar, porque yo estoy enferma y me tienes que entender y cuento contigo, porque papá está todo el día trabajando (o es inexistente, porque un día, frito de frustración se fue a comprar tabaco o es alcohólico y entre tajada y tajada ya se ha vuelto sordo) y tú eres mi bastón, mi luz, mi escudo y mi sol, tu eres la verdad y la vida, y en ti puedo descansar porque tú no eres como él, tú eres especial”.

Como Pablito lleva así desde los 6 años escuchando el mismo mantra tóxico pues lo tiene asumido como propio y en el mundo de Pablito los hijos se convierten en maridos de sus madres, estableciendo un vínculo incestuoso que se refuerza cada día con el engrudo de la toxicidad más voraz. 

Pablito tiene 17 años y duerme con su madre “porque él quiere, no veas los celos que tiene de su padre (Sic)”.

Pablito nunca podrá establecer una relación sana con una mujer.

La utilización de un registro emocional  apela a un comportamiento instintivo. La mantis religiosa del 4 Dcha conecta con la emocionalidad de su hijo-marido para despertar en el todos los miedos, deseos, inseguridades y dudas con el objetivo de que no pueda pensar y solo pueda sentir. Y Pablito se quede a vivir en la esquina de los discapacitados mentales porque es incapaz de analizar la situación desde el sentido crítico e intelectual dado el overbooking de neurotransmisores que transitan por sus hélices de ADN cada vez que su madre le reitera lo del cayo en el corazón.

Pablito buscará invariablemente una madre-esposa que le manipule emocionalmente, una maltratadora tóxica con un profundo desprecio por los hombres, a la que seguirá en un bucle eterno de autodestrucción, arrastrándose como una cucaracha sin dignidad por los derroteros de la toxicidad sadomasoquista.

Pablito está sacándose las oposiciones a impotente, a eyaculador precoz y a deficiencia emocional severa. Se licencia con matricula fijo.

El padre de Pablito está en el puticlub buscando trufas

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad

Aquí tenemos a Mamá Leprosa y Complementario de la urbanización “Quiero y no puedo”, una wannabe de manual que va perdiendo trozos de identidad cada vez que su Nenita destaca por el motivo o razón que sea, dejándose la piel, la carne y los huesos en competir contra ella, consumida por la ansiedad que supone que su hija la supere en NADA.

Así que Mamá Leprosa y Complementario han decidido comprarse un coche con la jubilación anticipada de Complementario.

Un cochazo.

35.000€.

Lo programas y te lleva un café a la cama mientras te canta por Spotify una ranchera de Bertín Osborne (versión Basic con anuncios entre Bertín y José Luis Rodríguez “El Puma”).

Nenita le dijo a Mamá Leprosa  “ya he encontrado mi Ikigai en la vida y quiero ser enfermera como tú”  y entonces Mama Leprosa le dijo exactamente tres palabras en su dinámica de redondear a la baja: “No tengo dinero” (Mamá Leprosa es funcionaria y cobra un sueldo de 2900€ – 14 pagas al año) así que nenita se buscó dos trabajos para pagarse la academia (no le llegaban las horas del día, exactamente necesitaba 36 horas para poder vivir, eso tirando por  lo bajo y durmiendo 6 horas) y estudiar lo que ella suponía que mamá quería, lealtades familiares en carne viva.

Porque la leprosa tóxica disfuncional es enfermera PERO no ha ejercido en su miserable vida agarrándose como un clavo ardiendo a un trabajo de funcionaria que  no le reporta ninguna satisfacción a ella ni ningún beneficio a nadie, vamos que si se le cae mañana el techo encima estando en la oficina nadie iba a echar de menos su trabajo, porque nadie lo conoce, porque para el mundo su mierda trabajo no existe.

Total que sería el colmo que la niña tuviese ilusión perseverancia y la alineación planetaria adecuada y consiguiera ejercer y ayudar a salvar vidas en un quirófano mientras el cirujano te destaza como un gorrino, o a traer niños al mundo y que vieran su carita de ángel según llegan a este valle de lágrimas que es la existencia, o en un gabinete de cirugía estética para ponerse unas tetas de la 105. Así que Mamá Leprosa decide negarle el acceso a la educación y fomentarle la pasión por la mediocridad la mezquindad y el adocenamiento neuronal.

Previously on the urbanización “Wannabe Resort Ciudad de Vacaciones”, Mamá Leprosa le dio 15.000€ (Mamá Leprosa no tiene dinero) al hermano de  Nenita para la entrada de un pisito y que se independizará ya de una puta vez, un niño de oro con obesidad mórbida, una halitosis epidérmica generalizada en cada poro de su piel que no lo disimula ni el patchuli y con 32 años en casa de mamá. A nenita la “invitaron” a independizarse “por tu bien, ya sabes, para que aprendas a ser autónoma” hace ya 6 años (No aportaron ni un miserable €).

Huyendo de la mediocridad como de la peste ligó con un narco colombiano y se fueron a vivir juntos y Nenita se sentía  como viviendo en “Sin tetas no hay Paraiso”.

Luego el narco la pidió en matrimonio para que le pudiese gestionar sus asuntos desde fuera de la cárcel porque le cayeron 7 años que le pillaron con 980 gramos de cocaína en la barriga en el aeropuerto de Barajas viniendo de Cali.

Mamá Leprosa no tiene dinero. Tampoco tiene ni puta idea de la vida de su hija.

Cuando Nenita quiere desconectar se va a la segunda vivienda de Mamá Leprosa y Complementario. Mamá Leprosa le busca fecha porque el pisito lo tiene Rbnb full time y rentabilizarlo es más importante que su hija. Cuando Nenita va, paga los gastos de luz y agua que genera su estancia. Cuando vivía con ellos, Mamá Leprosa también le apagaba el calentador cuando se duchaba, a los 15 minutos exactos, para no derrochar agua.

La mediocridad ganó la batalla cuando Nenita tenía 9 años y luego le pasó como al elefante de Bucay,  atado a una estaca contra la que luchó con determinación desde que le ataron por primera vez; y un día dejó de intentarlo, asumió su derrota, se rindió, y 20 años después sigue atado a la estaca porque NO SABE que ha crecido y ahora sí puede con ella.

La mediocridad planea acechante en cada átomo de la realidad de Nenita.

La indefensión aprendida ocupa cada una de sus sinapsis.

Dejó la academia, dejó uno de sus trabajos y ahora convive con otro narco colombiano.

Mamá Leprosa y Complementario están con Bertín en Benidorm.

8. Estimular al  público a ser complaciente con la mediocridad

Y aquí, el figura del día, tu exmarido el encantado de conocerse, el oportunista disfrazado de sensible, el depredador emocional que no te dejará brillar jamás para perpetuarse por encima de tu cadáver en su mediocridad de barriada marginal, el que come en los mejores restaurantes de 9.90 el menú,  bebe los vinos más exquisitos en la taska del polígono, tiene un gusto impecable y una superdotación artística que ya la quisiera John Galliano.

Ese narcisista superdotado intoxicado de sí mismo, el que te conoció cuando tenías una depresión del carajo y que no te deja ni asomar la cabeza al mundo de los vivos porque te convence para que salgas del hoyo y una vez fuera, motivada, empoderada con su palabrería de encantador de serpientes, con ganas de disfrutar de la vida, te hunde en la miseria mofándose de tus ilusiones, tus proyectos, tus pasiones y tu ansia viva de vida.

Y no te puedes creer que él sea así, porque él te disfraza de amor incondicional el hecho de tener secuestrada emocionalmente a una fan con el síndrome de Estocolmo convenientemente alimentado y  bien engrasado por él mismo, y te convence sin ningún género de dudas que está loco por tus huesos, de que te ama incondicionalmente y no puede vivir un minuto sin ti.

Y ahí estás tú, cada día más hundida, más deprimida, más pasivo agresiva que ya no te cabe más rabia en el páncreas y él en su narrativa habitual de “sois todos unos zafios y unos incultos” rebozándose, con esa sutil gracia que le caracteriza, en el pan rallado de la mediocridad y estupidez más diáfana. Como cuando tú le hablas de neurociencia y él te dice que eso son mamarrachadas que no valen para nada que “que sabrán los médicos, que un pastor trashumante de las Hurdes tiene más sabiduría en una uña que Einstein en todo su CI de 160”, o cuando te pillas en el BlockBuster “El club de la lucha” y se la ve tres veces pagando incluso la penalización por retraso porque lo único que ha entendido es “la primera regla del club de la lucha es no hablar del club de la lucha”. Con lo del hígado de Jack le entró hambre y se bajó al delicatessen a pillarse unas gramitos de jamón «ibérico» de 9.80 el kilo. Derrochando glamour.

Es divertido ser estúpido vulgar e inculto. Mola ser un analfabeto mediocre, la estupidez es su mejor producto, se vende como la bombilla incandescente que brilla incansable iluminándote el camino, te atrapa en su red de mediocridad para que no brilles más que él, apaga tu luz y marchita tu energía para que dependas de su inmarcesible sabiduría construida a golpe de telebasura y complejo de inferioridad. Hasta que un día coges tus bártulos y ahí le dejas…. sin brillo, ni luz, ni sabiduría, ni glamour, porque como alimaña emocional que es, te ha parasitado durante años para quedarse con lo mejor de ti y a cambio regalarte, en un acto de bondad sin precedentes, su mierda mundo de impotencia, frustración y opacidad.

Como cuando sistemáticamente te lleva la contraía en TODO porque él no tiene personalidad propia, ni carácter definido, ni escala de valores, él es todo lo contrario de lo que tú seas, porque en su narrativa reaccionaria y su superdotación intelectual, se crea una personalidad mejor que la tuya en función de cómo seas tú, lo del autoanálisis es un concepto inexistente en su constructo narcisista de excepcionalidad y perfección, porque “tú no entiendes nada, te crees que lo sabes todo y si tanto sabes ¿por qué eres una  fracasada?”.

Y tú generando cortisol como una poseída mientras él te va entallando dulcemente las esposas de peluche rosa y atándote a la pata de  la cama con cintas de terciopelo para que no  puedas tener movilidad ninguna y ahí te quedes….. En tu papel de Iberdrola para suministrarle luz 24/7.

La última vez que le viste iba vestido como un preadolescente hiperhormonado.

Tiene 42 años.

9. Reforzar la autoculpabilidad

Croqueta es redonda por fuera y esponjosa por dentro. Tiene una sonrisa que te ilumina el mundo en 2 con 3 y un aura de colorines que contagia todo lo que toca. Croqueta tiene una madre narcisista adicta al sexo a la que ha intentado complacer agradar y amar desde que le llega la memoria. Mamá Gorrina es intensa, dramática, conflictiva, destructiva, disfuncional  y muy sádica. Abandona a Croqueta por cualquier zafio que se le cruce en el camino y establece relaciones tóxicas con todos y cada uno de los gorrinos con los que se relaciona.

Croqueta ha pendulado de dieta en dieta desde los 6 años a causa de su sobrepeso.

Mamá Gorrina es propietaria en exclusiva de un cuerpo escombro de 1.51 de alto x 3 de ancho, y 95 kilos de peso espantosamente repartidos por su geografía.

Para justificar el abandono de su hija, Mamá Gorrina manipula la situación para hacer sentir culpable a Croqueta, la acusa de despechada, de falsa, de hipócrita y de soberbia, pretende convencerla de que su comportamiento (el de Mamá Gorrina) es producto directo de la distancia que crea Croqueta, porque “yo estoy orgullosa de mi, de cómo gestiono mi vida, mis emociones, mis fobias y mis filias…! y tú me demuestras con tu actitud que me desprecias y me humillas con tu silencio acusador, porque tú me juzgas y tú no eres quien para juzgarme”

Croqueta crea distancia para protegerse.

Mamá Gorrina mientras tanto está follándose al que toca en su cama de matrimonio, la que en su día compartía con el padre de Croqueta. Justo enfrente de su habitación, solo la separan dos escasos metros del escándalo que forma su madre en todos y cada uno de sus ayuntamientos carnales, una vez le contó a Croqueta (es especialista en contar intimidades a su hija, con esta consigue cargarla más de responsabilidad y vergüenza toxica) que en un hotel subió el recepcionista a llamarles  la atención porque algunos huéspedes se habían quejado del escándalo. Porque Mamá Gorrina no tiene vergüenza, ni  pudor, ni le importa una mierda lo que piensen de ella, ella es así “y según la ley 4.0 de mi terapeuta Gestalt me tenéis que aceptar como soy”

Croqueta empieza a vomitar a su madre.

La culpa le agría la bechamel de la que está rellena y se le hace bola y no le pasa.

En una compulsión delirante escarba con los dedos hasta llegar a esas cuerdas vocales que se han quedado mudas hace tiempo y que solo se expresan en llanto, angustia y más arcadas, en un intento desesperado y febril por deshacerse de su madre y de la culpa que siente por odiarla. Porque la odia con toda su alma, y la teme con toda su amargura de niña abandonada porque en el peor momento de su vida Mamá Gorrina no está para ella y su mundo de 17 años se desmorona y se desintegra sin compasión.

Croqueta teme tanto a Mamá Gorrina que por el patio que da a su ventana desde un sexto piso y con la ventana cerrada, reconoce los pasos de su madre cuando  lo cruza después de dejar el coche en el garaje, y puede identificar incluso el humor que trae con solo oír el ruido de sus pisadas cuando entra por la puerta de casa. Si ese día los planetas se alinean en modo bronca, Croqueta se comerá compulsivamente su propio hígado para luego vomitarlo junto a la culpa por odiar a ese engendro espeluznante que es aquella que le dio la vida y a la que su psicóloga le dice que tiene que aceptar perdonar y sanar porque “tu eres la responsable de tus emociones y nadie puede hacerte daño sin tu consentimiento” .

Croqueta se casó con un buen chico que la quiere mucho y tienes dos niños a los que Mamá Gorrina no tiene acceso por expreso deseo de Croqueta. Cuando Mamá Gorrina viene a la ciudad tampoco es recibida en su casa. Mamá Gorrina tiene vetado el acceso a su vida, sus hijos y sus emociones.

Ya no hay  Mamá Gorrina.

Pero Croqueta sigue vomitando el recuerdo de su madre.

La culpa se le sigue haciendo bola.

A veces, el amor que siente por sus hijos le devuelve el peluche que lleva dentro y vuelve a sonreír con esa luz que te ilumina el mundo en 2 con 3.

10. Conocer a los individuos mejor que ellos mismos.

Y aquí estoy yo, mismamente yo, la ejecutora, la invulnerable, la honesta radical, manipuladora sorda y ciega a las quejas, sufrimientos ajenos y dramas emocionales sin fundamento. Yo, la ego sintónica con un don natural para calarte en 15 minutos y me sobran 10, esa que te hace la radiografía en 2’10 y te impone lo que tienes que hacer para salvar tu estado emocional, tu vida y tu matrimonio, la lujuria intelectual en su máxima expresión, una gota de energía en estado puro dispuesta a iluminar tus más recónditos y oscuros infiernos con esta luz incandescente con la que Dios me honró al nacer, la del talento natural para depredar psicópatas, borderlines, narcisistas, sádicos y todo el DSM-4 y sus ediciones revisadas.

Que vamos a un suponer tu vienes con aviesas intenciones de manipularme para sacar un beneficio y yo que derrocho ingenuidad por los cuatro costados y que te doy el beneficio de la duda mientras no se demuestre lo contrario, pues me dejo hacer. Como soy poderosa por naturaleza y la emocionalidad no va conmigo, echo todo el páncreas en el asador del romance, me lio la manta a la cabeza y me entrego como una colegiala sin estrenar, «like a virgin, just for the very first time», y que salga el sol por Antequera.

Total que tú ya me tienes en el bote y a pesar de que me gustas más que el arroz con mollejas, te crees que no he visto las banderitas rojas del “donde dije digo, digo Diego”, y de que en momento que entraste a trabajar en mi negocio, pasé  de ganar 180 € diarios a meter 40 miserable € en la caja. Y de que aprovechando la coyuntura te colaste a vivir como una lapa en mi casa. Pero insisto en el arroz con mollejas, eso que vaya por delante.

Perfecto, vamos por 17 en la escala de Hare.

A todo esto no se te ocurre otra feliz idea que intentar manipularme con el sexo, a mí, que venía de vivir 3 años en el mismísimo infierno y me había hinchado a follar drogarme y divertirme, que me pillaste saturada de jolgorio y me dio risa tu estrategia, aunque para hacer honor a la verdad el calentón me lo comí en la ducha, 40 minutos de reloj poseída por el ritmo ragatanga, hiperestimulada de testosterona, estrógeno, progesterona, oxitocina y vasopresina, con el chacra 2 devastado por el shock y los nervios destrozados.

Cuando me calmé me fui a cocinarme un arroz con mollejas.

No te volví a pedir sexo y cuando me tu me lo pedías pues me durabas 2 minutos y ya, tampoco me suponía un esfuerzo desmesurado dada la rentabilidad que yo le generaba a esos dos minutos, tenía yo otros jolgorios en mente que no eran la expresión libre de mi sexualidad precisamente, y como me hinché a estudiar educación financiera en mi momento post-adenocarcinoma, pues me pilló bien engrasada y ready para aplicar todas y cada una de las estragegias de como rentabilizar ingresos pasivos, que mezclado con mi inmarcesible conocimiento sobre el DSM-4, me convirtieron en una maquina de rentabilizar polvitos absurdos de 2 minutos a 9 euros el segundo, y cada uno en su casa y Dios en la de todos.

Ahora vienes a por otra, superdotado, que no aprendes.

La escala de Hare apunta ya al 23.

Cuando te invitaron a pasar unas vacaciones en el infierno ni me di por aludida, yo ya venía del mío y ni ganas de acompañarte, ni tu que me invitaste, pero interpretaste acertadamente que la residencia española que yo te proporcioné tenía un precio y lo ibas a pagar por mi toto moreno y por mi CI de 144. Estos eran mis jolgorios, no contabilizar orgasmos teniendo que pagar el precio de la manipulación encubierta, y tener que desgastarme las neuronas para descalabrarte las 7 estrategias de un narcisista encubierto para neutralizar a su presa.

Me las comi todas.

Y te desmonté cada una de ellas sistemáticamente.

No aprendiste nada.

Total…. aquí tenemos al señor Narci encubierto urdiendo planes y estrategias de supervivencia en el primer mundo mientras yo voy anotando en mis neuronas las banderitas rojas de las mentiras, la desfachatez, la manipulación a través del sexo, el control a través del dinero y la triangulación con tus compañeras de trabajo del puticlub.

Y los chorros de caprichos que me pagabas y el dineral que te costé aprovechando que descubrí tu educación feudal como proveedor del hogar y la familia, que vivía como una reina. Reina cornuda, vale, lo que tú quieras, pero no me enteré hasta 1 año después así que ojos que no ven… iban dos y se cayó el de en medio.

Y yo tan feliz en mi mundo de unicornios y de facturas de Zara de 300 euros.

Me tuviste que meter a otra en medio para poder deshacerte de mí.

Y con este descarte tan premeditado y cruel ya hemos llegado al 30 en la escala de Hare, medalla para ti campeón, no esperaba menos de tí.

Total que me sentó fatal porque ya le habia cogido gusto al bucle, (jodío bucle, tenía su gracia así visto desde la consciencia) porque lo había hecho siempre, y por PRIMERA VEZ EN MI VIDA, era consciente de lo que hacía, de quien era, y de porqué el 80% de la personas con las que he creado vínculos emocionales en mi vida no me pueden ni ver.

80% de gentuza falsa y egocéntrica, alimañas ávidas de atención, admiración o afecto, seres tóxicos, disfuncionales y opacos, ahora entiendo lo que hacía, como lo hacía y porqué lo hacía:

Destruiros, sacando a la luz vuestras miserias y matándoos de amor para no sentir mi vulnerabilidad.

“Precisamente porque está sól@ y se siente desdichad@, porque se muere de ganas de que le socorran, de que le consuelen, porque tiene una fabulosa necesidad de recibir amor, decide dar”

“Porque mi voluntad es tan fuerte como la tuya, y mi reino igual de grande. No tienes poder sobre mi”.

************************************************************************************************************************************************

#AfreeVulnerable20_20


Armas De Destrucción Masiva


Rafael Mendoza Torres

A 2.000 kilómetros de Lisboa, en la isla portuguesa de Corvo, viven poco más de 400 habitantes ¡Y TIENE CERO CONTAGIOS! En 1970, los psiquiatras Colin McEvedy y A William Beard publicaron un influyente estudio de 15 epidemias de encefalomielitis miálgica, concluyendo que la enfermedad fue resultado de fenómenos psicosociales, causada por «histeria masiva por parte de los pacientes» Colin McEvedy estableció que algunas epidemias son causadas íntegramente por el miedo, sin ninguna causa física. Las sospechas de McEvedy’s empezaron cuando trabajaba en el Royal Free Hospital en 1955. Mientras estaba allí, una epidemia asolóo el hospital, afectando a 300 enfermeras, 200 de las cuales tuvieron que ser confinadas a una cama de hospital. Tras muchos años de seguimiento, McEvedy fue capaz de confirmar que la epidemia fue completamente el resultado de la histeria desencadenada por el miedo a la polio, que era corriente en los años 50. Posteriormente también fue capaz de identificar otras epidemias desencadenadas por la histeria, incluyendo una en dos escuelas de chicas. La mayoría de los síntomas de los que las sufrieron incluían depresióon, fatiga, y signos neurológicos vagos – no muy diferente de los de la gripe aviar. Algunos también se quejaron de paraálisis y de alteraciones sensoriales.

El entramado que controlaba la maquinaria judicial, policial y de medios de comunicación que hizo que no se viesen las demandas de Alberto, es la misma que dejo sin juzgar debidamente los atentados del 11M (dio gato por liebre a la Nación, provoco un vuelco electoral, creo una nueva formación política, PODEMOS, y lanzo a tumba abierta las políticas de las que ZP y el PSOE son herramientas). Esas mismas maquinarias son las que están en movimiento en este momento para hacer que no se aclaren ni se juzguen o se juzguen en falso, las demandas que puedan salir de la situación presente: la sede de la «Soberanía Popular» cerrada, los medios de comunicación perseguidos, los medios de desinformación protegidos, la actividad económica paralizada, la población confinada y muriéndose y el poder Ejecutivo en manos de quien?. Saludos y animo.

«La unidad del mundo significa que nadie ya puede escapar a ninguna parte»
El arte de la novela – Milan Kundera


La Quimica del Odio

La acumulación de odio es lo que produciría la ira. Y el odio viene, no producido pero sí en función de los niveles de serotonina en nuestro cerebro. Este neurotransmisor funciona como inhibidor del enfado, de la temperatura corporal, de la ira y la agresión. Además funciona como regulador del deseo sexual junto con la dopamina. Por eso un bajo nivel de serotonina puede dar lugar a problemas de ira o agresividad.

«El ser humano adora proyectar sus propios problemas, culpa a los microbios, a los inmigrantes, culpa a los negros o culpa a los terroristas de sus propios problemas en lugar de analizar sus propia implicación en el problema.
Es mas cómodo culpar a un agente externo y que se imagina poder combatir antes que asumir su propia responsabilidad».

La Quimica Del Odio – Carme Chaparro

Descargar en formato Epub Aqui


Carta a unos padres abusivos

Carta a unos padres abusivos

Por Pandora

«MAMÁ». Me he pasado toda la vida haciéndote de psicóloga y enfermera, cuando deberías estar en tratamiento psiquiátrico desde hace décadas, en lugar de convertirte en una yonki de las pastillas  y vomitar sobre mí…

Me has usado como confidente de tus problemas sexuales y de pareja, de tus fantasías y tonteos con otros hombres, de obligado contenedor de tus histerias y nerviosismos… Me has contado con pelos y señales todos tus sueños, especialmente aquellos en los que yo y mis tres hermanos aparecíamos muertos.  En tus arrebatos de furia (aterradora para una niña pequeña) blandías ante mis ojos cuchillos o tijeras amenazando con matarte o con matar a los demás… Siempre, durante toda la vida has hablado durante horas, días o años sin tranquilizarte, sin importarte que tuviéramos que escapar de casa para no oírte más… Eres una mujer insoportable, dominante y manipuladora que sólo vives para  conseguir, a cualquier precio, un simulacro de “familia feliz”. Una mujer que siempre me has dejado sola, que jamás me has defendido ante nada ni ante nadie (cosa que sí haces con tus otros hijos, sobre todo con el que parece tu novio). Y cuando me has visto harta de ti, no has dudado en perseguirme, en agredirme e intentar someterme. Has hecho que tu marido (sí, ¡ese con el que te llevas tan mal!) me llame para convencerme de volver al redil y ante mi nueva negativa has mostrado tu carácter violento (como cuando golpeabas los capós de los coches o te peleabas con los vecinos y los amenazabas a gritos o dejándoles anónimos en los buzones) insultándome, gritándome o colgándome violentamente el teléfono. Una mujer perturbada que no puedes soportar tu realidad. Porque tu única realidad es ¡entérate de una vez, «mamá»! : ¡un matrimonio de mierda, cuatro hijos a los que has destrozado y que no te aguantan más!

«PAPÁ».  También he ayudado siempre a un padre egocéntrico, encerrado en sí mismo e incapaz de cuidar de nadie, pero que, a pesar de todo, ante mis ojos era un poco menos malo que mi desquiciada madre. Sabía que mirabas demasiado a otras tías (mi celosísima madre se encargaba de contármelo con pelos y señales) y que me usabas ya desde muy pequeñita cuando os peleábais y ella se escapaba de casa. Me enviabas a buscarla (una niña sola y ¡de noche!) y ella me recibía histérica, llorando y abrazándome.  Siempre he sabido que eres un hombre castrado, materialista y  que todo lo que no sea decirte lo listo y guapo que eres,  te molesta. Necesitas imponer tu santa voluntad a toda costa, pese a quien pese y caiga quien caiga. Eres un hombre  increíblemente desagradecido que nunca has querido a nadie. Más de una década ocupándome de TODOS tus negocios y JAMÁS has sido capaz no de pagarme, sino de decirme una sola vez «gracias». Eres tan sádico que aún te diviertes recordando las bromas que me has gastado toda la vida, sobre todo las referidas a mi cuerpo, y reconoces con desfachatez que era toda una tentación meterse conmigo porque era una niña gordita y muy «buena», a tus ojos ¡una perfecta tonta!  ¡Amor de padre! Sí, me quieres tanto que un día  que llegué demasiado tarde por la noche me dijiste, sin ninguna pregunta, sin ningún diálogo, sin ninguna advertencia, sin nada, me dijiste que, o te obedecía, o que me fuese de TU casa. Y cuando me fui de TU casa, me despediste en la calle, sin mirarme, porque estabas charlando con un vecino. Jamás me telefoneaste para interesarte por mí. Sólo lo hiciste cuando las peleas de mi madre conmigo arreciaron. Entonces sí me llamaste, pero sólo para reprocharme mi comportamiento, para que te obedeciera…

Pero lo que jamás pude imaginar es que, además de todo esto, fueses capaz de vociferar, insultarme abiertamente, mandarme repetidamente a la mierda y prohibirme volver a llamaros jamás. Después todavía me escribiste una carta durísima, sin NINGÚN sentimiento, sólo para “remachar” chulescamente tus cosas, “demostrar” tu inocencia y repetirme que sólo yo soy la culpable de todo. ¡Y encima tuviste la prepotencia de decirme que.. “vosotros me perdonáis…»!

MIS 3 «HERMANOS». Podría también hacer una lista enorme de todos vuestros desprecios y abusos hacia mí desde niña, pero ¿de qué iba a servir? Naturalmente diréis que “no recordáis nada”, o que “no hay para tanto”… Lo que sí diré es que toda la vida os habéis aprovechado de mis favores (o lo habéis intentado), aunque vosotros JAMÁS habéis hecho NADA por mí, ni me habéis defendido, ni me habéis mostrado ningún cariño, y ni siquiera me habéis dado algún “gracias”… En el fondo, os considero también, como yo, víctimas de nuestros padres… Cuando el árbol está enfermo, todos sus frutos también lo están.

***

Sí, he tardado muchos años en hablar, en reprocharos todo esto, y ha sido un tremendo error por mi parte. Hace ya mucho tiempo que debería haberlo hecho. Podría escribir muchísimas otras cosas, porque tengo una memoria excepcional (“¡cuidado con ésta, que tiene mucha memoria!,” advertías, mamá, a la gente). Vuestra memoria, en cambio, es mala, muy mala, porque necesitáis OLVIDAR todo lo que no soportáis.

Después de esta carta, ya no tengo nada más que deciros. He perdido demasiados años de mi vida atrapada, luchando entre mis deseos de tener una familia que me quisiera, y mi necesidad de ESCAPAR de vuestro sadismo, de vuestras manipulaciones, de vuestras burlas y desprecios, de vuestras agresiones… Así que YA BASTA.

No quiero en mi vida a gente que nunca me ha respetado ni se ha preocupado lo más mínimo por mis necesidades y deseos. No quiero en mi vida a gente que no le gusta NADA de mí (ni mi cuerpo, ni mis ideas, ni mi casa, ni mi novio, ni mi trabajo, ni mis aficiones, ni mi libertad de mujer adulta). No quiero en mi vida a personas tan déspotas y orgullosas que sólo saben DOMINAR.

Ahora SÉ perfectamente que jamás reconoceréis, ni rectificaréis, ni aceptaréis nada de mí. Por lo tanto, lo doy todo por perdido. LO QUE VOSOTROS NECESITÉIS YA NO ME INTERESA. Buscad ayuda en otra parte, que yo ya os lo he dado todo durante muchísimos años, y vuestro único agradecimiento ha sido un billete sin retorno a la mierda. ¡Muchas gracias!…

Así que ¡DEJADME EN PAZ! Hasta mi última gota de paciencia se ha terminado con vosotros.

Pandora

Leer el Post Original AQUI


Mes para la prevención del suicidio *09.2020*


Mes de concienciación para la prevención del suicidio *09.2020*

Una prospección sobre las consultas más habituales en Google relacionadas con el suicidio nos muestra que la mayoría de la gente se interesa por cosas como:

· «ayuda contra el suicidio»
· «suicidas arrepentidos»
· «cómo morir dormido sin dolor»
· «muerte rápida y sin dolor casera»
· «cómo inyectarse aire en las venas»
· «qué hacer si te quieres suicidar»
· «¿se sufre al morir ahorcado?»
· «tengo pensamientos suicidas qué hago»

Ayudar a otra persona

Si crees que otra persona planea suicidarse y tienes su información de contacto, acude a las autoridades locales de inmediato para buscar ayuda.

También puedes animar a la persona a que se ponga en contacto con un servicio telefónico para la prevención del suicidio con los datos que te facilitamos.

Teléfono de la Esperanza

717 003 717

Más información

Dispones de ayuda.

Habla con un profesional hoy.

❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤


The Time Is Near

“When the Spirit of truth comes, he will guide you into all the truth, for he will not speak on his own authority, but whatever he hears he will speak, and he will declare to you the things that are to come”

The time is near


Diversamente Y No Del Mismo Modo

11
 «El Registro Akáshico es el Libro de la Vida, del que hablan las religiones, es la mente fotográfica de Dios. El mismo se encuentra en custodia de los seres de luz que se llaman Kumaras (Guardián), son los Guardianes del Registro Akáshico. El vórtice de energía terrestre que los contacta está en Shambala, en el Tibet. El acceder al Registro Akáshico me permite recordar, sin pasar por la muerte, lo que he elegido antes de nacer, ya que por cuestiones de la personalidad y del diario vivir, lo olvidamos y quizás estamos haciendo todo lo contrario o nos encontramos perdidos en nuestra vida, cuando en realidad tenemos una misión que cumplir, un aprendizaje que hacer, patrones de conducta a superar y karma de otras vidas a cancelar, trasmutándolo.»

Tanto como misión, no sé, no sé, pero soy ferviente devota del Bardo Thodol y creo que nosotros mismos y mismamente desde nuestra conciencia, DECIDIMOS dónde, cómo, cuándo, porqué y con quién, diversamente y no del mismo modo, como decía Aristóteles en La poética, que aqui no es que pegue mucho, pero me he acordado de repente y chica…. pues me ha apetecido ponerlo, que también lo tengo en un rap de Morfema :

La tragedia, agnición, peripecia, invectivas, encomios, hexámetros, odas y liras y nomos

Serventesios, cuartetos, tercetos, sonetos

Diversamente y no del mismo modo.

llılı ♫♫ ♪♪♪ ılıl llılı ♫♫ ♪♪♪ ılıl llılı ♫♫ ♪♪♪ ılıl llılı ♫♫ ♪♪♪ ılıl llılı ♫♫ ♪♪♪ ılıl llılı ♫♫ ♪♪♪ ılıl llılı ♫♫ ♪♪♪

Así que volviéndo al tema, me pregunto (?¿)

Que me habré pedido yo ?

Porque igual esto es como los Reyes, que te vas pidiendo cosas y luego ellos (que son los padres y son muy poco románticos) te traen lo que les da la gana.

Pero tengo curiosidad con saber que he pactado yo conmigo misma y mi vacío, que he decidido para mi misma, ¿porqué no lo puedo saber de antemano y haber llegado aqui con un libro de instrucciones, porqué la solución pasa por contactar con unos facilitadores a.k.a Los Maestros de los Registros que te cobran de 200 a 400 € por interpretar algo que soy yo la que lo decidí en su dia antes de meterme en el útero de mi madre, y porqué  todos los Maestros (n’fin) que me encuentro por Internet son argentinos ???

Los registros akásicos o registros akáshicos (de akasha, en sánscrito: cielo, espacio, éter) son una especie de memoria de todo lo que ha acontecido desde el inicio de los tiempos que estaría registrada en el éter. Allí se almacenaría todo lo que ha acontecido desde el inicio de los tiempos y todos los conocimientos del universo.

Éter : fluido intangible, inmaterial y sutil, que los antiguos hindúes suponían que penetraba todo el universo y sería el peculiar vehículo del sonido y la vida.

Se supone que las palabritas se las lleva el viento, pero no… quedan registradas en el éter, y así es como el odio, la verguenza, el dolor, el desdén y la maldad, quedan registrados in aeternum por ahí, flotando a nuestro alrededor y sin que nosotros seamos consciente.

Pero yo he empezado a ser consciente, así, sutilmente, como cuando llevas la mochila de la escuela que te corta la respiración y el flujo sanguineo a la altura del omoplato versus la yugular, pero como es algo de todos los dias te acostumbras y te crees y te convences de que has nacido con ello —- > A.k.a #NormalizandoElHorror

Siento un peso absolutamente insoportable,tangible, palpable, aquí, delante de mi ordenador, me pesan las visceras, me pesan las palabras no dichas, me pesan los minutos, las horas, la espera, me pesan las galletas de chocolate, la falta de empatía, la soledad, el aburrimiento, pero por encima de todo me pesa el dolor que duele muy dentro, ese que lloro cada mañana, ese que evito cada día sentandome aqui a destripar mi karma, evitando una agónica y lenta desintegración, suspendida en la nada, sintiendo el alma dormida, -que aviva el seso y despierta-, la cabeza que duele y avisa, la garganta que se niega a hablar y se bloquea en espasmos porque no digo lo que tengo que decir, las ganas de desaparecer, el hastío, el egoismo, la falta de, la falta de, la falta de…..

Ahora toca el do it yourself, y no me da la gana

Voy a demostrarme de una vez por todas que si existen las buenas personas, que si existen los padres que quieren a sus hijos, que si existen la empatía, la solidaridad y la preocupación activa por los demás, que si existe el amor verdadero de dos naranjas enteras que son capaces de mirar en la misma dirección y perseguir un sueño y convertirlo en realidad, voy a demostrarme que también existen la bondad, el desprendimiento y el AMOR con mayúsculas, voy a demostrarme de una buena vez que se puede uno llenar de VACÍO para rellenarse de lo esencial que son los huecos de la materia que no pesan, ni agobian, ni exigen, ni juzgan, ni hacen sufrir, voy a escribir clarito clarito que me pedí yo antes de venir a este mundo :

Que vinieran a salvarme.

Porque desde la barriga de mi madre lo vengo pidiendo a gritos :

Por Dios !!! que alguien me saque de aqui !!!!

Y desde aquella que tuve que salir sola, así hasta hoy.

No tenía que haber nacido.

Enough is enough.

Descifrando mis registros akashicos y ahorrándome 400 €.

Que no hay mal que por bien no venga.

Mañana me voy de compras.


Transitando el Purgatorio

01

Soledad… Lao Tse Tao Te Ching

No conozco nada y nada me preocupa.
No veo diferencia entre sí y no.
No veo diferencia entre bien y mal.
No temo aquello que la gente teme en la noche.

La gente está feliz como en una fiesta suntuosa
O jugando en el campo en primavera;
Pero yo permanezco tranquilo y vagabundeando,
Como un recién nacido antes de aprender a sonreir,
Solitario, sin hogar.

La gente tiene lo suficiente y para compartir,
Pero yo no poseo nada,
Y mi corazón es ignorante,
turbio y ensombrecido.

La gente está rediante y segura,
Mientras yo sigo ciego y confuso;
La gente es inteligente y sabia,
Mientras permanezco torpe e ignorante,
Sin objetivo, como una ola en la superficie del mar,
Sujeto a nada.

La gente está ocupada con un propósito,
Mientras sigo impractico y tosco.
Estoy aparte del resto de la gente
Todavía sostenido por la Naturaleza.

Transitando el Purgatorio

La Soledad es el imperio de la conciencia

Lo que nadie te dice cuando te han dejado


Fractal Muzik Behringer FC 12’’ Premix

esencia_21esencia_23esencia_24esencia_25esencia_22

Fractales: la representación gráfica del caos

Items of order in a sea of caos

Hay un tunel del tiempo que me lleve a sentir otra vez?

Los recuerdos son estupidos recuerdas con la mente pero yo quiero volver a sentir ese misterioso embrujo de tus caricias que nunca me diste y que solo existen en mis recuerdos y vaya absurdos recuerdos recordar algo que nunca existió.

Hay un tunel del tiempo que me lleva a la oscuridad de tus odiosas palabras de la sinrazón y el sinsentido de la imaginación.

Fractal muzik Behringer FC 12’’ Premix

Entre la rabia y la pena me quedo con la pena, duele mas pero alivia… 

Arde. Es la cólera en el corazón. Humea.

Es una injuria que vuestro enemigo profiere contra vosotros.

Guardaros bien de extinguirla con violencia, no os venguéis,

no os defendáis, sino dad lugar a esa cólera. Dejadla humear

y que se extinga por sí misma. Si humea es que se extingue.

No la apaguéis por la fuerza, dejad que se exhale

y se pierda inútilmente en medio del aire sin heriros

ni alcanzaros.

MORIHEI UESHIBA (Creador y Maestro de Aikido)


Tokio Ya No Nos Quiere

miedo_1

La vida, este momento: el problema del espejo.

La corbata me aprieta.
La chaqueta me hace sudar.
Estoy gordo: pronto voy a jadear, sudar y oler como un cerdo.
Debería utilizar el teléfono interior, llamar a mis compañeros de librería:
-Por favor ¿Puede bajar alguien a echarme una mano con las cajas? Quedan doce más: si nadie me ayuda voy a tener que dar tres viajes como mínimo. Y las cajas están hasta arriba de libros.
Ellos deberían de bajar y cargar también: son las normas del departamento: todos los vendedores hemos de acudir en busca de la mercancía desde que llegue al almacén. Las cajas guardan los libros que hemos pedido, los que vamos a tratar de vender: por los que cobraremos comisiones si los vendemos.
No me atrevo a llamar a mis compañeros: tengo miedo de caerles mal: ellos ya saben que estoy aquí: escucharon la llamada del almacén, me vieron bajar: sé que les desagrada cargar: les hace sentirse vendedores de segunda categoría: no les gusta sudar: además está el gran tema del dinero: si no están arriba, vendiendo, pierden las comisiones que eso conlleva.
Para cargar no puedo quitarme la chaqueta ni la corbata: el gran centro comercial donde trabajo lo prohibe: los clientes han de vernos, siempre, perfectamente uniformados, aseados y sin sudar.
Mierda: estoy sudando como un cerdo: seguro que me riñen.
Es la cuarta vez que vengo por mercancía en este día, decimotercera en la semana: siempre solo, sin atreverme a pedir ayuda a nadie.
Los guardias del almacén se ríen:
-¿Te ha tocado otra vez cargar a ti?
-NO IMPORTA –les miento sonriente- Así hago ejercicio: es terrible andar tieso por la sección, dando vueltas, esperando que alguien venga a comprar algo.
Se ríen más de mí. Ojean los libros que cargo: hacen bromas estúpidas con ellos:
-¿Tienes algún libro donde salgan fotos de mujeres desnudas? –dice uno.
-¿Y aquí dice cómo follarme a la secretaría del director? –dice otro.
Tengo prisa, pero no me atrevo a quitarles los libros de las manos. Ellos son auxiliares de seguridad, no tienen derecho a tocar la mercancía…¡Yo no estoy jugando! ¡Estoy trabajando! ¡Los odio!… Callo, espero paciente, finjo risas causadas por sus tonterías: deseo caerles bien, que piensen que soy un tipo simpático: que no la tomen conmigo.
….
Cuarenta y cinco minutos más tarde, tras terminar el último de los tres viajes, me encierro en el baño del almacén: seco mi frente con papel de baño, rocío de colonia mi cabello y traje: vigilo, en el espejo, que mi sonrisa siga pareciendo auténtica.
SOY UN GILIPOLLAS
Y un cobarde: toda mi vida he preferido callar antes que tener que enfrentarme a cualquiera: ni siquiera me atrevo a discutir. No soy nadie: no tengo estudios universitarios: soy un estúpido vestido con un traje barato, trabajando por el sueldo mínimo permitido por un gobierno para ricos en un trabajo que hasta las amas de casa, de sesenta años y sin preparación, pueden desempeñar mejor que yo.

Y estoy gordo: tengo una barriga asquerosísima.
Normal que, cuando estamos solos, a mi novia nunca le apetezca follar.
Además, si consigo meterle la polla no logro la contención ni cinco segundos: me corro enseguida: en algo soy perfecto: mi eyaculación precoz no falla jamás.
Ni idea de porqué mi novia no me olvida: ni siquiera puede sentir pena por mí: he logrado convertirme en un gran perdedor por mis propios méritos, sin la colaboración de nadie: sólo siendo como soy.

Vergüenza. Asco es lo que siento cuando me miro en el espejo.

«Diarios Secretos de Sexo y Libertad»

Rafael Fernandez

Para descargar el Pdf seguid este Link

El miedo o temor es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento, habitualmente desagradable, provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, y se manifiesta en todos los animales, por ejemplo el ser humano. La máxima expresión del miedo es el terror. Además el miedo esta relacionado con la ansiedad.

El Miedo

Sintiendo miedo miedo miedo me despojo de mi espectro
Suavidad de luna en mis entrañas duele el alma en cada pausa
Se me escapa no cpmprendo no me alcanza
La sinapsis de mi ansia es mi ignorancia 
que me atrapa y es la magia que me arrastra 
muriendo en mi locura extraña 
El frio intenso de mi alma 
de mi alma congelada 
 
Freno lo que creo revulsivo y es mi sino
demostrar que yo no he sido 
Y no he podido 
O no he querido reventar mi condición 
La condición un silogismo que se esconde trás mi instinto 
y es distinto mi organismo 
sin control ya no es el mismo 
un seismo en mis neuronas
Nurse i need my soma 
 
Me hundo me fundo y confundo mi mundo 
Bcce y es cuestión de segundos
 
Gritando ahullando rompiendo mi piel 
y mis dendritas funcionando al revés 
las la adrenalina por 10 sangre en mis venas por 10
las bpm por 100
 
El demonio es la ansiedad que hace estallar mi integridad
mis sentimientos emociones conciencia subjetividad
esos conceptos inconmesurables 
mi bioquimica es la culpable 
 
Y mi entorno ya no es nada 
el vacío me acapara 
en una esfera que desata mis sudor hacia mis palmas
mis esfínteres se rallan la vorágine en mi alma 
trás la tempestad llega la calma 
 
Me hundo me fundo y confundo mi mundo 
Bcce y es cuestión de segundos
 
I am bored dissatisfied unhappy discontent demotivated unsatisfied in a mess 
I’m just a fleck of dust i have lost my sight 
I don’t know where i have parked my life 
Psicotropics doesn’t rise my style 
nothing else to do for the rest of my time 
I want to dope the bowels of my wisdom 
I try to explain de nonsense of my visions 
The liquid was sweet to the taste 
for my rakish aim 
I expect nothing at all 
not a bit of  faith
not a bit of  faith
not a hope to hold 
Is in my hands I feel I’m sweating cold 

Morfema 1999 (Nicolás Sanchez 83 – Madrid)

No recuerdo cuando y en internet no encuentro ninguna referencia al respecto (···)  pero unos neurocientíficos de quiero suponer una Universidad Americana, lograron aislar un compuesto químico llamado BCCE.

Este compuesto basicamente provoca ataques de pánico inducidos voluntariamente y probado en monos Rhesus se pudo valorar su efectividad dado que los monos entraban en unos estados francamente lamentables, histéricos los animalitos, y yo en mi condición de rapera neurocientífica me apunté el dato y me escribí un tema.

Se me ocurrió pensar que estaría bien inventarme un traficante de drogas que vendía este compuesto sintetizado en un comprimido, dada la estupidez inmarcesible de la plebe que nos rodea que por aquello de vivir experiencias diferentes eran capaces de provocarse a si mismos dichos ataques de pánico por molar más que el de al lado y por poder diferenciarse del resto «porque mi ataque de pánico ha sido la ostia neng…… a ver si me lo superas….»

Luego de escribir el texto me enteré que Ray Loriga habia hecho algo parecido en «Tokio ya no nos quiere» la diferencia es que en su libro el traficante vende la droga del olvido y a  mi pues que quieres que te diga…. me hizo mucha ilusión que se me hubiera ocurrido algo así y que tuviera algo que ver con Ray que a mi me encanta, con ese aura de poeta maldito y en estos tiempos que corren de pura vanalidad y desdén.

(···) Lo acabo de encontrar en una libreria  de segunda mano en internet desvandellibro.net y un único ejemplar asi que dejo la actualizacón de la historia para cuando lo reciba.

M.

M se ha identificado en exceso con el miedo, de tal manera que gran parte de su forma automática de ir por el mundo se deja arrastrar por éste.

Una de las consecuencias directas de esta pasión es la respuesta ansiosa que este eneatipo experimenta interiormente. La angustia podría parecerse a la sensación de que, en cualquier momento, el techo se le va a desplomar encima.

Aquí, la ansiedad podría definirse como una respuesta al miedo no identificado, la cual hace que se disparen las defensas de autoprotección y las alarmas para la supervivencia, sin saber muy bien de dónde viene la amenaza.

M, a.k.a el Leal, a.k.a el Cobarde, tiende a volcarse en el futuro y cualquier preocupación suele derivar en sintomatología ansiosa, como la incapacidad para conciliar el sueño, la tensión y el agotamiento que puede generar una mente llena de pensamientos obsesivos.

M reaciona ante el miedo de diferentes formas, a veces  tiene por tendencia contraerse y encogerse ante el miedo, buscando las zonas de seguridad donde la amenaza pueda ser disipada. Prefiere evitar los callejones oscuros, asegurarse de cerrar la puerta con llave o, en general, no correr riesgos innecesarios. Actúa con especial cautela, se vuelve cálido, modesto y tiende a ser más dócil y disciplinado con respecto a las normas y a la autoridad, con la finalidad de evitar el castigo, o a veces pega primera y pregunta después y ante la amenaza, aparentemente se crece y, como reacción, se anticipa a plantarle cara al miedo. Si percibe la posibilidad de que surja alguna hostilidad, saca las garras. Prefieren dar el primer golpe a que el otro le pille desprevenido y adopta una postura agresiva y desafiante. Suelen ampararse en una imagen atractiva de fuerza y dureza.

A pesar de que suele haber una cierta estabilidad en la manera de reaccionar ante el miedo se pueden ir alternando con el tiempo ambas actitudes.

Suele darse una interiorización de las normas establecidas, sobre todo en la variante fóbica, de tal forma que se siente incapaz de quebrantar las leyes. Todo tiene un orden establecido y un procedimiento por el cual llevar las cosas a cabo.

La autoridad es un símbolo del poder castigador. Tiende a ser muy cumplidor con los jefes, cuerpos de seguridad o quienes ostentan los más altos puestos en la jerarquía, a la vez que se crecen ante quienes se sitúan por debajo en el orden piramidal.

En la variante rebelde se combina la lealtad con una actitud más desafiante, cuestionadora y rebelde ante quienes poseen dicha autoridad legal o moral.

Se le apoda “El Leal” debido a la constante fidelidad que muestra a sus amigos, personas queridas y a sus propias creencias.

Esta lealtad en gran parte también está condicionada por el miedo. Ante la necesidad de aferrarse a algo seguro, defiende a capa y espada las relaciones en las que encuentra un soporte externo y también aquellas ideas o principios que le permiten dormir tranquilo, pudiendo llegar incluso al fanatismo.

La necesidad de crear relaciones de dependencia donde sentirse seguro convive a la vez con su tendencia a la desconfianza.

El Seis busca recibir apoyo, aunque sin ser avasallado. Espera que los demás lo tengan en cuenta, mas no desea generalmente sobresalir ni ser el centro de atención. Necesitan saber que pueden contar con los demás, pero también es imprescindible mantener cierta distancia.

Cuando se disparan sus alertas ante la proximidad no deseada de una relación, cuando se siente en el punto de mira, nace la desconfianza. Esto generará una lucha interna entre el deber (la lealtad al otro y su firmeza en no fallarle) y el miedo generado (la desconfianza que subyace en cuanto a las intenciones de los demás).

Sin embargo, dejarse llevar abiertamente por sus impulsos belicosos podría hacer peligrar el amparo que obtiene de los demás. Por ello mismo, crea relaciones cálidas en forma de protección al otro o donde él mismo se sienta protegido.

Al estar muy volcado en el futuro, invierte únicamente en aquello que le da garantías y proporciona seguridad. A veces lo busca en el matrimonio, en un grupo de amigos u otras veces en libros de autoayuda o grupos políticos, sociales o religiosos que le sirven de referencia.

Es propenso a meterse en planes de pensiones, inversiones seguras o embargarse en estudiar oposiciones con el fin de obtener un trabajo seguro y para toda la vida. También pueden llegar a proveerse de ciertos suministros en demasía debido a una prudencia exagerada, por miedo a si se agotaran sus reservas en caso de necesidad.

Tiene un radar interno que le sirve como localizador de problemas. Posa su mirada en el mundo bajo una actitud de catastrofismo. La anticipación al peligro es necesaria para prepararse a la adversidad y sentirse más capacitado ante los problemas emergentes.

M suele convivir de forma continua con la duda. Esta ambivalencia le lleva a perderse en la indecisión, a dar vueltas una y otra vez a las diversas opciones disponibles y a cuestionarse cuál es la más correcta.

Quizás podría quedarse un buen rato decidiendo que camisa comprarse o bien qué plan llevar a cabo. El caso es que la incertidumbre, generada por la ansiedad y por el miedo, también inunda sus propias creencias cuando no encuentra un apoyo externo, llegando a verdaderas batallas mentales.

M es un experto en buscar segundas intenciones en los demás. Puede llegar a leer entre líneas a través de una suspicacia muy desarrollada que, en muchas ocasiones, propicia el pensamiento paranoico.

En base a las preguntas que surgen en la mente a razón de la desconfianza, surgen interpretaciones mentales de lo observado, llegando a elaborar hipótesis a veces muy retorcidas acerca de la mala intención de los demás.

Suele pensar antes de actuar. La excesiva prudencia, debido a la inseguridad en uno mismo, le lleva a postergar la acción continuamente.

Sin embargo, esta tendencia a la mesura se suele combinar puntualmente con actitudes rebeldes y temerarias que le sirven como vías de escape a su propia impulsividad reprimida. Por ejemplo, podría dejarse llevar en situaciones que despertaran su adrenalina, como la conducción brusca e imprudente.

Teoriza mucho y tiende a indagar en fuentes de información fiables para llenarse de datos y conocimientos, lo cual le permite sentirse más seguro y con mayor certeza a la hora de hablar o de actuar.

Al estar en la tríada del pensamiento, reprime sus impulsos, los cuales son acallados tras una continua racionalización. Vive con un excesivo culto a la mente, ya no sólo en cuanto a acumular conocimientos, sino como instrumento para procesar la realidad.

Se alza a la mente por encima de cualquier otra opción. Tiende a ser un devoto del pensamiento empírico, con resistencias a la hora de aceptar otras posibles realidades fuera de lógica y sentido común.

Podría llegar a  aceptar principios emocionales, sociales o espirituales que escapan a la razón si con ello se siente integrado en un grupo de referencia. Sin embargo, al ser un cuestionador nato, entra en un conflicto interno entre el amparo del grupo y la desconfianza en los principios que promulgan los demás.

M piensa :

  • Es mejor estar seguro antes de actuar.
  • Piensa mal y acertarás.
  • Para las buenas o para las malas, los demás pueden contar conmigo.
  • Más vale prevenir que curar.
  • Las normas se han establecido por el bien común y hay que cumplirlas.

M teme básicamente encontrarse perdido, abandonado y desorientado, sin una guía o referencia estable hacia la que poder encaminar sus pasos.

La necesidad de diferenciar entre lo que es correcto y lo que no, le lleva en muchas ocasiones a trasladar la autoridad hacia fuera. Por ello mismo, necesita y se siente seguro con unas pautas externas sobre cómo actuar de forma correcta.

En diversas ocasiones suele integrarse en grupos religiosos, políticos o instituciones reglamentadas que fijen las reglas.

Otras veces simplemente se apoya en las normas sociales (leyes, protocolos, tradiciones…) para apaciguar la falta de orientación interna y la inseguridad.

En muchos sentidos pierde su propia orientación, la voz interna que le llevaría a permanecer en su centro. Por esto mismo, cuando no encuentra un punto de referencia externo, entra de lleno en la duda, la cual dispara la ansiedad y la angustia.

M presenta como principal mecanismo de defensa la proyección, a través del cual las emociones, los pensamientos y las intenciones no reconocidas en él mismo son atribuidos a los demás.

La propia inseguridad se traslada hacia el exterior, hacia las otras personas, quienes pueden en cualquier momento fallarle o bien causarle algún daño.

M ha aprendido a reprimir sus impulsos, por ser interiorizados como algo negativo o inadecuado en uno mismo. La proyección hace que dicha amenaza interna no aceptada se vuelque hacia los demás.

A través de este mecanismo, consigue aliviar la propia carga, el conflicto interno entre una rígida estructura mental y los propios impulsos, los cuales son percibidos como una amenaza.

Al no aceptar en muchas ocasiones dicho conflicto interno, consigue creerse que el causante de su malestar y de su inseguridad, por fuerza, ha de ser alguien o algo externo. Eludir la propia culpa hace que se muestre a la defensiva y adopte una postura victimista.

Secundariamente, es capaz de abandonar su posición de fragilidad, propia de la victimización, e incorpora en si mismo el peligro externo.

A través de este mecanismo de defensa, denominado “identificación con el agresor”, si se siente amenazado, el Seis acabará convirtiéndose él mismo finalmente en una amenaza para el otro.

Ante esta idea de “la mejor defensa es un buen ataque”, se podría considerar como ejemplo el empezar una pelea cuando se atribuye a la otra persona intenciones hostiles.

De niño, M recurrió a reprimir con culpabilidad sus propios impulsos para sentirse así aceptado por su entorno.

La sensación de que hay algo malo, negativo o no válido dentro de si mismo le lleva a una profunda inseguridad interior.

Además, tal y como hemos comentado anteriormente, dicha negatividad interna se proyecta hacia fuera, por lo que es habitual que desde pequeño M haya convivido con una fuerte sensación de miedo, ya sean racionales o irracionales.

La infancia de M se vió envuelta por un ambiente de impredecibilidad, marcado mayoritariamente por la principal figura de autoridad (generalmente el padre).

Suele ser común la convivencia desde pequeño con un progenitor con problemas de alcohol u otras drogas, propenso a una gran inestabilidad emocional y conductual en general.

Ante esta situación, la autoculpación o la interiorización de que hay algo malo en él mismo es la única salida para evitar o prevenir el castigo por parte de la autoridad.

Con todo esto se deduce que, más allá de la apariencia externa, el Seis encierra en si mismo a un niño que se ha sentido muy culpable y con mucho miedo a lo que pueda ocurrirle.

En la unión sexual suele darse también una necesidad de fusión con el otro. Para ello, proyecta por lo general un ideal de pareja con el que, si no llega a estar a la altura de sus expectativas, es posible que termine tomando distancia por sentirse defraudado.

Su desconfianza inherente suele contagiar la parcela sexual. De tal manera que puede llegar a rituales de espionaje (registrar el teléfono móvil, hacer interrogatorios…) respecto a su pareja, de quien teme que pueda estar engañándolo con otro.

Puede ocurrir que, ante el temor a no dar la talla o a no funcionar “correctamente” en lo sexual, a la hora de relacionarse ponga más atención en la propia ansiedad catastrofista que en el disfrute, generando así problemas de impotencia o vaginismo.

Entre los elementos o rasgos físicos comunes destacaría la mirada escrutiñadora, vigilante del entorno. En muchas ocasiones, es capaz de posar su vista fijamente sobre otra persona sin tomar conciencia realmente de ello. Prefiere observar antes que hablar.

Su cuerpo encierra una alta carga de rabia, mostrando muchas veces una actitud agresiva ante el mundo y procura mantener una justa distancia física con el resto del mundo.

De alguna manera, es como si su propio cuerpo fuera una prolongación física de la desconfianza albergada en su interior.

En los momentos de estrés, M se decanta por aferrarse a toda costa a una imagen de sí mismo que pudiera generarle mayor seguridad. Podría surgir la necesidad de desvalorizar a otros para crecerse y compensar así su baja autoestima.

Puede también invertir más tiempo y energía en el trabajo o bien, por otro lado, entrar en competitividad con otros grupos a través de los grupos políticos, sociales o religiosos que lo representan.

En su camino hacia la integración, M consigue manejar su vida de manera más relajada y tranquila, traspasando la ansiedad habitual para conectar mayormente con su voz interna, capaz de orientarle a satisfacer sus propias necesidades.

Por otra parte, desarrolla una mayor autonomía e independencia en sus relaciones personales, fruto de la solidez interior alcanzada. Pasa de establecer lazos de dependencia con los demás a disfrutar de su compañía, consiguiendo confiar más en la vida que le rodea.

M se define por ser alguien racional, comedido, leal, desconfiado, catastrofista, suspicaz, tradicional, ansioso, estructurado, dubitativo, paranoico, hipervigilante, teórico, cuestionador, inseguro, normativo, comprometido, víctima y responsable.

Clones de M

Fuente : terapiahumanista.es


El Milagro Es Coincidir

Un espacio infinito

Un tiempo eterno.

El milagro es coincidir.

Coincidir aquí y ahora.

Y saber 
que es un rato la vida.

Y que un rato 
es poco.

Fuente: Antonio Más Morales en  Antoniomas.com


Imbecilidad Transitoria

No como, no duermo, no vivo, no escucho, no pienso

Me olvido del bolso, hablo sola en el metro

Me olvidaras, porqué te vas?

 

Hablo demasiado, fumo mucho y todo me va mal

Me siento irracional, fuera de todo plan

Me llamarás, me escribirás, me olvidarás?

 

Hablo demasiado, cruzo la calle  no miro a los lados

Y paso la esquina de largo

Itinerario equivocado.

 

Te llamo a tu casa y se que no estas

Y me invento tu voz y te tengo detrás

Y ya no estás, porqué te vas ?

 

Noches en vela, euforia ansiedad y tormento

Me pierdo en tu nombre no vivo el momento

Está en mi carta astral, que fatalidad.

 

Hablo demasiado, como chocolate,

No puedo dormir, el pulso de la sangre en mis oidos late

Me llamarás, me escribirás, me olvidarás?

 

Hablo demasiado

Cruzo la calle y no miro a los lados y paso la esquina de largo

Te llamo a tu casa y se que no estás

Me olvidarás, porqué te vas ?

 

Este es uno de los Freestyles que escribió Morfema (Bendito sea Dios !!!) cuando ni idea tenía que a mi me podian pasar estas cosas, porque mi vida hasta entonces había sido un pelear de Artemisa asexuada y tocacojones sin ninguna intención de convertirme en aquella desgraciada y dependiente Perséfone en la que solo dos años después me convertí. Y vaya conversión la mía, vamos que si a mi me dicen que…., os mando a todos a tomar por culo, que a liberada, independiente, frígida y megaguay no me ganaba nadie.

Total que metidos en faena me llegó a acontecer el episodio, pero no del todo porque a mi me faltaba la parte esa de la alegría, de la esperanza, las mariposillas, el rubor…. esa mitad me la perdí porque de verdad que hay que ver lo que me la sudaba el tipo, si a mi solo me importaba acallar el animalito de mi ansiedad que me comía la gastritis, pero claro, superdotada que soy pues decidí vivir su infierno, plantarme una medalla inmarcesible de campeona de la adversidad, aceptarle como cucaracha, que al fin y al cabo lo era,  MI CUCARACHA, y en mi desgracia utilizarle para sentir que yo no era como él ni mucho menos, faltaba más hombre, si con todo lo que le aguantaba ya me habia ganado el respeto de toda la comunidad, por fuerte, luchadora, infatigable, indestructible, incombustible, reina, mujer, Diosa.

Y vivir su infierno para no tener que vivir el mío.

Después de 3 años pelados que me parecieron 3 siglos, adicta a los recaptadores de Serotonina, el Diazepam, la coca y el Jack Daniels, le abandoné llorando a moco tendido, hundiendomé más si cabe en mi desgracia de inadecuada, inadaptada y proscrita, porque hay que joderse saber que te importa un puto pito y SENTIR que sin él no te llega el aire que respiras.

Toda una demostración de imbecilidad transitoria en su estado más primitivo.

El Freestyle va perfectament conjuntado con el sampler de «Porque te vas» de Jeanette, de ahi el «porqué te vas» tan reiterativo.

Y aqui el texto de Lucía Etxebarría en el que me Morfema se inspiró para hacer el Freestyle

«Feniletilamina»

Euforia, tormento. Noches en vela. Días inactivos. Sueña despierta delante del ordenador. Se olvida el bolso en el supermercado. Sigue de largo donde debería doblar. Habla en voz alta mientras camina sola. Planea lo que le diría, o lo que debería haber dicho. Lo que le dirá en un próximo encuentro. Corre riesgos estúpidos. Dice tonterías. Se ríe demasiado. Habla de lo que no debe. Revela secretos. Pasea de madrugada. Algo que dijo él aún le resuena en sus oídos. Ve su sonrisa si cierra sus ojos. Atesora las entradas de la película que vieron juntos. ¿Qué pensaría él del libro que está leyendo? Un perfume despierta un sin fin de recuerdos. Una canción le provoca sollozos. Llora un promedio de cien lágrimas diarias. Y duerme, calcula, unas cuatro horas por noche.

“Esta violenta perturbación emocional (desórdenes de atención, conexiones intrusivas, hipersensibilidad y exaltación, cuadros de ansiedad) se inicia en una pequeña molécula llamada feniletilamina (FEA), que se encuentra al final de algunas células nerviosas y ayuda al impulso de saltar de una neurona a la siguiente. Es una anfetamina natural que se acumula en el sistema límbico, el centro emocional del cerebro. El sentimiento de amor –lee- puede resultar de la inundación de FEA y otros estimulantes naturales que saturan el cerebro, transformando los sentidos y alterando la realidad”.

Pierde el apetito, pero a veces asalta la nevera a las 6 de la mañana. Cree reconocerlo en la oscuridad de los bares y luego se da cuenta de que se ha equivocado. Escribe su nombre en servilletas sucias, y le tiemblan las manos si descuelga el teléfono. El pulso de la sangre resuena en los oídos. Una llamada podría abrir la puerta del cielo. El grifo de la ducha queda siempre abierto. Acaricia a los niños en el autobús y a los perros sarnosos que cruzan las aceras. Si camina a su lado, siempre piensa que cae y tiene que recordar cómo diablos se camina. Se cambia de ropa delante del espejo setenta y siete veces antes de cada cita. Se descubre imitando gestos que le ha copiado. Repitiendo sus frases en las conversaciones.

“Tras algunas semanas de administración de inhibidores de la MAO -lee-, un hombre perpetuamente enfermo de pasión comenzó a tomar con más calma sus relaciones de pareja y pudo incluso vivir solo con bienestar. Aparentemente ya no anhelaba la respuesta de FEA. Este paciente hacía años que estaba en terapia. Sin embargo parece que hasta que no se le administró la ayuda química, fue incapaz de aplicar lo que había descubierto debido a su irrefrenable respuesta emocional”.

Bebe demasiado. Come chocolate. Deja las llaves puestas en la cerradura. Cuando duerme sola se abraza a la almohada. Sopesa a cada instante el tiempo compartido. Se sabe de memoria su talla de jersey. De pantalones, camisa, calcetines y botas. Llama a su casa cuando sabe que no está. Paladea su voz en el contestador. Le obsesiona el color de su ropa interior, y se pone una falda, la primera en un año. Enumera sus fallos para no idealizarlo. Y acaba por pensar que iluminan sus virtudes. Nada setenta largos. No para a descansar. Intenta pensar sólo en las brazadas, y el agua. Sale tiritando y no consigue olvidarse. Lee libros de autoayuda que no le gustarían. Con las novelas tristes llora a moco tendido. Habla sola en el metro, o con desconocidos. Se ha pintado de negro la uñas de los pies. Nunca llega a tiempo a una sola cita. Grita como una loca bajo el chorro de agua. Al menor de sus gestos se le congela el pulso. Escribe cartas absurdas que nunca le ha enviado. Redacta tonterías sin pie ni cabeza.

SOSPECHA QUE LA QUÍMICA NO HARÍA NADA POR ELLA.

«El amor, dijo Ortega y Gasset, es una especie de imbecilidad transitoria. No aclaró, sin embargo, que nos alivia de una imbecilidad más permanente: La razón, y de su exagerado amor por ella: La filosofía.»


Ananké

Huyo de lo que me sigue; voy detrás de lo que huye de mí. 

En la mitología griega, Ananké era la personificación de lo inevitable, la necesidad, la compulsión y lo ineludible. 

Surgió de la nada al principio de los tiempos formada por sí misma como un ser incorpóreo y serpentino cuyos brazos extendidos abarcaban todo el universo. Desde su aparición Ananké estuvo entrelazada con su compañero, la personificación del tiempo: Chronos.

Ananké y Chronos permanecieron eternamente entrelazados como las fuerzas del destino y el tiempo que rodean el universo, guiando la rotación de los cielos y el interminable paso del tiempo. Ambos estaban muy lejos del alcance de los dioses más jóvenes, cuyos destinos se decía que controlaban.

Ananké es la fuerza imperiosa que utilizamos en todo momento para existirnos, para sobrevivir a costa de lo que sea. Solo estamos libres del mando de Ananké cuando dejamos de existir por nosostros mismos, cuando nuestra vida nos es ofrecida desde fuera de nosotros y renunciamos a nuestras destrezas, cuando dejamos de saber y de utilizar nuestras astucias para defendernos, cuándo morimos de nosotros mismos y vivimos impregnados del genuino existir de la belleza, de la verdad y de la bondad.

El dolor cuando se presenta es inevitable, ineludible y provoca la necesidad de padecer miedo y elaborarlo agresivamente, realizando compulsivamente acciones que disipen el pánico doloroso. El ser humano desde que nace está abocado a proveerse de resoluciones a sus necesidades para existir, el puro sentimiento de mantener la existencia es dolor que se elabora en miedo y agresión. El segundo principio de termodinámica muestra que el desorden en un sistema físico siempre aumenta y nunca disminuye.

El existir nos lleva a actuar, el dolor provoca miedo, nos defendemos para seguir existiendo, y la propia pulsión por sobrevivir encuentra su única  salida a través de la  necesidad. El dolor, el miedo, la agresión y su contención, está conducida desde su inicio por el impulso  de Ananké.

Cuando el objeto que produce miedo es demasiado amenazante el individuo contiene sus agresiones hacia su enemigo para evitar la derrota y su aniquilación.

No obstante la fuerza  de Ananké persiste y en ese momento el ser humano realiza compulsivamente acciones que disipen el pánico doloroso, tales como huir o desplazar la agresión bien hacia uno mismo o bien hacia algo semejante.

ANANKÉ ES LA ESENCIA BÁSICA DEL DOLOR QUE GENERA TODAS LAS EMOCIONES. El dolor surge cuando ciertos sistemas neuronales son  estimulados y en ese momento aparece la sensación de daño que genera a la vez la primera emoción innata que es el miedo.

En el paleocerebro-reptiliano el dolor se transforma en percepción de miedo y ejecución de agresividades.

En el cerebro límbico-mamífero el miedo y la agresividad se contienen emocionalmente debido a las potencias compasivas y surge la tristeza.

En el cerebro neocortical-humano  la tristeza se convierte en técnica, ciencia y arte  para resolver el miedo y desplazar la agresividad hacia la belleza.

Y es ahí donde Ananké se sublima para crear VIDA.


Medida y Violencia

Cual es la medida y violencia de cada acción que comenzamos? Si solo se pudiese por un momento adivinar la dimensión  de cada momento y pasarse la vida deseando no fuera el objetivo de nuestras vidas… Sin estar y solo esperando, al gran día, a ese gran hombre, a ese definitivo cambio a mejor, a esa disculpa que nos haría encajar algo más en nuestras propias dudas, esperando siempre que todo cambie, que la gente vuelva, que el mañana no nos duela tanto, que el ayer nos pese menos cada día, esperar que aquel nos diga lo que queremos oír desde que nuestros oídos oyen, que esa alabanza nos remiende el ego, que esa disculpa nos refrende en lo acertado de nuestros pasos y acciones, esperando dependemos de nuestra realidad para sobrevivirnos y es la realidad de los otros la que nos salva de nosotros mismos.

Soy la niña que no quiere comer porque se niega a ser mujer, soy el alma dormida de Jorge Manrique, yo soy la que tenía siempre esperanza, la que lleva las zapatillas desatadas, el pelo enredado al alma y esa que no quiere volver nunca a casa porque no tiene casa, soy la que sin tener casa sueña con un hogar donde descansar y poder ser ella misma, esa misma que acaba siempre rompiéndolo todo cuando teme, soy un 1% que está muy lejos y se entristece hasta el límite recordando lo que pude ser y le fue arrebatado, y siendo mujer me rebelo contra mis caderas y reniego de mi fuerza mi valor y mi poder, y allí arriba me siento sola, igual de sola que  abajo pero arriba siempre hace más frío, y quien quiere estar conmigo está lejos, siempre lejos, a diez mil kilómetros, a trescientos, a 20 centímetros, no importa porque siempre está esquivándome allá adelante, siempre ante mí y siempre distante, y tener que volver a hacerlo yo otra vez y saber que el precio que pago por tener caderas es el de la soledad, la incomprensión, el desamparo y la incertidumbre, y como dice el Tao, no esperemos nada y así todo nos vendrá, no teniendo ni pasado ni futuro, sin tener siquiera identidad… Para qué…?

Recordar una mirada o una palabra que no existieron sino en la imaginación de algún instante incierto entre la realidad y la ignorancia, y vuelvo a ser, la que no cedía para que la respetaran, la que de puro inquieta detiene el tiempo para vivir más, la mujer que siempre fui desde que nací hombre, vuelvo a ser la tierra o uña, espejo en que estas letras se reflejan, soy aquella que no se deja pisar, la que pone medallas  al cobarde en su valor, la que desprecia al que llora, la que se viste de domingo un martes, la que planta cara al destino y se niega a sobrevivir, y sin adaptarme empiezo a vivir un destino que bastante me importa a mí si existe, ¿porqué voy a vivir un destino que está en un futuro que no existe ni me pertenece?… Soy la que mata por placer, la mujer que llora sangre por perderse en otra piel que ya es la suya y siempre lo fue desde que fue embrión, soy la d·evil y violenta hembra que defiende lo suyo arañándoselo a la vida, soy la que nunca espera nada y es siempre invadida, humillada y absorbida…Porque no quiero esperar. Porque no quiero intentar. Porque no quiero seguir…

Soy la mujer que no tiene sueños, que tampoco nunca los tuvo, la descreída de los duendes, la que habla con los muertos y no les pide nada porque no cree en los muertos, soy la hembra de enormes e incomprensibles caderas que gira la cama y engaña a la muerte para no perderte, luchando contra lo obvio y lo hueco, soy la estúpida que anhela y espera siempre sin creer que haya un instante futuro, yo soy la verdad y la vida, yo soy el escudo y el solSoy la niña que se rebela y la mujer que calma la ansiedad en la batalla, a veces cuando nada encaja, y nada suele encajar nunca, me quedo con la sensación de que los dragones dejaron de existir porque nunca existieron, de que yo no existo porque nunca he sido, sensaciones de que la piel no acaba de adaptarse a los huesos, certezas de saber que no pudo ser y aunque se supere siga doliendo cada día la sola idea de volver a esperar, amor que se tuvo por necesidad y necesidades insoportables de las que abusar para defendernos de la insoportable levedad de nuestro desvarío, sentirse alguien en el dolor de alguien, aliviarme el infierno pagando el precio del desamparo, el dolor y la soledad, rendirse a la evidencia de las lágrimas que vuelven a llorar sangre. 

Y en días como hoy solo quiero recordar, que a pesar del miedo la necesidad el hambre y el frío, tú sí querías de verdad estar conmigo…

Te sigo echando de menos en días como hoy, en noches como estas me duele cada uno de los poros de tu bellísima piel, me duele la sola neurona que ha guardado en mí alma tu recuerdo, espero que sigas resistiendo allá  en ese infierno de mierda que en un acto de amor de valor incalculable volviste a hacer tuyo. Y me liberaste para seguir perpetuándome en el vacío de cada día, porque sin ti todo tiene una dimensión extraña, y es extraño que a ti no te espere, que sepa que ahí delante no estás y en cambio sienta la dolorosa certeza de tu presencia incondicional sabiéndote siempre, agarrado a la piel, viviendo en mis ojos… Soy una estúpida por sentirte tan cerca, y en mis sueños solo existes en la medida en que la memoria me lo permite, mi alma, mi vida entera, te doy mi sangre, mi mañana, te doy mi identidad, mi piel y lo que me dolió no lo recuerdo. Soy esa mujer estúpida, intolerante, violenta y vengativa, soy esa niña que tu convertiste en mujer. Y en los sueños que no tengo te perpetuas en la certeza de que el daño que me hacías es lo que me mantiene atada a la vida, atada a tu memoria, atada al odio que siento por cualquiera que se atreva a amarte…

Y sigo malviviendo en el ansia de tu libertad.                                      


Espiral Ascendente

Soy la neurona abandonada a su suerte entre sinapsis de dolor y neurotransmisores enfermos quebrándose en nada, partiéndose en pedacitos de dolor pero de ese que duele dentro, eclipsada por mi fantasía de lo que quise hacer de ti y sin intención de hacerte daño he tenido la certeza de querer aniquilarte.

Lo peor es la ignorancia, lo peor es haber imaginado vidas, luchas, llantos, perdones, delirios y suertes, lo peor es darse cuenta de que es un monólogo y va a seguir siéndolo, que sin ti mi vida no va a cambiar nada y voy a seguir sola como antes. Es dejar marchar mi fantasía lo que me hunde en una espiral delirante y estúpida, que para soñarte no me había hecho falta conocerte.

El silencio molesta y la distancia molesta y la falta de empatía molesta, que tus células no sientan mi dolor molesta, que yo sienta las tuyas porque quiero vivir en ti ya no molesta sino que mata, que el edredón de las sinapsis no te quiera también molesta y echarte de menos verdaderamente me arrastra a la  más absurda de las demencias.

¿Pero a quien hecho de menos? ¿Al que yo me invento cada día y olvido cada noche para despertarme con él clavado al higado cada mañana o a ese que no me interesa para nada y que no se parece en nada a ti y por eso me lo he tenido que inventar para poder establecer un vínculo que tu necesitas mantener?

¿Es amor que te quiera proteger de ti mismo, es amor que me faltes cada instante, es amor que me angustie hasta el delirio la inmensa pena de tu extravío, es amor que sin tí una parte de mí se sienta incapaz aterrorizada e impotente, es amor que quiera volar contigo y sabiendo que no tienes alas me haya quedado en tierra para no perderte?

Amor es soñar con tu sonrisa porque es lo único que quiero, verte feliz,  pero me traiciono porque miento y lo que quiero es poseerte y tu felicidad sin mi es algo que mi ansia no quiere y no va nunca a entender, amor es imaginarte la piel bajo mis manos zurciendote a la vida para que no te caigas al vacío de tu propia nada, amor es verte a través de las lágrimas de mi impotencia por no tenerte y aun asi quererte más y que duela el alma por perder para que tu ganes.

Amor es soñarte cada madrugada atado a la pata de mi cama porque no soporto la idea de tu vida sin mi.

Amor es ver como se ilumina tu cara cuando me ves  y saber que eso forma ya parte de mis recuerdos.

Y dejarte ir…


Bañarse En Lágrimas

Por Sobonfu Somé*

Para muchas personas la pena es una opción. Mirando mi propia vida, me di cuenta de que se trata de una cuestión de vida o muerte. De hecho, a lo largo de mi vida, la pena ha sido un tema importante, desde el llanto infantil para comer hasta el sentimiento de un dolor profundo por pérdidas cuando crecí. Mi primer recuerdo de profunda aflicción fue cuando era pequeña, con cinco o seis años. Una de mis amigos murió. Estaba tan sorprendida y confundida por todo el asunto, especialmente cuando me dijeron no que nunca más lo volvería a ver físicamente. Lloré durante mucho tiempo y no me entraba en la cabeza que mi amigo había muerto. Cada día tenía la esperanza de jugar con él, pero no estaba allí. Mi comunidad me recordaba suavemente, «¿recuerdas que murió?”. Me apoyaron y lloraron conmigo. Aunque lloré durante mucho tiempo, más de un año, se aceptó como algo normal de la vida. Nunca se me pidió, que dejara de llorar, más bien lo contrario: «¿Has llorado suficiente? ¿Has gritado suficiente?»

Para mi pueblo, los dagaras de Burkina Faso, creemos que en la vida es necesario llorar. Cuando lloro estoy rodeado de familia que me acompaña y puedo lloran tanto como quiero. Experimentamos conflictos, hay seres queridos que mueren o sufren, tenemos sueños que nunca llegan a concretarse, surgen enfermedades, se rompen relaciones y hay desastres naturales inesperados. Es tan importante tener formas de liberar esos dolores para mantener nuestro equilibrio… Dejar a un lado un dolor antiguo sólo hace que este crezca hasta que ahoga nuestra creatividad, nuestra alegría y nuestra capacidad para conectar con los demás. Incluso nos puede matar. A menudo mi comunidad utiliza rituales de duelo para sanar heridas y nos abre a la llamada del espíritu.

Pensaba que esta perspectiva sobre el dolor era natural para todo el mundo, hasta que llegué a Estados Unidos. Estaba con una amiga que había tenido un conflicto con su familia y sabía que la situación no era fácil para ella. Un día la escuché llorando sola en el baño. A través de la puerta, le pregunté si estaba bien. Dijo, «Sí, estoy bien!» Me dije, “Dios mío, hay algo aquí que no cuadra». Las personas que deberían apoyarla no estaban allí. Sentí el conflicto y me pregunté qué haría mi abuela en esta situación.

Cuando murió mi abuela, yo era una adolescente. Me vi sobrepasada por una pena inmensa, devastadora, que no podía superar. Estaba bloqueada por un sentimiento de rabia, de traición e incluso de odio. Me preguntaba, ¿cómo ha podido mi abuela hacerme esto? Todo el mundo estaba lamentándose a mi alrededor. Me hicieron un espacio. Todos hicieron turnos para consolarse. Por suerte, las setenta y dos horas de tiempo habituales para este tipo de duelo se prolongaron durante cinco días. Cuando todo el mundo había terminado, a mi todavía me quedaban muchas ganas de llorar y las personas todavía permanecían allí para acompañarme. Aunque comencé mi duelo tarde nunca me sentí incómoda con los que me rodeaban. Es natural que las personas que te rodean empiecen a lloran cuando tú lo haces. Sabemos que cuando sientes pena no es personal, es de todo el grupo. Experimentamos una sensación colectiva, para que una persona no tenga que soportar todo el peso del sufrimiento.

Muchos años después, mientras vivía en Estados Unidos, tuve una crisis de relación. Sentí que me moría. Me di cuenta que me sentí sola en mi pena, mi alma, corazón y mente continuamente colisionaban. No encontraba una explicación intelectual a mi sufrimiento. Encontré mucho alivio en diversas comunidades de aquí y cuando llegué a casa todo el mundo me acompañó en la aflicción y, de repente, me sentí más ligera.

Hay un precio para no expresar la tristeza. Imaginémonos si nunca laváramos la ropa ni nos ducháramos. Las toxinas que el cuerpo produce sólo en el día a día acabarían siendo realmente apestosas. Esto es lo que ocurre con las toxinas emocionales y espirituales. Lo que debemos recordar es que cuanto más aumentan estas toxinas, más tendemos a culpar o lastimar a los que nos rodean. Nadie ataca a otro con alegría: cuando alguien lastima o ataca a otro es porque está demasiado herido o afligido.

Puede haber tanta tristeza que crecemos adormecidos por las emociones ignoradas y soterradas que llevamos en nuestros cuerpos. El dolor y el daño inexpresado hieren a nuestras almas y pueden vincularse directamente a nuestro sentimiento general de sequía espiritual y confusión emocional, por no mencionar las muchas enfermedades que experimentamos en nuestras vidas. Muchos sufren condiciones médicas que están relacionadas con el dolor. Llorar, ya sea en privado o en comunidad, tiene muchos beneficios para la salud demostrados científicamente, desde el descenso de la presión arterial y los riesgos de ataques cardíacos al simple hecho de tener una mejor calidad de vida.

Necesitamos empezar a ver la pena y el duelo no como una entidad ajena y ni como a un enemigo al que debemos expulsar o enjaular, sino como un proceso natural. También debemos entender que está muy bien que alguien exprese su tristeza.

En el mundo de hoy, la mayoría de nosotros acarreamos penas que ni sabemos. Hemos sido educados desde muy pequeños para no sentir. En Occidente, a menudo nos enseñan que ser niños y niñas buenas pasa por la resignación y el silencio. Las consecuencias son que incluso con tus amigos más íntimos y de confianza puedes sentirte como un lastre. Llorando delante de los demás con demasiada frecuencia es un fruto prohibido. Aprendemos a compartimentar nuestra pena porque expresándola en un lugar inapropiado sólo generará más sufrimiento. Nos enseñan que las personas que están más cercanas de nosotros no tienen forma de acompañarnos cuando nos derrumbamos.

Aún nacemos sabiendo perfectamente cómo llorar. Lloramos naturalmente para sentirnos mejor y encontrar alivio. Si existe una forma para que todos lloremos abiertamente, creo que también disminuirá la culpa y la vergüenza que se da en muchas culturas. Cuando estás en presencia de alguien que sufre, ya no ves su color, es un lenguaje universal. Todos sufrimos. No hay necesidad de culpar a otros. La culpa y la vergüenza provienen de esta incapacidad para expresar nuestra tristeza adecuadamente. ¿Cómo podemos pretender ser felices, pacíficos y amorosos con tanto dolor y tristeza?

Creo que el futuro de nuestro mundo depende mucho de la manera en que gestionamos nuestro dolor y nuestra pena. Las expresiones positivas de nuestro dolor son terapéuticas. Sin embargo, la falta de expresión de nuestra pena o su incorrecta gestión se encuentra en la raíz de la infelicidad general y de la depresión, algo que también provoca guerra y crímenes.

Hay cosas que podemos hacer en la sociedad para ayudar a sanar. Podemos empezar por aceptar nuestra propia tristeza y el sufrimiento del otro. Podemos tener salas de duelo en los espacios públicos donde la gente pueda ir a llorar. He visto que esto ya sucede en diferentes comunidades de Estados Unidos y trabajó para ellos. Las iglesias y demás sitios de culto pueden tener habitaciones para personas que necesiten llorar. Uno de mis sueños es convertir lugares donde han ocurrido horribles y grandes crímenes en santuarios de duelo donde la gente pueda ir a llorar. Me imagino el Memorial Day no como un día de fiesta y barbacoa, sino como un día para permitirnos afrontar nuestras fricciones diarias, las pérdidas y el dolor como comunidad.

Llorar en comunidad ofrece algo que no podemos conseguir cuando lloramos solos. A través de la validación, el reconocimiento y los testigos, el lamento comunal nos permite experimentar un nivel de sanación profundo y liberador. Cada uno de nosotros tiene un derecho humano básico al amor, la felicidad y la libertad genuinas.

*Sobonfu Somé es una de las principales voces en la espiritualidad africana. Recorre el mundo con la misión de sanar, compartir la rica vida espiritual y la cultura de su tierra natal, Burkina Faso. Autora de los libros ‘The Spirit of Intimacy’, ‘Women’s Wisdom from the Heart of Africa’ y ‘Falling Out of Grace’, el mensaje de Sobonfu sobre la importancia del aspecto ritual, comunitario y espiritual en nuestras vidas con un poder y una verdad intuitivos ha hecho que Alice Walker afirmara: «Puede ayudarnos a reunir tantas cosas despedazadas en nuestro mundo occidental moderno.» Es fundadora de Wisdom Spring, Inc. una organización dedicada a la conservación y la difusión de la sabiduría indígena.

Web personal: www.sobonfu.com

Traducción de Africaneando.

Texto extraído del numero 9 de la Revista «Africaneando» 

Para descargar y/o leer en formato Pdf seguir este link


El Infierno Verde

«… Luvina es un lugar muy triste… Yo diría que es el lugar donde anida la tristeza. Donde no se conoce la sonrisa, como si a toda la gente se le hubiera entablado la cara. Y usted, si quiere, puede ver esa tristeza a la hora que quiera. El aire que allí sopla la resuelve, pero no se la lleva nunca. Está allí como si allí hubiera nacido. Y hasta se puede probar y sentir, porque está siempre encima de uno, apretada contra uno, y porque es oprimente como una gran cataplasma sobre la viva carne del corazón…»
(Juan Rulfo)

Cuando Dante bajó al Infierno en compañia de Virgilio se sorprendió de que en el circulo de los envidiosos no hubiera nigún demonio vigilando las calderas donde en permanente ebullición aquellas desgraciadas ánimas purgaban sus pecados de envidia durante su vida. Preguntó Dante a Virgilio cual era la razón por la que aquella sala se encontraba sin vigilancia y éste le contestó diciéndole que era innecesaria puesto que si habia algun condenado que intentara escapar de su caldera inmediatamente iba a ser delatado por los demás que incluso impedirían por su propia mano que ninguno escapara de su tormento eterno.

Por algo habían sido condenados por ser envidiosos.

Un envidioso es alguien que ni hace ni deja hacer pues no puede permitir que haya alguien que tenga mejores oportunidades o mejor suerte, ellos -los envidiosos- sufren si ven disfrutar a alguien, se enferman si alguien les demuestra que las cosas pueden hacerse de otra manera, en este caso mejor.

Los envidiosos nunca dejarian escapar a alguien de una caldera. Cuando una persona se obsesiona y deja de vivir por estar pendiente de tu vida o en este caso en la vida de su adversario, de su entorno, siente agobio por cada uno de sus triunfos… Aparte de mostrar signos graves de inferioridad, te muestra que estas tratando con una persona emocionalmente enferma.

Es un sentimiento que nunca produce nada positivo en el que lo padece sino una insalvable amargura. Detrás de una persona envidiosa, hay un tremendo sentimiento de inhabilidad o inferioridad (donde se percibe que el otro es mejor que yo, algo no necesariamente real), mezclado con un pobre o débil sentido de identidad personal, y un sentimiento de insatisfacción e infelicidad por no conseguir aquello que se quiere.

Así como su pasión es la envidia su fijación es la melancolía. Tienen una autoimagen pobre, se concentran excesivamente  en el sufrimiento, tienen necesidad de conmover, alta emocionalidad, acusado masoquismo, son muy dependendientes,  con un fuerte superego y una arrogancia altamente competitiva. El deseo de castigarse a sí mismos y a los demás es fuerte y decidido. A la vez son refinados y sensibles, teniendo marcados  intereses artísticos gracias a los cuales les resulta fácil encontrar salidas creativas que les permiten expresar su intensa vida interna. Pueden estar llenos de lamento y nostalgia, exigiendo reconocimiento a la vez que rechazan todo lo bueno que reciben de sus amistades. Podrían también crecer competitivos y rencorosos, incapaces para disfrutar sus propios éxitos sin desligarse de los logros ajenos. Detestan la ordinariez y su deseo es sentirse especiales.

Cuando la envidia sana, las personas con este estilo trabajan para transmutar el dolor de la vida en algo relevante a través del trabajo creativo en todas sus expresiones. Muy imaginativos en lo que respecta a la expresión personal y universal es posible que esta creatividad se manifieste en una obra de arte. A nivel personal se vuelven regeneradores y autorenovadores. Tienen una cualidad autocreativa capaz de transformar sus experiencias en algo valioso, son los grandes creadores y creativos del Universo.

Envidiosos famosos :

Billy Holiday · John Malkovich · Tennessee Williams · Winona Rider · Nick Nolte · Michael Jackson · Antonio Salieri · Prince · Maria Callas · Janis Joplin · Sylvia Plath · Virginia Woolf · Vincent Van Gogh · Leonard Cohen · Isadora Duncan · Johnny Depp · Yukio Mishima · Frida Kahlo · Joaquín Sabina · Denis Rodman · Nicolas Cage · Marcel Proust · Oscar Wilde · Laura Pausini · Suzanne Vega · William Shakespeare · Blanche Dubois · El Patito Feo


Mi Madre

Mi madre

por Amy Tan

Las palabras más odiosas que he dicho en mi vida a otro ser humano se las dije a mi madre. Yo tenía dieciséis años. Surgieron de la tormenta de mi pecho y las dejé caer con furia de granizo:

—Te odio, ojalá estuviera muerta.

Esperé que se desplomase, golpeada por mis palabras crueles, pero siguió de pie, erguida, con la barbilla alzada y los labios estirados en una sonrisa de loca.

—Muy bien, a lo mejor me muero yo —dijo—. Entonces ya no seré tu madre.

Teníamos muchas conversaciones parecidas. A veces intentaba matarse de verdad, arrojándose a la calzada, sosteniendo un cuchillo contra la garganta. Ella también tenía tormentas en el pecho. Y lo que me lanzaba era tan rápido y mortal como un rayo.

Después de nuestras discusiones se pasaba días sin hablarme. Me atormentaba, hacía como si no sintiera nada en absoluto por mí. Para ella yo estaba perdida, y por eso perdí una batalla tras otra, las perdí todas: las veces que me criticó, que me humilló delante de otros, que me prohibió hacer esto o aquello sin escuchar ni una sola buena razón de que debería ser al contrario. Me juré que nunca olvidaría esas injusticias. Las guardaría, endurecería mi corazón, me volvería tan impenetrable como ella.

Recuerdo esto ahora porque también recuerdo otra ocasión, hace apenas un par de años. Yo tenía 47 años, ya era una persona distinta, me había convertido en una escritora, en alguien que usa la memoria y la imaginación. Y precisamente estaba escribiendo una historia sobre una niña y su madre cuando sonó el teléfono.

Era mi madre, lo que me sorprendió. ¿La había ayudado alguien a llamar? Hacía tres años que el Alzheimer le estaba afectando a la cabeza. Al principio olvidaba cerrar la puerta con llave, después olvidó dónde vivía. Olvidó quiénes eran las personas y lo que habían significado para ella. Últimamente era incapaz de recordar muchas de sus penas y preocupaciones.

—Amy —dijo, y empezó a hablarme deprisa en chino—. Me pasa algo en la cabeza. Creo que me estoy volviendo loca.

Contuve el aliento. Normalmente apenas podía decir más de dos palabras seguidas.

—No te preocupes —empecé a decir.

—Es verdad —prosiguió—. Tengo la sensación de que no puedo acordarme de muchas cosas. No me acuerdo de lo que hice ayer. No me acuerdo de lo que pasó hace mucho tiempo, de lo que te hice…

Hablaba como alguien que se estuviera ahogando y hubiera conseguido sacar la cabeza del agua a fuerza de voluntad de vivir, y viera lo lejos que ya la había arrastrado el agua, lo imposiblemente lejos que estaba de la orilla.

—Sé que hice algo para hacerte daño —dijo frenéticamente.

—No —dije yo—. En serio, no te preocupes.

—Hice cosas terribles. Pero ahora no me acuerdo de qué. Y sólo quiero decirte… —Espero que puedas olvidar igual que he olvidado yo.

Intenté reír para que no se diera cuenta de que se me quebraba la voz.

—En serio, no te preocupes.

—Vale, sólo quería que lo supieras.

Después de colgar, lloré de felicidad y también de tristeza. Volvía a tener dieciséis años, pero la tormenta había desaparecido de mi pecho.

Mi madre murió seis meses después. Pero me había dejado las mejores palabras para curar, abiertas y eternas como un cielo azul despejado. Juntas, supimos en el fondo de nuestro corazón lo que debíamos recordar, lo que podemos olvidar.

Traducción de Berna Wang.

Publicado originalmente en The New Yorker, en diciembre del 2001


El hilo de Ariadna

«Toma este ovillo de hilo y cuando entres en el Laberinto ata el extremo del hilo a la entrada y ve deshaciendo el ovillo poco a poco. Así tendrás una guía que te permitirá encontrar la salida”.

Teseo y Ariadna o como perder a tu mujer gracias a tu ego insoportable.

Teseo abandonó a Ariadna y esta se casa con Dionisios al que detestaba por no ser Teseo.

Nunca más volvió a tener otra idea memorable como la del hilo, es lo que tiene el desamor que te deja muerta en vida.

Lamento de Ariadna

¿Quién me calienta, quién me ama todavía?
¡Dadme manos ardientes!
¡dadme un brasero para el corazón!
Tendida en la tierra, estremeciéndome,
como una medio muerta a quien se le calienta los pies,
agitada, ay, por fiebres desconocidas,
temblando ante glaciales flechas agudas de escalofrío,
cazada por ti, ¡pensamiento!
¡Innombrable! ¡Encubierto! ¡Aterrador!
¿Tú, cazador entre las nubes!
¡Fulminada a tierra por ti,
ojo sarcástico que me mira desde lo oscuro!
Así yazgo,
me doblo, me retuerzo, atormentada
por todos los martirios eternos,
herida,
por ti, el más cruel cazador,
tu desconocido, dios…

¡Hiere más hondo!
¡Hiere de nuevo!
¡Pica, repica en este corazón!
¿A que viene este martirio
con flechas de dientes romos?
¿Qué miras otra vez
sin cansarte del tormento humano
con malévolos ojos de rayos divinos?
¿No quieres matar,
sólo martirizar, martirizar?
¡Para qué martirizarme a mí,
malévolo dios desconocido?

¡Ah, ah!
¿Te acercas sinuoso
en semejante medianoche?…
¿Qué quieres?
¡Habla!
Me estrechas, me oprimes,
¡ah, ya demasiado cerca!
Me oyes respirar,
acechas mi corazón,
¡celoso!
-¿pero celoso de que?-
¡Fuera, fuera!
¿para qué la escala?
¿quieres subir
adentro, hasta el corazón,
subir hasta mis más
secretos pensamientos?
¡Impúdico! ¡Desconocido! ¡Ladrón!
¿Qué quieres sacar robando?
¿Qué quieres sacar escuchando?
¿Qué quieres sacar atormentando?
¡tú, atormentador!
¡tú, dios verdugo!
¿O como el perro debo
refregarme contra el suelo ante ti?
¿Sumisa, embelesada fuera de mí
menear la cola por amor?
¡Es inútil!
¡Punza otra vez,
aguijón el más cruel!
No soy tu perro, sólo tu presa,
¡cazador el más cruel!
tu más orgullosa prisionera,
bandido tras las nubes…
¡Habla al fin!
¡Tú, encubierto con el rayo! ¡Desconocido! ¡habla!
¿Qué quieres, salteador, de mi?…

¿Cómo?
¿Un rescate?
¿Qué quieres de rescate?
Pide mucho, ¡lo aconseja mi orgullo!
Y habla poco, ¡lo aconseja mi orgullo!

¡Ah, ah!
¿a mí es a quien quieres? ¿a mí?
¿a mí entera?…
¡Ah, ah!
¿Y me martirizas? ¡Loco que eres un loco!
¿Requetemartirizas mi orgullo?
Dame amor, ¿quién me calienta todavía?
¿quién me ama todavía?
dame manos ardientes,
dame un brasero para el corazón,
dame, a la más solitaria,
a la que el hielo, ¡ay!, siete capas de hielo
enseñan a añorar enemigos,
da, sí, entrega,
enemigo el más cruel,
dame ¡a ti!..

¡Se acabó!
Entonces huyo él,
mi único compañero,
mi gran enemigo
¡mi dios verdugo!…
¡No!
¡vuelve!
¡Con todos tus martirios!
Todo el curso de mis lágrimas
discurre hacia ti,
y la última llama de mi corazón
para ti se enardece.
¡Oh, vuelve,
mi dios desconocido! ¡mi dolor!
¡mi última felicidad!…

Un rayo. Dionisyos aparece con esmeraldina belleza.

Dionysos:
Sé juiciosa, Ariadna…
Tienes oreja pequeñas, tienes mis orejas:
¡mete en ellas una palabra juiciosa!
¿No hay que odiarse primero, si se ha de amarse?…
Yo soy tu laberinto…

Fiedrich Nietzsche – Ditirambos de Dionisyos

Y es que de lo que Ariadna se queja es de aquello capaz de hacer perder el último ápice de honor que la soledad ofrece, amando a los enemigos, postergando su propio juicio al recóndito lugar de lo inexplicable. Situación de mujer abandonada, casada quizás a regañadientes con aquél de esencia incalculable. Dormida en un lugar encontró su destino, y en otro, brilló en el cielo donde nadie podía verla.

Un hombre laberíntico jamás busca la verdad, sino tan sólo a su Ariadna.

Ariadna como ayuda en el laberinto de la verdad: hilo luminoso tendido.

Ariadna como laberinto

Ariadna abismo.


Imagen

El Elefante Encadenado

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante.

Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de su peso, tamaño y fuerza descomunal… pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.
Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.
El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces?. ¿Por qué no huye?
Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapa porque estaba amaestrado.
Hice entonces la pregunta obvia: “Si está amaestrado ¿por qué lo encadenan?”
No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.
Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca… y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.
Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta:
El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.
Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.

Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él.
Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía…
Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a sus destino.
Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree –pobre– que NO PUEDE.
Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer.
Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro.
Jamás… jamás… intentó poner a prueba su fuerza otra vez…
Vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad… condicionados por el recuerdo de «no puedo»… Tu única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento todo tu corazón…

JORGE BUCAY


Audio

Sickness

Un resfriado ocurre cuando el cuerpo no llora… Un dolor de garganta aparece cuando no es posible comunicar las aflicciones… El estomago arde cuando la rabia no consigue salir .. La diabetes invade cuando la soledad duele… El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta… El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan…. El corazón renuncia cuando el sentido de la vida parece terminar… Las uñas se quiebran cuando las defensas están amenazadas … El pecho aprieta cuando el orgullo esclaviza… La presión sube cuando el miedo aprisiona… Las neurosis paralizan cuando el «niño interno» tiraniza… La fiebre sube cuando las defensas detonan las fronteras de la inmunidad…. ¿Y tus dolores callados? ¿Cómo hablan ellos a tu cuerpo? Elige qué hablar…con quién hacerlo….donde, cuando y cómo! Solo los niños cuentan todo, a cualquier hora, de cualquier forma…. Elige a alguien que pueda ayudarte a organizar las ideas, a armonizar sensaciones y a recuperar la alegría. Todos necesitamos saludablemente de un oyente interesado… Pero todo depende, principalmente, de nuestro esfuerzo personal en que se produzcan los cambios que deseamos para nuestra vida……. » «EL CUERPO SUSURRA Ó GRITA, LO QUE LA MENTE NO COMPRENDE»